Columnistas 15/05/2019 - 12:03 a.m. miércoles 15 de mayo de 2019

Algunos consejos prácticos a los nuevos diputados

‘La prudencia debe ser virtud de los nuevos diputados con sus declaraciones dentro y fuera del hemiciclo legislativo; dejaron de ser candidatos libres para prometer ‘cosas' y criticarlo todo'

Mireya Lasso
opinion@laestrella.com.pa

En el 2004 ingresé por primera vez a la actividad política de mano de Guillermo Endara Galimany; siendo novata en lides electorales, entonces resulté elegida como legisladora 2004-2009. No logré ser reelecta, pero esa experiencia legislativa me permite reflexionar sobre los cinco años cuando traté de sobrevivir dentro de las entrañas del monstruo. Comparto algunas pocas reflexiones, con el único ánimo de contribuir a mejorar la función legislativa. Tendría muchas más. La sangre nueva de los iniciados de hoy, como la mía entonces, debería intentar lograr una diferencia.

Resultados concretos: 19 diputados reelectos, algunos reincorporados tras años ausentes; 52 nuevos con o sin partidos. De estos últimos, cinco son jóvenes sin vínculos partidistas, circunstancia que les permitiría conformar una bancada independiente. Podrían participar por derecho propio en todas las comisiones legislativas, facultad que no tuve como diputada solitaria. Es muchísimo lo que una bancada independiente puede lograr manteniendo su unión; solo he de recordar que una reducida bancada opositora en 1989-1994, con legisladores competentes y comprometidos, logró una rigurosa fiscalización del Gobierno democrático posinvasión.

La prudencia debe ser virtud de los nuevos diputados con sus declaraciones dentro y fuera del hemiciclo legislativo; dejaron de ser candidatos libres para prometer ‘cosas' y criticarlo todo. Ahora ostentan la representación formal de sus electores y son ejemplos de civismo y cordura para toda la sociedad. La curva de aprendizaje puede ser prolongada o breve según el esfuerzo que le dediquen, pero ciertamente tomará un tiempo familiarizarse con todas las mañas de la labor legislativa. Los ‘veteranos' reelectos les llevan la delantera, porque se conocen, mejor que los nuevos, el tejemaneje de los vericuetos legislativos: burocracia, planillas, partidas que cada uno puede lograr, contratación de ‘expertos' asesores, viáticos, viajes internos y externos. Pueden aprovecharse a placer a sus espaldas.

Es necesario dominar la técnica legislativa y su manejo adecuado en los tres debates de cada proyecto: negociaciones legítimas necesarias para el éxito de sus proyectos de ley, lograr consensos, utilizar el derecho a la palabra sin exceder el tiempo, mocionar cuestiones de orden, introducir temas en la agenda del día. Bien haría la Procuraduría de la Administración, como nos ilustró aquella vez a los recién electos en 2004, en dictar un cursillo sobre estos y otros temas antes de la toma de posesión.

La rendición de cuentas es un clamor de la sociedad, no solo del uso de dinero, sino de la actuación leal y escrupulosa de cada diputado. Por eso intenté, sin éxito, introducir un sistema electrónico moderno para registrar la asistencia y el voto individual de cada diputado. Nunca tuve éxito; inicialmente ocurrieron ‘daños en el equipo' que forzó a continuar con el manotazo masivo de pupitre, permitiendo el anonimato en los votos individuales. No había posibilidad de rendición individual.

El nombramiento del contralor y la ratificación de funcionarios son funciones importantes desde la Comisión de Credenciales; un diputado independiente tendría mucho que aportarle. Lejos de emascularse con decisiones irreflexivas o dóciles, atendiendo únicamente requisitos formales, se debe profundizar en características personales: rectitud moral, inteligencia emocional, relaciones personales, vocación, trayectoria profesional, recomendaciones sólidas, ideas democráticas.

También sería muy sencillo introducir un proyecto de ley para eliminar todas las prebendas de los diputados, como intenté sin éxito, y consolidar en un solo rubro el salario, dietas, gastos de representación y gastos de gasolina, y tributar por la suma total.

El presidente electo, habiendo sido legislador y presidente de la Cámara, podrá confirmar la propiedad de mis reflexiones. Ningún otro Órgano del Estado debería interferir con una honesta y bien intencionada labor de estos independientes.

EXDIPUTADA

comments powered by Disqus