Columnistas 06/03/2018 - 12:01 a.m. martes 6 de marzo de 2018

¡Clase de educadores!

‘El tema aquí debe ser la responsabilidad de todos, tanto del Ministerio de Educación (como)el deber de los educadores'

Juventino Caballero Aparicio
opinion@laestrella.com.pa

Si algo han demostrado los educadores en los últimos años es que son especialista dando salto olímpico a sus responsabilidades.

La situación de la educación actualmente merece un análisis profundo, tema que lo educadores evaden todos los años, haciendo gala de toda clase de argumentos negativos de forma sobre la educación y no de fondo, características de abusadores del sistema.

Responsabilizar solo al Ministerio de Educación del problema que aquejan algunos planteles para dar inicio al año escolar 2018, es una soberana irresponsabilidad.

Los primeros protectores de los colegios educativos oficiales son precisamente ellos, son los maestros los que deben garantizar el buen estado de las escuelas al terminar al año escolar, y no aparecer semanas antes de cada año escolar con discursos trillados y evasivos.

Hacen recuentos, muchas veces de memoria, (tal cual sistema educativo que utilizan) de todas las escuela en mal estado, sin hacer mención a las que están listas para iniciar el años escolar, eso no lo hacen pues, ¿acaso no es tema de bandera política gremial?

No manejo cifras de los colegios listos para iniciar el año, pero estoy seguro de que pueden estar por encima del 80 % o más.

El tema aquí debe ser la responsabilidad de todos, tanto del Ministerio de Educación de dotar a todas las escuelas y educadores de los insumos necesarios básicos para iniciar el año, y el deber de los educadores al final de año de entregar en buenas condiciones lo que a inicio del ciclo lectivo se le entregó. Esto es responsabilidad compartida. No todo para ellos debe ser sus ‘conquistas gremiales', es hora de que también se les asignen responsabilidades.

Atrás quedaron aquellos años de vocación educativa, cuando los maestros y profesores esperaban el inicio del año escolar con gran entusiasmo y gallardía, atrás quedaron los años donde primero era la educación, después los intereses y ganas de figuración gremial, atrás quedaron los tiempos de aportaciones cualitativas del los educadores, cuyos únicos legados de aquellos gloriosos días son solo quejas y refunfuños y evidentes signos de pocas ganas de laborar. Al menos, eso deduzco cuando escucho a estos ‘dirigentes gremiales'.

No hay aportes sustanciosos dirigidos a mejorar los niveles de la educación nacional, plagada con un pensum académico del siglo pasado, dan la impresión de que rehúyen la responsabilidad de educarse durante los meses que los estudiantes estas de vacaciones (porque, hasta donde yo recuerdo, este receso no es para los docentes). ¿Que el Ministerio no tiene un plan de formación para esos meses?, pues es el único gremio al que el Ministerio tiene que darle hasta eso. En mi profesión, como en la mayoría, mi perfeccionamiento depende de mí, de mi capacidad y de mi interés y no de cursos prefabricados de la propia institución.

Soy del criterio que una gran parte de la población ya está cansada de estos dirigentes vacíos y con falta de vocación, con discurso y posiciones incendiarias que en nada ayudan a nuestra ya maltrecha educación. Creo que es hora de que también se le den responsabilidades, el Ministerio de educación definitivamente no puede cargar con todo, este es un reto de tres ángulos o pilares fundamentales: Ministerio, educadores y padres de familia.

Ojalá el gremio recapacite y sea más coherente con sus ideales al momento de escoger a su dirigencia, al final ya el discurso es desgastante, que raya ya en lo insoportable.

Hablemos menos las cosas negativas del sistema, enumeren los cosas positivas, lleguen con los libros cargados de esperanza y ánimo y no llenos de amenazas de huelga y rosarios interminables de derechos, derechos que ellos saben muchas veces que son difíciles de cubrir, pero que al final nos damos cuenta de que es una manera vaga de ocultar sus deberes. Dios proteja a nuestros estudiantes.

DIPLOMÁTICO

comments powered by Disqus