América 10/01/2019 - 12:00 a.m. jueves 10 de enero de 2019

Conspiraciones, un fenómeno de luces y sombras

‘La Decana' conversó con la psicóloga social Karen Douglas, de la Universidad de Kent (Reino Unido) para conocer las dificultades a las que se enfrenta este campo de estudio, con apenas diez años indagando acerca de este complejo fenómeno y sus consecuencias

Muchas teorías de la conspiración proliferaron durante las elecciones presidenciales de EE.UU., en 2016. / EFE
EFE

Muchas teorías de la conspiración proliferaron durante las elecciones presidenciales de EE.UU., en 2016.

Juan España
jespana@laestrella.com.pa

Las teorías de la conspiración han alcanzado gran popularidad en nuestra era, en parte gracias a la aparición del Internet y las redes sociales, más ante este dilema algunos estudios han sugerido que el pensamiento crítico y analítico es una arma eficiente para evitar ser susceptible de sus tentáculos. Para conocer en mayor detalle a este fenómeno La Estrella de Panamá consultó con Karen Douglas, profesora de psicología social de la Universidad de Kent (Reino Unido), quién ha estudiado el tema a fondo.

¿QUÉ SON LAS TEORÍAS DE LA CONSPIRACIÓN Y QUÉ TAN AVANZADO SE ENCUENTRA EL CAMPO DE ESTUDIO DEDICADO A TRATAR ESTE FENÓMENO?

Las teorías de la conspiración explican eventos y circunstancias importantes, como producto de acciones de grupos secretos y poderosos con intenciones maliciosas. El estudio psicológico de las teorías de la conspiración es relativamente nuevo. Solo en los últimos diez años, los psicólogos han prestado mucha atención a explicar por qué las personas creen en las teorías de conspiración.

SEGÚN ESTUDIOS COMO EL DE USCINSKI Y PARENT (2014), INDEPENDIENTEMENTE DE LA CULTURA, LAS TRADICIONES O LA NACIONALIDAD QUE UN INDIVIDUO POSEA, LA SUSCEPTIBILIDAD A CREER EN LAS TEORÍAS DE CONSPIRACIÓN ESTÁ MOTIVADA POR PROCESOS PSICOLÓGICO SIMILARES. EN ESTE SENTIDO, ¿PODRÍAMOS DECIR QUE SERÍA UNA TENDENCIA INTRÍNSECA DE NUESTRA NATURALEZA HUMANA?

En realidad, no hay mucha investigación sobre los factores psicológicos asociados con la creencia en las teorías de la conspiración que se hayan realizado fuera de los Estados Unidos y Europa occidental. Todavía hay, por lo tanto, mucho que aprender acerca de las variaciones culturales en las creencias de conspiración. Las personas en algunos países parecen creer en las teorías de conspiración más que en otros, lo que debe tener algo que ver con sus circunstancias políticas, pero se necesita hacer más investigación para averiguar exactamente cuáles son estas diferencias. Dicho esto, parece que hay algunos rasgos psicológicos consistentes que están asociados con la creencia en teorías de conspiración, como la desconfianza, la paranoia y el pensamiento mágico. Por lo tanto, hasta cierto punto, una tendencia a creer en las teorías de conspiración es común a todas las personas y, en cierta medida, todos somos ‘teóricos de la conspiración', aunque sea un poco.

¿Y CONSIDERA QUE DICHA SUCEPTIBILIDAD ES MAYOR EN NUESTRA ERA DIGITAL?

Con respecto a la era digital, no creo que haya ninguna evidencia real que sugiera que las personas creen en las teorías de conspiración más ahora que antes de Internet, pero sí existe evidencia de que las personas podrían consumir información de manera diferente hoy en día. Sugiero la lectura del artículo The internet fuels conspiracy theories – but not in the way you might imagine .

ENTIENDO QUE HAY DOS HIPÓTESIS PRINCIPALES QUE INTENTAN EXPLICAR DE DÓNDE PROVIENE NUESTRA TENDENCIA A CREER EN LA CONSPIRACIÓN, LA ‘HIPÓTESIS DEL SUBPRODUCTO' Y LA ‘HIPÓTESIS ADAPTATIVA'.

No estoy segura de estar de acuerdo con el relato evolutivo de las creencias de conspiración. Es difícil creer que las personas tuvieran complejas teorías de conspiración sobre los peligros que enfrentaron hace cientos de miles de años. Es probable que desconfiaran o que desarrollaran una sensibilidad al peligro en lugar de creer teorías complicadas sobre grupos poderosos que conspiran contra ellos. Para mayor información sobre el tema es preferible consultar la obra del profesor Jan-Willem van Prooijen.

