Columnistas 10/07/2018 - 12:00 a.m. martes 10 de julio de 2018

Los atentados contra la cosa pública

Países que no tienen por qué saberlo analizan la famosas planillas, investigan como se desvían las fortunas provenientes del canal de Panamá

Julio César Caicedo Mendieta
opinion@laestrella.com.pa

Así como ha quedado la directiva de la asamblea, al iniciarse el primer periodo de las sesiones ordinarias de la quinta y última legislatura en este gobierno, podemos dar por sentado que toda esta cofradía amoral persistirá si la contraloría general de la república no realiza su trabajo y si las investigaciones de las famosas planillas de los diputados quedan archivadas como cosa buena en los anaqueles de las autoridades pertinentes como a veces suele suceder, en este país vencido por la corruptela.

Enumerar en cualquier orden los desfalcos, robos y peculados al erario público, nos quitaría parte del precioso tiempo que vamos a estar ‘boca párriba' descansando en el cementerio. Así las cosas, e imitando a Decartes acorralemos a un solo caso, uno de los más peludos, por ejemplo al Seguro Social, porque tengo miedo que si llego a los cien años de edad como mucha gente del corregimiento el Potrero de la Pintada lo está haciendo, no tendré mi chequecito de la jubilación en el 2048.

Lo malo es que los jubilados panameños, estamos lejos de saber que clase de curacha satánica han o están bailando los delincuentes que tienen en cuidados intensivos a esa institución, miren : Recientemente se está hablando de un desfalco de $300 millones. Se comenta que el déficit actuarial o el hueco financiero de IVM (invalidez, vejez y muerte) al 2014 era de $10,000 millones y que la cifra exacta se sabrá en el 2019 y gente que tiene porqué saberlo dicen que podría aumentar a $12,000 millones.

Por otro lado es cierto que la política carroñera está metida en la CSS y que por eso y muchas cosas más, no se puede botar a ninguno de los 31,000 empleados que allí trabajan al parecer, de la forma más irresponsable posible., tanto así que si la ACP se lleva a la mitad de esa planilla para reforestar la cuenca hidrográfica del canal, nuestro futuro estaría realmente asegurado.

Ahora, no todo está perdido, la próxima presidenta del país, conjuntamente con los diputados que no queden detenidos, bien podría resolver el problema de mi chequecito eliminando la ley 51 de 2005 que echó, mejor dicho desvió, las cuotas de todos los nuevos asegurados, nada menos que hacia las arcas de aseguradoras privadas. Hay que regresar a la forma solidaria de antes del 2005. Con el desgreño y la corrupción no nos metamos que eso nos viene desde que Eva se asoció con la serpiente.

Pero las consecuencias que traerá muy pronto para Panamá esta situación tan aberrante. Los vientos vaticinan una catástrofe de dimensiones inconmensurables.

Miren muchachos nuevos. Todo indica que nos observan. Países que no tienen por qué saberlo analizan la famosas planillas, investigan como se desvían las fortunas provenientes del canal de Panamá, como y porqué permanecen $12,000 millones de las cuotas de los asegurados guardados en diques inventados por ‘expertos' y no hay curitas para los enfermos, ni camas.

ESCRITOR COSTUMBRISTA

comments powered by Disqus