Mundo 12/01/2017 - 12:00 a.m. jueves 12 de enero de 2017

Abás: embajada de EE.UU. en Jerusalén es una ‘agresión'

Al día de hoy, ningún país mantiene su embajada en Jerusalén, todas están en Tel Aviv o ciudades cercanas

EFE
online@laestrella.com.pa

Los palestinos ven en el traslado de la embajada de Estados Unidos a Jerusalén prometido por el presidente electo Donald Trump una peligrosa línea roja que, de cumplirse, traería nefastas consecuencias a la región.

Según se acerca la toma de posesión de Trump, el 20 de enero, los palestinos activan toda su fuerza diplomática para tratar de frenar la iniciativa, que el propio presidente palestino, Mahmud Abás, ha calificado de ‘agresión'.

El traslado de la embajada estadounidense a Jerusalén supondría para ellos un reconocimiento de la soberanía israelí en toda la ciudad, incluida la parte oriental, territorio ocupado en el que los palestinos aspiran a tener la capital de su futuro Estado.

A día de hoy, ningún país mantiene su embajada en Jerusalén, todas están en Tel Aviv o ciudades cercanas.

Tampoco ningún Estado ha reconocido la ciudad como capital de Israel, ni la anexión en 1980 de su parte oriental, a la espera de un acuerdo de paz reconocido por la comunidad internacional que ponga fin al conflicto. Fue dicha anexión, precisamente, la que llevó al Consejo de Seguridad de la ONU a aprobar ese mismo año la resolución 478, que la condenaba y pedía a los miembros que retirasen sus embajadas de la ciudad.

Jerusalén es uno de los puntos más espinosos del conflicto entre palestinos e israelíes, entre otros motivos porque acoge, en su vieja ciudadela amurallada, la Explanada de las Mezquitas (Monte del Templo para los judíos y Noble Santuario para los musulmanes), tercer lugar más sagrado para el Islam, tras La Meca y Medina, y primero para el Judaísmo.

El analista palestino Mouin Rabani cree que el traslado de la legación sería ‘un acto de piromanía política' con consecuencias regionales.

comments powered by Disqus