Mundo 07/02/2019 - 7:13 p.m. jueves 7 de febrero de 2019

París reclama supuesta "injerencia" de Italia tras reunión con chalecos amarillos

París dicen que reunión entre el vicepresidente italiano, Luigi Di Maio, con los chalecos amarillo es una "injerencia inaceptable" 

Roma ha mantenido
diferencias con París en algunos temas como el manejo del tema como
migración,  las relaciones económicas en la Unión Europea o
la política exterior del bloque comunitario. / EFE
EFE

Roma ha mantenido diferencias con París en algunos temas como el manejo del tema como migración,  las relaciones económicas en la Unión Europea o la política exterior del bloque comunitario.

Servicios internacionales
online@laestrella.com.pa

El Gobierno francés llamó hoy a consultas a su embajador en Italia, luego de que considera como una “injerencia inaceptable” que el vicepresidente del Gobierno italiano y líder del Movimiento 5 Estrellas (M5S), Luigi Di Maio, tuviera una reunión con un grupo de los “chalecos amarillos”.

Según reportes de Efe, Di Maio se reunió en París este martes con un portavoz de los "chalecos amarillos", Christophe Chalençon, y con Ingrid Levavasseur, promotora de una lista de ese movimiento contestatario para las próximas elecciones europeas, la Reunión de Iniciativa Ciudadana.

Los “chalecos amarillos”, un movimiento ciudadano que protagoniza protestas contra el presidente francés, Emmanuel Macron, entre cuyos reclamos iniciales se encontraban su rechazo al incremento del impuesto al combustible, y exigencias por el aumento del poder adquisitivo de las clases medias y bajas.

"Las últimas injerencias constituyen una provocación adicional e inaceptable. Violan el respeto debido a la elección democrática hecha por un pueblo amigo y aliado y el respeto que gobiernos democrática y libremente elegidos se deben entre ellos", dijo el Ministerio de Exteriores en una declaración oficial.
 

Las autoridades francesas subrayaron que "tener desacuerdos es una cosa e instrumentalizar la relación con fines electorales es otra".

El ministerio recordó que los dos países están unidos por "una historia común" que es "más indispensable que nunca para superar sus desafíos en el siglo XXI", e instó a Italia a "actuar para recuperar la relación de amistad y respeto mutuo", a la altura de ese pasado y "destino común"

REUNIÓN “LEGÍTIMA”

Por su parte, Di Maio defendió su reunión con los "chalecos amarillos" señalando que está fue "legítima" y pidió diálogo a París.

"Mi encuentro como jefe político del Movimiento Cinco Estrellas (M5S) con representantes de los 'chalecos amarillos' y algunos candidatos de la lista RIC (Reunión de Iniciativa Ciudadana) es plenamente legítimo", dijo Di Maio en un mensaje en Facebook.

Di Maio aseguró que "el pueblo francés es amigo y aliado", aunque lamentó que Macron, "ha atacado varias veces al Gobierno italiano por motivos políticos relacionados con las elecciones europeas" del próximo mes de mayo.

"Para mi ese encuentro no representa una provocación al Gobierno francés actual, sino una importante reunión con una fuerza política con la que compartimos muchas reivindicaciones, a partir de la democracia directa o dar mayor poder a los ciudadanos", apuntó.

Por último descartó que la suya sea una injerencia en los asuntos internos de Francia y aseguró que está disponible para reunirse "al máximo nivel con el Gobierno francés".

El otro vicepresidente del Gobierno, líder del partido ultraderechista La Liga, Matteo Salvini, siempre muy crítico con Macron, ha asegurado por su parte que Italia no quiere discutir con Francia y abogó por una reunión para abordar varios problemas que han suscitado tensiones entre ambos países, como la inmigración.
Desde la llegada del Movimiento Cinco Estrellas en colación con La Liga, Roma ha mantenido diferencias con París en algunos temas como el manejo del tema migratorio en Europa, las relaciones económicas con la Unión Europea o más recientemente en política exterior, donde Francia, junto a otros países europeos, abogan intervenir en la situación venezolana, mientras Italia propone una posición de mayor neutralidad y ha mostrado su preocupación de que la crisis desemboque un escenario similar a lo ocurrido en Libia.

comments powered by Disqus