Mundo 14/07/2018 - 12:00 a.m. sábado 14 de julio de 2018

El ‘Brexit' vuelve a poner en jaque el liderazgo de May

A menos de nueve meses para que termine el plazo del Reino Unido para acordar su salida de la Unión Europea; la primera ministra, Theresa May se enfrenta a que el ‘Brexit' termine ‘devorando' su Gobierno

La primera ministra británica presentó el jueves su propuesta para el abandono de la UE, que, como era previsible, no llega a convencer. / Andy Rain | EFE
Andy Rain | EFE

La primera ministra británica presentó el jueves su propuesta para el abandono de la UE, que, como era previsible, no llega a convencer.

Anterior Siguiente

Juan Alberto Cajar B.
juan.cajar@laestrella.com.pa

A la primer ministra británica, Theresa May, se le dificulta cada vez más maniobrar el barco del ‘Brexit', que no ha dejado de presentar fisuras y que amenaza con hacer caer su Gobierno.

La estrategia de la mandataria, que presentó el pasado jueves el ‘Libro blanco', un documento que explica la futura relación con la Unión Europea (UE), luego de la salida de su país del bloque comunitario, fue recibida con frialdad dentro y fuera del Reino Unido.

BORIS JHONSON
EX MINISTRO DE RELACIONES EXTERIORES BRITÁNICO

‘Nos estamos dirigiendo hacia un estado de colonia y muchos tendrán que hacer un esfuerzo para ver las ventajas económicas o políticas de ese particular arreglo'

 En una tensa sesión de la Cámara de los Comunes, que inició accidentada por las quejas de algunos parlamentarios que denunciaban no haber recibido una copia del documento con antelación, el Gobierno defendió su propuesta como ‘práctica' y funciona'.

El ‘Libro Blanco', que aparece casi dos años después del referéndum de 2016 que aprobó con un 51.9% la salida de la UE, propone en esencia un mercado común de bienes, una fuerte cooperación en defensa, seguridad y asuntos judiciales; un pacto flexible en materia de servicios y facilidades para la movilidad de ciudadanos. Como era previsible, el plan no llega a convencer ni a defensores ni a detractores del ‘brexit', como tampoco garantiza estabilidad en el frágil gabinete de la primer ministra.

Tan solo esta semana, May sufrió dos bajas sensibles en su gabinete luego de que su ministro de trabajo, David Davis, y su titular en la cartera de relaciones exteriores, Boris Johnson, renunciaran por discrepancias con May en la forma en que la ‘premier' británica conduce las negociaciones con Bruselas.

‘Parece que nos dirigimos hacia un semi-Brexit, con grandes partes de la economía todavía encerradas en el sistema de la UE, pero sin el control del Reino Unido sobre ese sistema. (...) nos estamos dirigiendo hacia un estado de colonia y muchos tendrán que hacer un esfuerzo para ver las ventajas económicas o políticas de ese particular arreglo', reprochó Jhonson en una carta pública dirigida a May, publicada por el rotativo Daily Express .

Jhonson, ferviente defensor de un ‘Brexit duro' y una de las principales caras de la campaña a favor del abandonar la UE, se sumó a los críticos de May desde el gobernante Partido Conservador, que ya empieza a pensar en nuevas figuras para superar la crisis en la que se encuentra el Ejecutivo.

PERMANENTE CAÍDA

Lo que empezó como una apuesta audaz en 2017, cuando May llamó a elecciones anticipadas esperando reforzar su liderazgo antes de iniciar las negociaciones con Bruselas, provocó exactamente lo opuesto.

Confiando, entonces, que el opositor Partido Laborista de Jeremy Corbyn, líder del ala más a la izquierda dentro del colectivo socialdemócrata, no conseguiría superar a los conservadores terminó siendo un verdadero descalabro político, al perder más de una decena de escaños en el Parlamento, fortaleciendo a la oposición y entregando la mayoría que ostentaba antes de los comicios.

Con menos escaños, menos votos, un partido dividido y una perdida de la confianza entre la ciudadanía, May se vio obligada a iniciar las negociaciones con una Unión Europea que no ha mostrado reparos en endurecer al máximo su posición frente al Reino Unido.

De hecho, antes que Davis y Jhonson dimitieran, la premier enfrentó las renuncias de Phillip Lee, ministro de justicia el 12 de junio; y de Steve Baker, ministro para el ‘brexit' este 9 de julio, ambos por diferencias con May sobre los futuros acuerdos con la Unión Europea.

Pese a todo, May resiste, pero su tiempo y su capital político no muestras signos de recuperación.

De acuerdo al último sondeo de la firma de análisis de datos YouGov, publicada por la prensa británica, el 75% de los encuestados considera que Downing Street esta negociando mal el ‘brexit', mientras que en términos electorales, los laboristas ya superaron a los ‘tories', con 39% de intensión de voto frente a los 35% de los conservadores.

LA ‘ESPERANZA' ESTADOUNIDENSE

En la medida en que los líderes europeos cierran más el cerco sobre Londres desde las islas británicas ponen su mirada hacia su ‘histórico' aliado: los Estados Unidos, Sin embargo, al otro lado del Atlántico el panorama tampoco ofrece muchas opciones.

En una entrevista concedida para el diario The Sun y publicada el mismo día del arribo del presidente estadounidense, Donald Trump, al Reino Unido el pasado jueves, el jefe de la Casa Blanca echó más fuego a la ya precaria situación del gobierno de May, que busca acordar un tratado de libre comercio con Washington.

Fiel a su ‘America First', Trump fue tajante en su primera visita al Reino Unido, augurando que ‘probablemente' May no conseguirá un acuerdo comercial con los Estados Unidos si continúa su ‘brexit suave'.

El mandatario incluso lanzó guiños a Boris Jhonson, potencial rival de la primer ministra en Partido Conservador, afirmando que es su ‘amigo' y que sería ‘un gran primer ministro'.

En estos momentos, quizás el peor enemigo de May sea el tiempo, al quedar menos de nueves meses para que el Reino Unido abandone la Unión Europea de conformidad a los mecanismos establecidos por el bloque comunitario, toda una línea roja que podría proyectar la peor proyección: una salida de la UE sin un acuerdo claro.

Por ahora, los posibles escenario son amplios. No se puede descartar que para 2019 May sea ex primera ministra.

 

 

 

comments powered by Disqus