América 22/02/2017 - 12:05 a.m. miércoles 22 de febrero de 2017

Ackerman: Peña Nieto y Trump son dos cara de la misma moneda

Los mexicanos se enfrentan a una de las coyunturas históricas más duras en su historia reciente. 

  / John Ackermann
John Ackermann

Juan Alberto Cajar B.
juan.cajar@laestrella.com.pa

El nuevo presidente de EE.UU., Donald Trump, y el de México, Enrique Peña Nieto, protagonizan, en torno a un muro, uno de los enfrentamientos diplomáticos más álgidos del recién estrenado año. Sobre quién lo pagará, el futuro de los emigrantes y la repercusión del narcotráfico en la política común, habla con La Estrella de Panamá el analista político y profesor de la Universidad Autónoma de México (UNAM) Jhon Ackerman, que pone luces sobre un tablero político que preocupa a toda la región

‘Los mexicanos, sentimos la necesidad de una transformación de fondo y radical, pero no por la vía armada, sino electoral y pacífica'
 

DURANTE AÑOS, MÉXICO SE PRESENTÓ DENTRO DEL CONTEXTO DE AMÉRICA LATINA COMO UNO DE LOS PAÍSES RELATIVAMENTE MÁS ESTABLES... ¿QUÉ OCURRIÓ CON MÉXICO?

Casi todos los países de América Latina han experimentado transformaciones políticas en los últimos veinte años, mayormente hacia gobiernos progresistas o de izquierda de diferentes signos, dinámicas y de acuerdo a procesos históricos propios, de los cuales se pueden hacer lecturas positivas y negativas. Lo interesante es que estos países han procesado por la vía política el enorme descontento social a raíz de las políticas neoliberales de los años 80 y 90. México es de los pocos países que no experimentó ningún tipo de cambio, teniendo más de treinta años de un solo sistema económico, además un solo sistema autoritario paralelo. El país estuvo gobernado por el Partido Revolucionario Institucional (PRI) desde 1929 hasta que perdió las elecciones en el 2000, a esto le llaman la ‘transición democrática', realmente no existió tal transición, ni cambios políticos ni económicos, estamos estancados en un sistema de autoritarismo neoliberal. Ese es el trasfondo del enorme descontento y descomposición social en el país.

CON ESA ‘TRANSICIÓN DEMOCRÁTICA', EL PRI SALIÓ DEL GOBIERNO, ¿CÓMO SE EXPLICA SU REGRESO AL PODER EN 2012?

Es que el PRI nunca se fue, en el mismo gabinete de Vicente Fox (2000-2006), del Partido Acción Nacional (PAN), que fue el primer gobierno no-Pri, había destacadísimos ‘priistas' en altos cargos. Los gobiernos del PAN, primero Fox y luego Felipe Calderón (2006-2012) no representaron una democratización del país, hubo censura y represión. Aunque en el poder legislativo, sí llegó a haber una gran efervescencia, sobre todo el Congreso que enfrentó el gobierno de Fox.

‘Peña Nieto está dispuesto a pagar el muro, con tal de que le protejan sus intereses y de los que realmente mandan en México'.
 

¿QUÉ OCURRIÓ CON LA INSTITUCIONALIDAD DEL PAÍS DURANTE LA ‘TRANSICIÓN'?

Durante esos doce años, se debilitó la figura presidencial fortaleciéndose los poderes locales, en especial de los gobernadores de los estados, profundizándose con ello la ya existente corrupción y el clientelismo. Aún hoy, hay amplias franjas del territorio mexicano que ni llegaron a experimentar la alternancia. El hoy presidente fue gobernador del estado de México, el más poblado del país y gobernado ininterrumpidamente por el PRI desde hace 88 años; importantes ministros de su gobierno son del estado de Hidalgo, otra región con más de medio siglo de priismo en el poder. Es decir, nunca han tenido una oposición, ni les interesa la democracia, son el ‘partido-Estado' de toda la vida, esa lógica local la han mantenido en el gobierno nacional .

¿QUÉ PAPEL JUEGA EL NARCOTRÁFICO EN EL MÉXICO DE HOY?

Habría que entender que estamos hablando de un ‘narco-Estado' que, según estimados, lava 50 millones de dólares al año; hay infinidades de casos de gobernadores y jefes municipales directamente aliados con los narcotraficantes. Por ejemplo, el financiamiento de la campaña de Peña Nieto en 2012 rebasó entre diez y quince veces más el límite permitido; aún se desconoce los orígenes de ese dinero.

