Columnistas 21/04/2017 - 12:00 a.m. viernes 21 de abril de 2017

Colón y no Aspinwall

Colón ha sido siempre Colón ni Aspinwall ni Navy Bay ni Marine Bay ni ninguna otra forma denominativa jamás fue su denominación 

Jorge Luis Macías Fonseca
opinion@laestrella.com.pa

Con insistencia permanente se afirma que la ciudad de Colón se llamó primero Aspinwall. Este error histórico que con propiedad se mantiene, no hace sino afincar el desconocimiento de la soberanía que legítimamente tenía Nueva Granada sobre su territorio de la cual era parte el istmo de Panamá. El nombre a sus poblaciones, así como la creación de ciudades, era un derecho que le asistía y que muy bien asumió por disposición de la Ley 8 de junio de 1848, Orgánica de la Administración Municipal. Es así como el 10 de octubre de 1850 la Cámara Provincial de Panamá expide una ordenanza, la cual fue sancionada el 12 de octubre del mismo año, a través de la cual ordena fundar y darle nombre a la ciudad.

La ciudad fue nombrada ‘Colón', en homenaje al descubridor que había estado en su cuarto viaje en la Bahía de Limón. La propuesta del nombre la hizo Mariano Arosemena Quesada. Por su parte, William H. Aspinwall fue uno de los accionistas de la compañía norteamericana que construyó el ferrocarril de Panamá.

Sobre este particular, sostiene Max Salabarría Patiño: ‘... se afirma, a veces con instancia morbosa, que en un principio su nombre fue ‘Aspinwall'. Colón ha sido siempre Colón ni Aspinwall ni Navy Bay ni Marine Bay ni ninguna otra forma denominativa jamás fue su denominación propia ni oficial'.

En efecto el nombre de Aspinwall para la ciudad fue una creación de Estados Unidos de Norteamérica, en abierta contravención y rechazo a los derechos soberanos neogranadino sobre la isla de Manzanillo. Justo Arosemena, a propósito de las reclamaciones de los Estados Unidos por el Incidente de la Tajada de Sandía, las cuales condenó, dijo que: ‘... los yanquis han perpetrado toda especie de atentados, mostrando en todos sus actos de provocación el más insolente desprecio por las instituciones, las costumbres, la autoridad y la raza nacional del istmo. Por eso desconocen la autoridad nacional, empezando por rechazar el nombre de Colón que la ley istmeña ha señalado a la nueva ciudad fundada en la isla de Manzanillo'.

No cabe duda de que en la pretensión norteamericana por posesionar el nombre de Aspinwall aparecieron apoyos de propios nacionales, como fue el caso en 1866 del general bogotano, amigo íntimo de Aspinwall, Pedro Alcántara Herrán, quien propuso a la Asamblea Legislativa del Estado Soberano de Panamá el cambio del nombre de la ciudad de Colón por el de Aspinwall. Esto no tuvo éxito.

Fueron los estadounidenses y los extranjeros de habla inglesa residentes en Colón quienes promovieron con su uso el nombre de Aspinwall. Esto produjo serias contradicciones con el Gobierno neogranadino que fue asumiendo un papel de defensa de sus derechos soberanos. En 1853, Estados Unidos nombró su primer cónsul en Colón, cuya nota señalaba a Aspinwall como su destino. Esto fue rechazado por la Cancillería de la Nueva Granada, lo que provocó la corrección de parte de la Secretaría de Estado en Washington.

Finalmente el presidente colombiano, Carlos Holguín, ordenó en 1890, por Decreto Ejecutivo, devolver a su lugar de origen todo documento que llegara a la ciudad de Colón con otro nombre que no fuera el oficial.

DOCENTE UNIVERSITARIO.

comments powered by Disqus