¿HAY SUFICIENTE EVIDENCIA PARA SUSTENTAR QUE EL PENSAMIENTO ANALÍTICO NOS PROTEGE DE CREER EN TEORÍAS DE LA CONSPIRACIÓN? Y SI ESE ES EL CASO, ¿DEBERÍAN LOS GOBIERNOS INVERTIR Y MOTIVAR ESTE TIPO DE EDUCACIÓN ENTRE SUS CIUDADANOS?

Un artículo de Viren Swami sugiere que el pensamiento analítico reduce la creencia en las teorías de conspiración. Algunas de nuestras propias investigaciones muestran que los niveles altos de educación están asociados con una menor creencia en las teorías de conspiración. Por lo tanto, creo que hay un tipo de habilidad (o habilidades) que está asociada con la educación y que podría reducir la creencia en las teorías de conspiración. Es decir, la educación parece armar a las personas con las herramientas para rechazar las teorías de conspiración, y una de estas herramientas es probablemente el pensamiento analítico. Otro podría ser el pensamiento crítico. Probablemente hay otros. Estoy de acuerdo en que las intervenciones para explorar estas posibilidades son importantes.

¿ES MÁS PRONUNCIADO LA CREENCIA EN TEORÍAS DE LA CONSPIRACIÓN ENTRE LOS GRUPOS MINORITARIOS?

Existe evidencia de que los grupos minoritarios tienden a creer en las teorías de la conspiración más que en los grupos aventajados, básicamente porque las teorías de la conspiración ayudan a dichos grupos a explicar su posición de desventaja. En el artículo titulado ‘Why conspiracy theories matter: A social psychological analysis' se explica las muchas razones sociales complejas por las que las personas se sienten atraídas por las teorías de conspiración y cuáles pueden ser sus consecuencias sociales.

EN UN ARTÍCULO USTED MENCIONA QUE EL ‘BREXIT' DEL REINO UNIDO Y LAS ELECCIONES PRESIDENCIALES DE 2016 EN LOS ESTADOS UNIDOS SON DOS EJEMPLOS DE CÓMO LAS TEORÍAS DE CONSPIRACIÓN PUEDEN INFLUIR EN LOS VOTOS DE LOS CIUDADANOS (POR EJEMPLO, ‘PIZZA GATE'). ¿CUÁLES SON LOS EFECTOS DE ESTAS TEORÍAS EN EL TERRENO POLÍTICO?

Las teorías de conspiración tienen importantes consecuencias sociales. Hay evidencia de que las teorías de conspiración sí afectan cómo las personas votan. También puede consultar el trabajo de Joe Uscinski en este sentido.

SI BIEN HAY MUCHAS TEORÍAS DE CONSPIRACIÓN QUE NO TIENEN EVIDENCIA QUE LAS RESPALDE (COMO QUE LAS VACUNAS CAUSAN AUTISMO), OTRAS FINALMENTE RESULTARON SER CIERTAS (WATERGATE). ¿SIGNIFICA QUE UNA TEORÍA DE LA CONSPIRACIÓN PUEDE SER PLAUSIBLE E INCLUSO LÓGICAMENTE COHERENTE, PERO LO QUE LE DA CERTEZA ES QUE CUENTA CON APOYO EMPÍRICO ABUNDANTE?

Creo que eso suena correcto. Sin embargo, muchas teorías de conspiración son bastante nebulosas y lógicamente incoherentes.

EN UN ARTÍCULO HACE REFERENCIA A ALGUNOS ESTUDIOS QUE SUGIEREN QUE LAS TEORÍAS DE CONSPIRACIÓN PARECEN REDUCIR EL COMPROMISO DE LOS CIUDADANOS CON EL GOBIERNO, BÁSICAMENTE GENERAN APATÍA; EN ESTE SENTIDO, ¿CUÁLES SON LAS CONSECUENCIAS DE CREER EN TALES TEORÍAS MAYORMENTE NEGATIVAS?

Sí. Aunque estoy segura de que las teorías de conspiración tienen algunas consecuencias positivas; por ejemplo, aumentan la transparencia y abren temas para el debate, además de servir para responsabilizar a las élites por sus acciones, y quizás incluso promover acciones colectivas contra presuntos conspiradores. Sin embargo, en la actualidad no hay suficiente evidencia empírica para respaldar estas afirmaciones.

¿QUÉ ELEMENTOS AÚN NO SE HAN EXPLORADO EN ESTE CAMPO DE ESTUDIO? ENTIENDO QUE, POR EJEMPLO, NO SE HAN ENCONTRADO DIFERENCIAS EN CUANTO AL GÉNERO.

Creo que hay muchas cosas por explorar. Personalmente me gustaría ver más investigaciones sobre las consecuencias (tanto positivas como negativas) de las teorías de la conspiración. No parece haber diferencias de género, pero creo que esto también debe explorarse con mayor profundidad.

comments powered by Disqus