Columnistas 16/04/2018 - 12:00 a.m. lunes 16 de abril de 2018

Belleza, novedad e inteligencia

Si nos sorprende el innovador hábito de comunicación, el contenido nos deja a veces casi atónitos

Aristides Royo
opinion@laestrella.com.pa

Aunque cada nuevo inquilino introduce siempre algunos cambios físicos en el viejo inmueble, políticos en el estilo y forma de gobernar y diplomáticos en la arena internacional, el actual presidente de Estados Unidos actúa como si un tornado hubiese ingresado con fuerza por las puertas y ventanas de la Casa Blanca.

La impresión que da el presidente Donald Trump es la de que todo lo hecho con anterioridad a su mandato iniciado hace poco más de un año, es obsoleto y merece ser cambiado. Ahora los anuncios, por más importantes que sean, se dan a conocer por tuits que los latinoamericanos podemos entender porque al fin y al cabo somos de un hemisferio nuevo, pero en un viejo continente como Europa todavía no se creen que un gobernante pueda comunicarse directamente y a bote pronto con el mundo sin consultar con ningún funcionario de su administración, dando así la impresión de ser un lobo en la soledad casi infinita de la estepa.

Si nos sorprende el innovador hábito de comunicación, el contenido nos deja a veces casi atónitos. En uno de sus tuiteos de la semana pasada, conforme a la expresión de que en guerra avisada no mueren soldados, la cual no es tan cierta porque sí mueren aunque menos, le advierte a Rusia que ‘los mísiles están llegando', quizás para provocar insomnio general en el pueblo eslavo porque es el indicado para salir a responder por los mísiles contra Siria. Si los japoneses hubiesen avisado previamente a los norteamericanos que darían un paseo militar aéreo sobre Pearl Harbor al amanecer de un domingo, no habrían encontrado barcos norteamericanos que bombardear.

Más que la advertencia o amenaza, llaman la atención los calificativos que emplea para los mísiles. Los considera bonitos quizás porque como fue dueño del concurso señorita universo durante varios años, considera que también el cuerpo de un misil puede ser bonito, obviamente para el que lo lanza, no para quienes va a sufrir su impacto. Agrega que son nuevos, dándole a entender a los rusos y de paso a los sirios, que se trata de un artefacto nuevo que será más potente y destructivo que los mísiles de anterior fabricación.

Finaliza llamándoles inteligentes y supongo que quiere decir imparables por los escudos antimisiles y precisos en encontrar su destino. Como Trump siempre sorprende, no me extrañaría que esa expresión de inteligentes aplicada a los mísiles, tenga otro significado. Puede ser que los mísiles posean la capacidad de distinguir. Por ejemplo, si en su camino encuentran que el lugar de explosión es un mercado de frutas y especies multicolores, se desviaría para destruir un cuartel. Si se trata de un hospital de niños giraría rápidamente hacia un campamento militar y si el objetivo es una boda, en lugar de atacar a los novios el misil lanzaría un ramo de flores con una hermosa tarjeta, deseándoles felicidad a los recién casados.

La moraleja amarga de esta historia es que cuando uno ve que los seres humanos siguen matándose en guerras y conflictos interminables, a pesar de órganos como las Naciones Unidas de carácter mundial y muchas otras entidades regionales, la conclusión inevitable es que, a pesar de los grandes progresos, hemos fracasado en el entendimiento y la preservación de la paz en y entre las naciones.

ABOGADO, EX PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA.

comments powered by Disqus