Columnistas 09/08/2016 - 12:02 a.m. martes 9 de agosto de 2016

Aportes del Dr. Justo Arosemena a la nacionalidad panameña

Arosemena logró sustentar teóricamente la necesidad del Estado Federal por medio de argumentos políticos, sociales, económicos y geográficos

Jaime Flores Cedeño
opinion@laestrella.com.pa

El Dr. Justo Arosemena nació un día como hoy, 9 de agosto, pero de 1817, en la ciudad de Panamá, fruto de la unión de Mariano Arosemena y Dolores Quesada Velarde. Se desempeñó en una vasta gama de profesiones que fueron ejercidas con loable éxito y prestigio, ya sea, como: abogado, periodista, escritor, historiador, sociólogo o diplomático, supo mantener sus principios y elevados valores morales.

Uno de sus grandes logros fue la aprobación por parte del Congreso de su proyecto de Estado Federal de Panamá (1855), en donde resumió a cabalidad las aspiraciones de todo un pueblo que anhelaba romper con la forma de Gobierno centralista que limitaba el actuar autónomo de los istmeños.

Arosemena, logró sustentar teóricamente la necesidad del Estado Federal por medio de argumentos políticos, sociales, económicos y geográficos, que fueron aceptados luego de intensos debates por el Congreso de la República.

Con esta apología conceptual en defensa de los intereses de los panameños, sentó las bases ontológicas de nuestra nacionalidad, la cual será fuente de inspiración para las luchas futuras en pro del objetivo independentista.

Resulta importante destacar que Arosemena aparte de ser un intelectual, fue también un hombre pragmático. Se agitó políticamente desde las filas del partido Liberal, logrando ser elegido como diputado del Istmo y congresista en distintas ocasiones. En tal sentido, el líder del liberalismo colombiano de aquella época, Aquileo Parra, refiriéndose a su actuar legislativo, lo describió como talentoso, ilustrado, atento, razonable, enérgico y con pensamiento sereno.

Desde el Parlamento fue proponente de significativos proyectos de ley de impacto nacional como: los Códigos de Minería, Enjuiciamiento en Asuntos Civiles, Penal, Leyes Complementarias del Código Penal, Organización Judicial y Código Civil. Su destacada labor legislativa lo llevó a ocupar la Presidencia de la Convención de Río Negro en 1863, la cual quedó registrada en la historia por la puesta en vigor de una nueva Constitución Federal que se mantuvo vigente hasta el año 1886, luego de ser derogada por el presidente Rafael Núñez, quien retrotrae el régimen centralista a la Nación.

Después de la Convención ocupó diferentes cargos diplomáticos, entre estos: enviado extraordinario y ministro plenipotenciario en el Perú, de 1863 a 1866; ministro residente en Francia e Inglaterra de 1871 a 1872; enviado extraordinario y ministro plenipotenciario en Francia e Inglaterra, de 1873 a 1874; ministro residente en los Estados Unidos de América, de 1879 a 1880; ministro residente en los Estados Unidos de Venezuela en 1881 y enviado extraordinario y ministro plenipotenciario en dicho país, desde septiembre del mismo año hasta junio de 1882.

Cuando hablamos de Justo Arosemena, tenemos que referirnos obligatoriamente a sus ensayos y obras, en donde se denota una visión crítica, pero propositiva de la sociedad circundante. Sus escritos, además de orientar el rumbo político, contenían enseñanzas morales, incentivaban el patriotismo y fortalecían el sentimiento de Nación, se destacan: Estado económico del Istmo , Apuntamientos para la introducción a las Ciencias Morales y Políticas , Índice metódico de las leyes de la República vigentes hasta 1844 , Examen sobre la franca comunicación entre los dos océanos por el Istmo de Panamá , Principios de moral política, redactados en un catecismo , Constituciones políticas de la América Meridional, reunidas y comentadas y Centenario de un prócer .

Después de una fecunda vida, falleció el 23 de febrero de 1896, en la ciudad de Colón, a los 78 años de edad. En su testamento se deja evidenciado que murió sin tener mayores recursos económicos y que carecía de propiedades significativas. Fue un ejemplo en todo el sentido de la palabra, administrativamente, no llegó a ocupar posiciones públicas para enriquecerse ni para favorecer a amigos ni parientes. Le dedicó gran parte de su vida a la actividad política y jamás pensó en militar en otro partido que no fuera el Liberal.

El próximo año nos aprestamos a conmemorar 200 años de su natalicio, motivo por el cual consideramos que debemos prepararnos como Nación, tanto las escuelas, colegios, universidades, instituciones, sindicatos y agrupaciones en general, para hacerle un gran homenaje a este ilustre panameño, reconocido a nivel internacional, y quien es considerado por todos como el ‘Padre de la Nacionalidad '.

*PROFESOR DE HISTORIA Y FILOSOFÍA, ABOGADO.

comments powered by Disqus