¿SE PUSO EN DUDA LA LEGITIMIDAD DEL PROCESO?

Esa elección del 2012 fue una especie de fraude, con compra de votos generalizada y penetración de dinero legal e ilegal que impidió que fueran unas elecciones libres y limpias. Aunque el caso no es nuevo, en 1988 se fraguó un fraude contra Cuauhtémoc Cárdenas, del Partido de la Revolución Democrática (PRD) dando la victoria a Carlos Salinas de Gortari, del PRI, también en el 2006 se impuso otro fraude, esta vez contra Manuel López Obrador, hoy del partido Morena, beneficiando a Felipe Calderón.

LA PARTICIPACIÓN DE LAS FUERZAS ARMADAS EN LA ‘GUERRA CONTRA EL NARCO' LLEGÓ CON FELIPE CALDERÓN EN 2006, ¿CUÁL ES EL BALANCE, DIEZ AÑOS DESPUÉS?

Para responder esa pregunta habría que contextualizar lo siguiente: mientras que en toda América Latina ha habido golpes militares y guerras civiles donde las fuerzas castrenses se han politizado muy fuertemente, México había sido la excepción. Esto es un legado del presidente Lázaro Cárdenas en los años 30, que institucionalizó y marginó del gobierno a los militares, y aunque las fuerzas armadas han participado en la represión política, nunca hemos tenido militares en intereses de poder político directo, por lo menos públicamente. Hoy eso ha cambiado, hay una gran presencia pública politizada de los militares, incluso amenazando al propio presidente con lenguaje encubierto. El legado de Calderón son los más de cincuenta mil soldados permanentemente en las calles de México, una combinación de los militares fuera de los cuarteles y presencia pública de los altos comandantes del ejército, generando un contexto muy peligroso. Ahora están impulsando dos nuevas leyes en el Congreso, la Ley reglamentaria del artículo 29 de la Constitución, que facilitaría al presidente decretar la suspensión de garantías constitucionales y declarar el ‘Estado de excepción', la otra es la Ley de Seguridad Interior, que permitiría a las fuerzas armadas ocuparse de tareas de seguridad pública, algo prohibido por la constitución. Peor aun cuando ellos están muy cercanos a Washington, siendo parte del NorthCom (Comando Norte de los EE.UU.), creado durante el gobierno de Fox y que coloca a México en el perímetro de defensa de EE.UU..

¿CÓMO PUEDE TERMINAR ESTA GUERRA CONTRA EL NARCOTRÁFICO?

Es una guerra que no se puede ganar, por lo menos no como se está llevado hasta ahora. Por ejemplo, EE.UU. dejó de luchar contra la marihuana, la ha legalizado en doce estados , igual Canadá, hay que legalizar por lo menos la marihuana, y evaluar la regulación de otras drogas. El gobierno mexicano se enfoca en atacar el transporte, aunque es solo una simulación; mientras no se combata la demanda, lo demás no tendrá efecto. Lo más absurdo es pensar que con las fuerzas militares vamos a acabar con el narcotráfico, en particular si el mayor consumidor es nuestro vecino al norte; además, cuando hay demanda, en el sistema capitalista hay muchos incentivos para llenarla.

EL PAPEL DE LOS ‘NARCOS' EN LA POLÍTICA HACE PREGUNTAR ¿QUIÉN MANDA EN MÉXICO?

En México hay unos catorce multimillonarios, los dueños de las grandes concesiones públicas, de las minas, telecomunicaciones, emporios mediáticos y del petróleo. Ellos son los que realmente controlan el país, además todos esos grandes multimillonarios tiene a sus familias y sus hijos viviendo en los EE.UU., no ven a México como algo importante para defender, lo miran simplemente como un escenario más para sus inversiones. Es muy simbólico que en medio de esta crisis con EE.UU., quien sale a dar una conferencia de prensa, que no es común, es el señor Carlos Slim, ocupando toda la atención de los medios para decir que ‘debemos de confiar en el país y en Peña Nieto'. Básicamente llegó para estabilizar la situación ante un presidente muy débil, por eso entra a echarle la mano a su ‘empleado' Peña Nieto. Y claro, luego tienes a los empresarios informales, los narcotraficantes, como ‘El Chapo' Guzmán, que a pesar de que está en los EE.UU. por petición de Trump, sus negocios no han sido desmantelados en absoluto; continúan intactos.

