Columnistas 23/05/2019 - 12:01 a.m. jueves 23 de mayo de 2019

Capital humano y desarrollo regional de Azuero

‘Una buena educación, sustentada en el derecho humano, tiene la fuerza de cambiar y mejorar el entorno de los niños, jóvenes y adultos de Azuero'

Juan Bosco Bernal
opinion@laestrella.com.pa

El siglo XXI ha venido a reafirmar lo que muchos estudiosos del futuro ya habían anticipado sobre el valor que tienen y tendrán, en los próximos años, el conocimiento, las tecnologías y la innovación en el avance de los países. Las naciones que más invierten en educación y en I+D son las que, al mismo tiempo, logran los mayores beneficios económicos de la globalización para el bienestar social y cultural de su población.

Este proceso no es mágico, es el resultado de la combinación de diversos factores. Uno de ellos es el capital humano, que representa la población formada integralmente para asumir el protagonismo en los procesos de transformación de las economías y el mejoramiento de calidad de vida de los asociados. Esta es una formación competencial, es decir, con los conocimientos, habilidades, destrezas y valores que son requeridos para trabajar y vivir dentro de la sociedad. Esta formación puede lograrse mediante la educación formal (escuelas, colegios, universidades) y puede ser, también, no formal (talleres, diplomados, seminarios, cursos). La educación no formal facilita la actualización continua de las personas.

Desde el siglo XVIII, economistas, como Adam Smith, plantearon que el capital humano puede representar el factor diferenciador y más importante de las empresas. Posteriormente, a mediados del pasado siglo, los economistas Shultz y Becker desarrollaron la teoría del capital humano. Ellos demostraron que son las personas, con sus competencias, las que mueven y dan dirección a las organizaciones y a la nación. Otro de los factores intervinientes en ese cambio, es la visión sobre el desarrollo que tenga el país. El profesor Peter Drucker, eminente investigador y docente norteamericano, decía que lo más importante para una empresa o una nación era tener una visión, pues esta llega a ser insustituible, más allá de los recursos naturales o financieros que pueda tener.

La visión 2030 de los Objetivos del Desarrollo Sostenible (ODS), que sirven de marco estratégico a la Apede, es el factor indispensable para construir la ruta hacia el logro de incrementar la producción económica y la equidad social, que necesitan las diferentes regiones dentro de la totalidad territorial de Panamá.

Este capital humano representa la herramienta más importante para transformar la región, especialmente si está dotado, además, de los saberes propios de su oficio o profesión, de habilidades sociales para comunicarse en una segunda lengua, trabajar en equipo, utilizar las tecnologías digitales, emprender y tener ideas creativas y originales, actitud de aprender continuamente, buscar soluciones pacíficas a los conflictos dentro de las organizaciones y asumir riesgos empleando un liderazgo participativo y constructivo.

Mediante el sistema educativo, se ha realizado un esfuerzo importante en la región de Azuero. La escolaridad promedio de la población en Herrera es de 7.9 y en Los Santos de 7.8 grados (2017). Estos números están por debajo del promedio nacional que en ese año era de 9.2 grados. La población de la primera infancia (menor de cinco años de edad) era atendida solo en un 2.5 %, la preescolar (5-6 años) en un 83,6 %, en Herrera y en un 57.7 % en Los Santos, mientras que el nivel nacional tenía como promedio 85 %.

El ciclo escolar de educación primaria (casi universal); lo completa en Herrera el 87.3 % y en Los Santos 83.2 % de los estudiantes, en tanto que en el país, el 81.6 %. La tasa de escolaridad en Premedia y Media que alcanza cerca del 84 % en ambas provincias, en Herrera repite el 6.7 % y en Los Santos el 5.4 % de los alumnos, mientras que en Panamá es del 6.6 %. Actualmente, la región cuenta con seis centros regionales universitarios, tres de ellas públicos (UP, UTP y Udelas, con 5959 estudiantes - 2015) y las otras particulares (En el registro del INEC no se encontraron estadísticas sobre las universidades privadas).

La calidad es la condición más crítica de la educación panameña. Según la Prueba Terce (Unesco - Chile) aplicada a cerca de 67 mil alumnos de 3º y 6º grado en Lectura, Escritura, Matemática y Ciencias (2015), Panamá quedó por debajo de la media regional (700 puntos). Sus resultados estaban muy cerca de los obtenidos por Nicaragua, Honduras y Guatemala, pero muy lejos de Chile, Colombia, Costa Rica y Uruguay, que lograron sobrepasar, de lejos, la media regional.

En la prueba de habilidades lectoras (2016) que se aplicó a todos los estudiantes de tercer grado, de escuelas oficiales y particulares del país, las provincias de Herrera y Los Santos lograron puntuaciones superiores a 700. En el caso de Herrera (oficiales, 728 y particulares, 822), sobresalió entre todas las escuelas del país, que solo alcanzaron 684 las oficiales y 733 las particulares.

La región de Azuero tiene muchísimos recursos que puede aprovechar para impulsar un plan de desarrollo sostenible. Su principal activo es su gente, la laboriosidad de su población, los recursos naturales (suelos, ríos, reservas naturales, playas, infraestructura turística, entre otras).

Algunas tareas por realizar en esa dirección son ampliar la cobertura de educación de la primera infancia y tornar universal la preescolar, la premedia y la media. Cada hogar debe convertirse en un socio estratégico de la escuela y cada escuela debe ser una comunidad de aprendizajes, integrada por docentes bien formados y motivados. Los estudiantes deben disponer de tutorías y seguimiento a su desempeño escolar debidamente organizadas, para prevenir los fracasos y los abandonos prematuros de sus estudios.

Las universidades existentes en la región deben también asumir el compromiso de la formación inicial y continua del personal docente y directivo de las escuelas, en las disciplinas más críticas e indispensables para los alumnos, proveyéndoles también nuevos recursos y estrategias para el logro de los aprendizajes significativos.

Una buena educación, sustentada en el derecho humano, tiene la fuerza de cambiar y mejorar el entorno de los niños, jóvenes y adultos de Azuero.

DOCENTE

*SÍNTESIS DE LA CONFERENCIA DICTADA EL VIERNES 15 DE MARZO DE 2019, EN EL CADE, CHITRÉ, PROVINCIA DE HERRERA.

‘Este capital humano representa la herramienta más importante para transformar la región, [...] si está dotado, [...], de los saberes propios de su oficio o profesión [...]'
 
‘[...] Azuero tiene muchísimos recursos que puede aprovechar para impulsar un plan de desarrollo sostenible. Su principal activo es su gente, la laboriosidad de su población, los recursos naturales [...]'
 
comments powered by Disqus