Mundo 13/06/2018 - 12:03 a.m. miércoles 13 de junio de 2018

Urdangarin, del palacio a la cárcel

El cuñado del rey Felipe VI es acusado, junto a socios, de desviar millones de euros en dinero público a una fundación sin ánimo de lucro

Iñaki Urdangarin fue condenado a cinco años y diez meses de cárcel por el Tribunal Supremo. / EFE
EFE

Iñaki Urdangarin fue condenado a cinco años y diez meses de cárcel por el Tribunal Supremo.

Servicios internacionales
online@laestrella.com.pa

Iñaki Urdangarin, cuñado del rey Felipe VI, fue condenado por el Tribunal Supremo español (TS) a cinco años y diez meses de cárcel por corrupción, un caso que supone un hito en el entorno de la Corona española, al tratarse de la primera vez que ocurre en España con un familiar del monarca.

El Supremo revisó las condenas dictadas en primera instancia por un tribunal de Palma (Baleares, Mediterráneo) contra los acusados del caso Nóos por el desvío de varios millones de euros de dinero público a una fundación sin ánimo de lucro de ese nombre presidida por Urdangarin, reporta la agencia Efe .

CORRUPCIÓN

Iñaki Urdangarin es uno de los acusados del caso Nóos

En 2011 Urdangarin fue apartado de las actividades oficiales poco antes de ser imputado por sus negocios en el caso de corrupción Nóos.

Urdangarin y su socio Diego Torres habrían desviado millones de euros de fondos públicos.

El cuñado real, nacido en Zurraga en 1968, dejó de pertenecer a la familia real en junio de 2014, al mismo tiempo que su esposa e infanta Elena, hermana de Felipe VI.

Ya en diciembre de 2011 se le apartó de las actividades oficiales, poco antes de que fuera imputado por sus negocios en un caso de corrupción, conocido como caso Nóos, junto a su socio, Diego Torres.

Desde ese momento, la brecha de Urdangarin con el rey Juan Carlos y su cuñado —que antes del 2014 era heredero de la Corona— empezó a agrandarse ante el daño que su conducta estaba generando a la institución monárquica en un contexto de crisis económica en España y de enfado ciudadano por la corrupción.

El germen de su descarrío fue cuando se embarcó en 2004 con Torres en la fundación del Instituto Nóos, una vez que se constató que obtuvo de forma irregular varios millones de euros procedentes de diversas administraciones públicas.

Urdangarin ocultó buena parte del dinero a través de la empresa Aizoon, de la que era titular al 50% con su esposa, la infanta Cristina, absuelta en el caso, aunque tendrá que abonar 136,950 euros como responsable civil a título lucrativo.

Urdangarin dejó Nóos a instancias de la Casa del Rey y pasó a trabajar como consejero en la empresa Telefónica, primero en España y, a partir de 2009, en Washington, adonde se mudó con su esposa y sus cuatro hijos.

Fue durante su estancia en Estados Unidos cuando el juez español José Castro empezó a investigar los negocios de Nóos, lo que llevó a la Fiscalía Anticorrupción a registrar la sede del instituto Nóos en noviembre de 2011.

comments powered by Disqus