Columnistas 11/01/2019 - 12:00 a.m. viernes 11 de enero de 2019

55 años de la Gesta Patriótica

En enero, en el marco de los 55 años de la Gesta Patriótica, el Gobierno de Varela permite acantonar en Darién tropas norteamericanas

Genaro López
opinion@laestrella.com.pa

En enero, en el marco de los 55 años de la Gesta Patriótica, el Gobierno de Varela permite acantonar en Darién tropas norteamericanas y acude al Comando Sur en Estados Unidos, en todo un sentido antipatria. La justificación de la construcción de un ‘edificio de seguridad', so pretexto de la lucha contra el narcotráfico, en una carrera por cuidar la entrada de drogas a los Estados Unidos, resulta irrespetuosa a la dignidad nacional. Panamá, en este supuesto control fronterizo con Colombia ha destinado millonarios recursos en la compra de pertrechos militares (aeronaves, barcazas, helicópteros, entre otros). ¿Será que hay objetivos ocultos? Para nadie es un secreto el papel histórico que ha jugado el Comando Sur en América Latina, imponiendo golpes de Estado y muerte de pobladores en la región.

Los patriotas no olvidamos, el pasado 9 de Enero conmemoramos en unidad del movimiento social panameño, la gesta histórica del 9, 10 y 11 de Enero, cuando la gloriosa juventud panameña y el pueblo en general alzaron la bandera patriótica para alcanzar la plena soberanía nacional. Los enfrentamientos se desarrollaron en las ciudades de Panamá y Colón, pero todo el país se movilizó henchido de fervor patriótico. La población fue masacrada, 21 panameños acribillados y más de 500 heridos. La presión popular obligó al presidente de turno a romper relaciones con los Estados Unidos.

Estos hechos dejan claro a la faz del país y al mundo, que el pueblo panameño no está dispuesto a seguir soportando el enclave canalero, ni a tolerar la presencia de bases militares norteamericanas en nuestro país. Todo tenía que cambiar, no se trataba solo de que nuestra bandera ondeara al lado de la estadounidense, se buscaba una solución definitiva que desmantelara de una vez por todas el enclave colonial y expulsara la soldadesca acantonada en las 14 bases militares.

A 55 años de esa memorable jornada de la dignidad de un pequeño pueblo que desafió al mayor ejército, no aceptaremos que nuestro país sea utilizado como rampa de agresión contra los pueblo del mundo.

El 31 de diciembre de 1999, el Canal pasó a manos panameñas y el último soldado yanqui tuvo que salir, no sin que antes el imperialismo norteamericano, con el respaldo de sectores oligárquicos del país, intentara mantener la presencia de tropas norteamericanas en nuestro país, primero con la invasión del 20 de Diciembre de 1989 de la cual fueron cómplices quienes la propiciaron y quienes la pidieron; luego con el ensayo del Centro Multilateral Antidrogas (CMA) que contó con el consentimiento del Gobierno PRD-Ernesto Pérez Balladares, pero que la movilización popular la hizo fracasar.

El verdadero gestor de la lucha por la soberanía, el pueblo, ha quedado marginado del Canal y de las áreas revertidas, los sectores de poder económico y sus partidos políticos concertaron un pacto que les permite controlar el Canal y usufructuar los bienes revertidos. La ACP funciona como una república aparte, como un nuevo enclave, a favor de los mismos que en su momento se opusieron a la lucha por nuestra soberanía y que acusaron a los luchadores sociales de maleantes, revoltosos, subversivos y comunistas.

Hoy, seguimos luchando para que se cristalice de manera completa el sueño de nuestros héroes y mártires, que el Canal esté al servicio del desarrollo nacional y social, que el excedente canalero sea para atender la deuda social que se ha venido acumulando a lo largo de nuestra historia.

Tenemos que rescatar el ejemplo de coraje, dignidad y patriotismo de aquella gesta, hasta hacer valer las justas aspiraciones de soberanía y redención y que el Canal sea de verdad patrimonio del pueblo y no otra fuente de enriquecimiento de los 115 ultramillonarios y sus mandaderos. Esta generación está obligada a rescatar nuestra verdadera historia, nuestra identidad nacional, a nutrirnos de patriotismo como base del desarrollo nacional y social. Ello pasa por fundar una nueva república mediante una Asamblea Constituyente Originaria con plenos poderes y autoconvocada por el pueblo.

SECRETARIO GENERAL DE CONUSI - FRENADESO.

comments powered by Disqus