Columnistas 09/01/2017 - 12:00 a.m. lunes 9 de enero de 2017

9 de Enero y la lucha por la reafirmación de nuestra soberanía en la Zona

El 9 de Enero de 1964 representa una de las fechas más importantes para nuestro país

Jaime Flores Cedeño
opinion@laestrella.com.pa

El 9 de Enero de 1964 representa una de las fechas más importantes para nuestro país, porque expresó a nivel nacional e internacional la determinación de los panameños y panameñas de ser soberanos en la Zona del Canal, territorio que era ocupado por los Estados Unidos de América desde la puesta en ejecución del ignominioso Tratado Hay-Bunau Varilla, firmado en 1903.

En aquella histórica fecha un grupo significativo de estudiantes del Instituto Nacional decidió marchar pacíficamente hacia la antigua Escuela Superior de Balboa en la Zona del Canal, con el objetivo de izar el emblema patrio en aquel centro de enseñanzas, tal como había sido acordado en acuerdos suscritos un año antes entre Panamá y los Estados Unidos.

La respuesta que obtuvieron los estudiantes del glorioso ‘Nido de Águilas', no fue otra que la violenta represión por parte de las tropas estadounidenses, trayendo consigo una veintena de muertos y cientos de heridos, los cuales demostraron con su acción una enorme valentía y patriotismo, siendo el primer mártir de esta Gesta el estudiante Ascanio Arosemena.

Los hechos ocurridos los días 9, 10, 11 y 12 de Enero de 1964, tanto en la capital, como en la provincia de Colón, fueron el desenlace de múltiples acciones lideradas por estudiantes y el pueblo panameño, quienes por espacio de décadas levantaron su voz en contra del enclave colonial que representaba una fuerte lesión a nuestra soberanía territorial.

Ejemplo de estas movilizaciones patrióticas antes aludidas se dieron con el rechazo del Convenio Filós-Hines en 1947, que pretendía prorrogar más cien sitios de defensa estadounidenses establecidos en Panamá en el marco de la Segunda Guerra Mundial; años después, el 2 de mayo de 1958 se llevó a cabo la Operación Soberanía y en 1959 la Siembra de Banderas en la Zona del Canal.

Debemos enaltecer la decisión tomada en aquella fecha por el Gobierno del presidente Roberto F. Chiari, quien al conocer los hechos que se estaban dando decidió en un acto sin precedentes en nuestra historia romper Relaciones Diplomáticas con los Estados Unidos. En la Carta de Ruptura aparecida en los medios de comunicación el 10 de enero se expresa en uno de sus párrafos que: ‘La forma inhumana como la policía de la Zona del Canal y luego como las Fuerzas Armadas norteamericanas agredieron a una romería de no más de cincuenta jóvenes estudiantes de ambos sexos de escuela secundaria, que pretendía desplegar en forma pacífica la enseña nacional en esa faja de territorio panameño carece de toda justificación. El incalificable incidente ha revivido episodios del pasado que creíamos que no volverían a ocurrir en tierras de América'.

El 9 de Enero marcó definitivamente un antes, y un después, en las Relaciones de Panamá con los Estados Unidos, producto de la agresión sufrida contra los estudiantes y el pueblo panameño. Así lo manifestó en su momento el profesor César de León, en una Conferencia dictada en febrero de 1964 en la Casa del Periodista, al decir que: ‘Los Estados Unidos ya no pueden convencer a las grandes masas panameñas, a los obreros, campesinos, estudiantes, capas medias y la burguesía nacional de que las cosas deben ser restituidas a los esquemas conocidos ni esos sectores van a tolerar que se reduzca el asunto a cuestiones menores de orden puramente secundario'.

Estos hechos acaecidos hace 53 años, no deben ni pueden ser jamás olvidados, porque, además de formar parte esencial de nuestra historia, profundizaron el sentimiento de nacionalidad, tal como lo dijera Eusebio A. Morales en un discurso pronunciado en 1916, al señalar que este sentimiento: ‘No nace y se desarrolla sino al calor de dolores y de infortunios comunes, de luchas largas y sangrientas del sacrificio de preciosas vidas y del martirio de algunos seres predestinados que vienen a ser finalmente los creadores de la nacionalidad…' .

Estas palabras visionarias nos plantean en la actualidad que debemos orientar a los jóvenes al conocimiento de nuestro pasado histórico, que constituye pieza fundamental para interpretar el presente y proyectarnos hacia el futuro.

Los estudiantes del Instituto Nacional que salieron pacíficamente a izar nuestra bandera en la Zona del Canal tenían una base histórica y filosófica que les fue dada por magníficos docentes de ese plantel y que Carlos Calzadilla en su obra ‘Historia sincera de la República, siglo XX', hace mención, entre ellos: Carlos Arrieta de la Hoz, Diamantina C. de Calzadilla, Teresa Patiño, Ricaurte Soler, Leonel Ferguson, Martín Alpírez y el rector Dídimo Ríos, quien al darle la Bandera Nacional a los estudiantes, les solicitó que la cuidaran porque era la que había recorrido triunfante en manos de estudiantes universitarios la avenida Central, el 12 de diciembre de 1947, por lo tanto, tenía un gran valor histórico.

A 53 años del 9 de Enero recordamos a los héroes y mártires de aquella Gesta Patriótica por quienes, gracias a su legado y a la posterior lucha retomada en los años setenta que tuvo como corolario la firma de los Tratados Torrijos-Carter en 1977, se puso fin a casi un siglo de coloniaje en la Zona del Canal, como se dio efectivamente el 31 de diciembre de 1999.

PROFESOR DE FILOSOFÍA E HISTORIA, ABOGADO.

comments powered by Disqus