USTED HA DICHO QUE TRUMP Y PEÑA NIETO TIENEN LA MISMA VISIÓN DE SEGURIDAD FRONTERIZA ¿A QUÉ SE REFIERE CON ESO?

Los dos coinciden en su interés común por los negocios propios y el flujo de capitales sin el correspondiente flujo de migrantes; además, tienen esa misma lógica de ver a la sociedad desde arriba, desde el poder. Peña Nieto no se ha destacado en lo absoluto en su defensa de los mexicanos en los EE.UU., ni por el respeto a la soberanía, tampoco reclamó por las deportaciones masivas del expresidente Obama, que deportó a tres millones de personas de las cuales dos millones eran mexicanos. A Peña le interesa más los grandes negocios, y si Trump le asegura certeza para los negocios de sus amigos y los que mandan en México, estarán tranquilos, felizmente sacrifica el asunto del muro y los migrantes en EE.UU.. Es igual que Trump, él dice que defiende a los trabajadores y a las personas humildes que perdieron sus trabajos, pero elige de secretario del Tesoro a Steven Mnuchin, un ejecutivo de Goldman Sach que representa a la voracidad de Wall Street; es un doble discurso para los dos.

¿USTED HA DICHO QUE ‘EL CHAPO' FUE EXTRADITADO A SOLICITUD DE TRUMP?

Fue un mensaje de Peña Nieto al gobierno de Trump, normalmente los procesos judiciales no se resuelven de acuerdo a los tiempos políticos. En nuestro país tenemos leyes que prohíben la extradición a una nación que tenga la pena de muerte o donde eventualmente pueda serle impuesta dicha pena. Es una regla básica de civilización, pero como en este aspecto los EE.UU. no es un país civilizado, ellos asesinan a sus presos, aunque sea legalmente, esto es un obstáculo serio para extraditar. Su entrega tan expedita es un acto desesperado de Peña Nieto, para que Trump no corte las relaciones empresariales de los que mandan en México. Él ya no tiene el apoyo de su pueblo, su impopularidad le impide dialogar o interactuar con su gente, antes tenía el apoyo absoluto del expresidente Obama, y ahora necesita el apoyo de Trump. Peña Nieto está dispuesto a firmarle el cheque para pagarle el muro a Trump, buscando que no cancele el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (NAFTA, por sus siglas en inglés), protegiendo sus intereses, por eso se comporta de manera tan servil, aceptando todas las burlas a los mexicanos.

¿EL NAFTA ES EL PRÓXIMO OBJETIVO DE TRUMP?

Trump camina hacia su eliminación, el tratado permite la retirada de alguno de sus miembros. Él lo mencionó durante su campaña, aunque llama la atención que no lo haya hecho aún, como sí lo hizo con el Acuerdo Transpacífico. Trump irá por los acuerdos bilaterales, ya Canadá dio por muerto el NAFTA.

¿MÉXICO GANA O PIERDE CON EL FIN DEL NAFTA?

El presidente Gortari firmó el NAFTA en 1992, prometió que ese tratado iba a convertir a México en un país del ‘primer mundo' casi de un día para otro como el ‘gran socio' y hermano de los EE.UU.. Lo que ocurrió fue lo contrario, nos convertimos en el sirviente de los EE.UU., el libre comercio ha sido desastroso en términos de destruir el campo, fragmentar totalmente la economía nacional, la aniquilación de los pequeños comercios, pequeña industria, el saldo es negativo en estos veinticuatro años de NAFTA, somos hoy un apéndice más de la economía norteamericana. El vínculo es tal, que si Trump mañana rescinde el tratado, el peso sufriría una devaluación fuertísima, más de lo que ya está. Se generaría una crisis económica muy dura, desempleo generalizado y una migración masiva hacia EE.UU., por eso no lo ha hecho Trump, por eso quiere primero construir el muro para luego desenchufar a México. Ahora, la salida del tratado a corto plazo sería negativa, pero a mediano y largo plazo sería muy favorable porque obligaría a México a voltear su mirada al sur; nos beneficiará más tener un poco más de orgullo y fortaleza nacional, invertir en México y Latinoamérica.

TRUMP ESTÁ CUMPLIENDO SU PROMESA DE PONER EN LA MIRA A MÉXICO, ¿CUÁL SERÁ LA RESPUESTA DE LOS MEXICANOS?

