Columnistas 23/09/2018 - 12:02 a.m. domingo 23 de septiembre de 2018

Conceptos sobre elecciones 2019

Ante estas circunstancias, no debiera sorprender a nadie que el PRD puede fácilmente ganar en mayo 2019

Rafael Carles
opinion@laestrella.com.pa

‘Espero una avalancha de votos del PRD para el 2019', escuché a una señora decir en la fila para abordar el avión a Chicago el pasado lunes. A nadie debiera sorprender este pronóstico, luego de que casi 350 mil personas votaron el día anterior en las primarias del partido más grande del país. Indudablemente, el PRD salió a ganar frente al desgaste notorio de los panameñistas. Desde que el actual Gobierno llegó al poder en 2014, sus calificaciones han sido las más bajas en los últimos treinta años. El país está inmerso en una crisis institucional que a su vez se ha degenerado en desempleo, decrecimiento económico, inseguridad, corrupción y una serie de otras calamidades, incluida la renuencia del presidente Varela a escuchar a quienes no están de acuerdo con él.

Ante estas circunstancias, no debiera sorprender a nadie que el PRD puede fácilmente ganar en mayo 2019. A pesar de que han perdido tres de las últimas cuatro elecciones presidenciales, en esta ocasión pareciera que Cortizo ha inyectado energía renovadora a las bases de su partido y motivado al electorado con un discurso de unidad y concertación nacional.

Muchos analistas políticos ofrecerán explicaciones sobre por qué el PRD podría barrer en las próximas elecciones. Es obvio que ningún partido le llega al PRD ni a los tobillos en aspectos de organización, logística y movilización. Igualmente, su voto piso, esa masa de votantes incondicionales, existe y seguirá leal a su tradición. Si hacemos el cálculo de correlación entre los que votaron por Navarro 2014, Balbina 2009 y Martín 2004, encontramos que son los mismos de siempre y que probablemente habrían votado por cualquier otro PRD que hubiera encabezado la nómina.

Sin embargo, independientemente de esa masa crítica de votos, todavía están frescos en el recuerdo los 100 mil votos menos que Navarro obtuvo del total otorgado a los diputados perredistas. Esa dispersión del voto a través de las líneas partidistas sin duda fue reflejo de las disputas y diferencias que existen entre la dirigencia del partido y sus bases, con lo cual, si el PRD quisiera verdaderamente ganar en 2019, debe primero y sobre todas las cosas buscar la unidad interna del partido. Y lo segundo sería eliminar esa idea de que el PRD es todavía una franquicia del militarismo y abrir las puertas para que todo aquel que con entusiasmo quiera votar PRD no sienta que con ellos se está solidarizando con lo sucedido durante los 21 años de dictadura.

Igualmente, si Cortizo que ha salido de un movimiento de bases y convocado a todos los sectores del país, logra posicionarse como el candidato de oposición al actual Gobierno y es capaz de transmitir un mensaje coherente y transformador, le será fácil ganar en mayo 2019. Increíblemente, este Gobierno ha sido ineficaz e incapaz de resolver los problemas medulares del país, y cada día salen más escándalos y cometen más imprudencias. El comunicado publicado por los panameñistas el día siguiente de las primarias del PRD es un ejemplo patético de lo bajo y cínico que han llegado y nos recuerda el dicho que ‘los arnulfistas no son ni buenos ni malos, sino incorregibles'.

Además de canalizar toda esa indignación, el PRD está obligado a plantear una propuesta que sea lo suficientemente interesante como para motivar a esa masa de jóvenes entre 18 y 25 años que buscan alternativas para enfrentar los problemas críticos del país: eliminar la corrupción, erradicar el clientelismo político, reformar la Constitución, mejorar la educación y asegurar salud igual para todos.

En consecuencia, si el PRD llega unido a las próximas elecciones y diseña una estrategia de propuestas para una verdadera concertación nacional, con agenda de temas que involucre a toda la sociedad panameña, no importa si llueve o truene ese 5 de mayo de 2019. No importaría porque el futuro de la nación estaría asegurado por un candidato que representa la mayoría de los panameños, y no necesariamente por sus vínculos politiqueros y compromisos partidistas, sino porque habría convocado a todo un país a participar de un proyecto que sin duda nos conducirá por el sendero del progreso y los caminos de la modernidad.

EMPRESARIO

comments powered by Disqus