Columnistas 12/06/2018 - 12:02 a.m. martes 12 de junio de 2018

Andrés Fistonich y los señalamientos de R. D. Paredes

El reciente reportaje de La Estrella de Panamá ‘La última fiesta de Fistonich', del 01/06/2018, vuelve a recordarnos a compañeros de armas

Amado Sanjur
opinion@laestrella.com.pa

El reciente reportaje de La Estrella de Panamá ‘La última fiesta de Fistonich', del 01/06/2018, vuelve a recordarnos a compañeros de armas que desaparecieron y no volvimos a saber de ellos. Cuando tuve conocimiento de la identificación mediante prueba de ADN de Fisto, mi interrogante era ‘¿por qué desapareció y después asesinado como tantos civiles y otros militares en el periodo 1968-1989 a manos de compañeros de armas?

En mi libro electrónico Panamá 20 años después , del cual posteriormente La Estrella publicó en fascículos, detallé los acontecimientos que conocí y me tocó vivir dentro de la Guardia Nacional hasta el día en que caí preso después del retorno de Omar Torrijos, después de ser destituido por el presidente de la Junta Provisional de Gobierno; y lo poco o mucho que pude conocer mientras estuve preso, y posteriormente a mi fuga.

Un recuerdo de los primeros días de la toma del Gobierno por la Guardia Nacional, en esos días se dieron muchos abusos y aunque fui ascendido, mi misión estaba fuera del país. En estos vaivenes, conocí a Fistonich, sus padres, europeos que se refugiaron durante el tiempo de la guerra en Europa, fueron muy amigos de los míos en Chiriquí. Era una gente muy laboriosa, firme y decente. ‘Fisto', como le llamaban muchos amigos, era bien plantado, de buen físico, valiente y decidido, peleó con el Ejército de USA en la guerra de Vietnam y luego de su retiro regresó a Panamá y se alistó en la Guardia Nacional para servir al país. Al mismo tiempo el contrabando de drogas aumentaba y muchas personas eran encarceladas por el hecho de protestar. Fisto desapareció misteriosamente y sus restos fueron encontrados en los entierros clandestinos que posteriormente me entero se practicaron en el Cuartel de Tocumen.

Al leer el reportaje de La Estrella de Panamá , no duda de que Fisto dijo, en una fiesta, ‘que se iba a encargar de Torrijos', por su coraje de militar. Sin embargo, la información que conocía por informaciones recibidas, es que se sabe que, haciendo guardia en casa de Torrijos, había ‘coqueteos' con familiares de Torrijos, ya que Fisto era muy bien parecido y se dio la orden de desaparecerlo y esto no es novela. Estas dos versiones se suman a las declaraciones de Rubén Darío Paredes de que ‘la desaparición de Fistonich fue ejecutada por Noriega'.

Desconozco si el Ministerio Público posinvasión ha continuado o iniciado algún tipo de investigación por la desaparición y muerte de Fistonich, al igual que los señalamientos de Rubén Darío Paredes en su artículo en el diario La Prensa el 20 de diciembre de 2017, donde atribuye a Fistonich ‘desapariciones físicas, entre ellas el sacerdote Héctor Gallego, el subteniente Andrés Fistonich, testigo de crímenes contra la vida, donde él había sido parte de los ejecutores y del dirigente Heliodoro Portugal, los cementerios clandestinos en cuarteles de la fuerza pública'.

Otro de los puntos del reportaje, que siempre ha sido tema de discusión, es la negación de Paredes sobre el regreso de Torrijos a Panamá con ayuda de Anastasio Somoza Debayle de Nicaragua, al ser uno de los sobrevivientes de los que abordó el Aereocomander Alfa-Sierra-Delta y que me fue confirmado por el general César Napoleón Suazo Córdoba en Miami, quien era ayudante de Somoza y que informó que Torrijos llegó a El Salvador, pero fue en secreto a reunirse con Somoza en el Aeropuerto de Managua. Y esta afirmación corrobora lo que el sargento que me arrestó me dijo: ‘lo que pasa que Usted está en contra de mi general Somoza', cuando fui arrestado el 16 de diciembre de 1969, frase esta en boca de una unidad de la Guardia Nacional de Panamá que siempre me llamó la atención y que posteriormente entendería la injerencia y relación de Somoza con Torrijos, que se conocían por ‘murmullos' dentro de la Guardia Nacional.

Ya en EE.UU., en plena Ciudad de Washington, denuncié el tráfico de drogas de Panamá y el Gobierno del presidente Carter me dio la orden de abandonar el país, pero los republicanos me ayudaron y el senador de Carolina del Norte, Sr. Jesse Helms, me recibió y me dio instrucciones, por lo que el jefe de Migración que me atendió me dejó en libertad.

Cuando la Comisión del Congreso de EE.UU., en su mayoría demócrata, pasó por Panamá en 1970, emitió un informe en donde dice que los que tratamos de derrocar a la dictadura, lo hicimos por ‘ambiciones personales', haciéndose eco de la dictadura. Posteriormente EE.UU. invadieron a Panamá para acabar con el tráfico de drogas heredado por Noriega, invocando la Cláusula de Intervención de los Tratados Torrijos Carter.

¿Por qué Paredes ha demorado tanto tiempo para acusar a Fistonich?

Como Paredes tiene esta información, lo emplazo a que diga los nombres donde ‘mancha el honor militar de Fisto' atribuyéndole ser ‘testigo de crímenes contra la vida, donde él había sido parte de los ejecutores', así coadyuvaría al Ministerio Público de Panamá que debe iniciar una investigación que les compete de oficio.

EL AUTOR ES CORONEL RETIRADO, MIEMBRO DE JUDICIAL WATCH Y THE HERITAGE FOUNDATION.

comments powered by Disqus