Todo esto ha tocado una fibra muy sensible entre los mexicanos, está creciendo un movimiento de boicot a los productos de EE.UU.. La duda es cómo se va a canalizar esto políticamente, porque el gobierno de Peña Nieto está queriendo utilizarlo para tratar de recuperar la legitimidad perdida, haciéndose pasar por el ‘gran defensor de los mexicanos' con patrioterismo vacío. La esperanza es que ese orgullo nacional pueda generar una fuerza para un cambio interno que saque a los corruptos que son los responsables de la situación de México.

2018 ES UN AÑO ELECTORAL, ALGUNOS COLOCAN A ANDRÉS LÓPEZ OBRADOR COMO LA FIGURA QUE PODRÍA RECOGER ESE DESCONTENTO...

Pienso que sí, López Obrador ya fue candidato en 2006 y 2012, está primero en las encuestas y ya está cosechando esta situación de indignación. Hay que entender también el nacionalismo mexicano, este es muy cosmopolita, es un nacionalismo ‘sui generis', muy sincrético a partir de una mezcla de culturas, razas y con un enfoque muy internacional. Creo que esa tradición está más representada en López Obrador, él canaliza y utiliza el discurso, el lenguaje de ese histórico sentido de nación en México.

SE RECUERDA AL MÉXICO DEL SIGLO PASADO, SOLIDARIO Y COMO REFUGIO DE PERSEGUIDOS POLÍTICOS EN EL MUNDO, ¿QUÉ OCURRIÓ CON ESTO?

México ha tenido una larga tradición de independencia en materia de política exterior y solidaridad con diferente pueblos, esto viene desde antes, Lázaro Cárdenas, nuestro presidente más internacionalista, expresó una solidaridad real con el Gobierno Republicano durante la Guerra Civil Española, fue de los países que mandaron buques y armas para defender a los republicanos de los fascistas de Francisco Franco, mientras EE.UU. y Francia le daban la espalda, luego al finalizar la guerra, recibe miles niños y refugiados huyendo de la dictadura franquista. De allí en adelante, recibimos muchos refugiados políticos de toda América Latina, que se encontraba plagada de dictaduras sanguinarias; México fue de los pocos países que en los 60 no rompió relaciones con Cuba, cuando EE.UU. dio la orden de romper todas las relaciones con la isla, luego del triunfo de la revolución en 1959. Esa solidaridad se terminó de desvanecer a partir de la ‘transición del 2000', ha habido una gran traición a esa tradición latinoamericana, sustituida por una plena integración económica, política y sobre todo de asimilación cultural a EE.UU.. México es el segundo país del mundo (después de EE.UU.) con la mayor cantidad de Wallmarts, los Starbucks nos están asaltando en cada esquina, por eso la idea del boicot es tan atractiva para los mexicanos, porque hemos vivido una andanada de ataques en materia cultura desde el norte. Lo mismo con respecto a Centroamérica, por ejemplo guatemaltecos y mexicanos eran grandes hermanos, pero ahora los guatemaltecos nos ven con mucho resquemor porque los mexicanos los han maltratado mucho, principalmente a los migrantes. Peña Nieto ha construido su propio muro en el sur, mucho antes ya estaba aplicando las políticas antimigratorias de Trump, sobre todo contra los centroamericanos, México hoy está haciendo el trabajo sucio a EE.UU..

EN PROTESTAS RECIENTES LOS JÓVENES EVOCABAN A LA ICÓNICA REVOLUCIÓN MEXICANA, COMO SÍMBOLO DE TRANSFORMACIÓN PROFUNDA. ¿ES LO QUE NECESITA MÉXICO?

Creo que el cambio ya está avanzando, los mexicanos sentimos la necesidad de una transformación de fondo, aunque no se busca la vía armada. En el país se apuesta realmente por el cambio a través de la vía electoral y pacífica. México necesita una cambio social masivo, la gran esperanza podría estar en las elecciones de 2018. De las opciones yo destaco a López Obrador, podría representar ese cambio, pero no tanto por él como persona, sino por el movimiento, su llegada implicaría un rompimiento de muchos pactos de complicidad, de corrupción que no se han movido; sería un paso necesario, no porque un presidente vaya a transformar las cosas por él mismo, sino porque sería insertar a alguien que no pertenece a estas redes de corrupción, de narcotráfico y de fraude, en sí implicaría una increíble apertura histórica, oxígeno para la sociedad.

comments powered by Disqus