América 10/08/2017 - 12:05 a.m. jueves 10 de agosto de 2017

Trump atiza tensión con Pyongyang, Tillerson la modera

Donald Trump endureció más el tono contra Corea del Norte, que se suma a la movilización el martes de bombarderos a la isla de Guam. 

La prensa norteamericana apunta a que el presidente Trump dirige sus palabras más hacia China, para presionar al Gobierno del norcoreano Kim Jong-un / Shawn Thewn | EFE
Shawn Thewn | EFE

La prensa norteamericana apunta a que el presidente Trump dirige sus palabras más hacia China, para presionar al Gobierno del norcoreano Kim Jong-un

EFE
online@laestrella.com.pa

El presidente estadounidense, Donald Trump, añadió ayer una nueva advertencia nuclear a sus amenazas de ‘fuego y furia' contra Corea del Norte, mientras que su secretario de Estado, Rex Tillerson, rebajó el riesgo de una escalada atómica.

La tensión, motivada después de que medios estadounidenses revelaran que los servicios de inteligencia de EE.UU. consideran que el régimen de Pyongyang ha conseguido una ojiva nuclear que puede montar en un misil intercontinental, se mantiene con nuevos cruces entre Washington y Pyongyang.

En la red social de Twitter , Trump afirmó ayer: ‘Mi primera orden como presidente fue renovar y modernizar nuestro arsenal nuclear. Ahora es más poderoso y fuerte que nunca antes'.

‘Esperemos que nunca tengamos que usar este poder (nuclear), pero nunca ha habido un momento en que no hayamos sido la nación más poderosa del mundo', añadió Trump a primera hora de la mañana.

Esas declaraciones de Trump se suman a su advertencia de ayer que el régimen de Kim Jong-un se enfrentará a ‘fuego y furia' si continúa sus ‘amenazas', realizadas en lo que va de año en forma de 14 ensayos de misiles, dos de ellos candidatos serios a ser misiles intercontinentales que pueden impactar en territorio estadounidense.

Este cruce de amenazas entre la gran potencia nuclear, junto con Rusia, y un depauperado país que, según el espionaje estadounidense, podría tener hasta 60 cabezas nucleares, ha elevado la preocupación entre analistas y congresistas, tanto republicanos como demócratas.

No obstante, el secretario de Estado se dedicó ayer a moderar el discurso oficial al asegurar que ‘los estadounidenses puede dormir tranquilos', ya que nada de lo que ha pasado en las últimas 24 horas indica un ‘cambio dramático' en la postura militar norcoreana.

Tillerson habló de camino a una parada no prevista en Guam, a donde se dirigió después de una visita de trabajo a Tailandia y Filipinas, donde urgió a los socios de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN) a un compromiso para presionar a Corea del Norte.

Según el secretario de Estado, Trump estaba intentando enviar un ‘fuerte mensaje' a Kim Jong-un con sus declaraciones de ayer desde su retiro vacacional en Nueva Jersey.

‘Lo que el presidente está haciendo es enviar un fuerte mensaje a Corea del Norte en un lenguaje que Kim Jong-un pueda entender', explicó el jefe de la diplomacia estadounidense.

comments powered by Disqus