Cine 12/05/2017 - 12:03 a.m. viernes 12 de mayo de 2017

Vuelve el terror alienígena

Ridley Scott presenta ‘Alien: Covenant‘, una nueva historia en que una amenaza desconocida ataca una nave espacial y surge una nueva heroína

  /

Anterior Siguiente

Redacción La Estrella de Panamá
periodistas@laestrella.com.pa

A lien Covenant busca recapturar la misma atmósfera de un peligro y terror constantes, y ofrecer al mismo tiempo nuevas percepciones que podrían añadir riqueza y profundidad a la más vasta mitología de Alien. ‘Me vino a la cabeza que nadie había hecho la pregunta de quién hizo esto y por qué. Podías contestar que la inventaron monstruos del espacio exterior, dioses del espacio exterior, ingenieros del espacio exterior. Y no fue así', dice el director Ridley Scott, prometiendo respuestas.

La película empieza con una misión pacífica diseñada para llevar a la humanidad a una colonia que se encuentra entre las estrellas. En la nave espacial - colonia Covenant hay parejas que poblarán el planeta Origae-6, junto con docenas de embriones, para ayudar a establecer una comunidad nueva. Entre los miembros de la tripulación encargados de protegerlos se encuentran: el capitán Branson (James Franco) y su esposa, Daniels, jefa de operaciones de terraformación (Katherine Waterston); el segundo al mando Christopher Oram (Billy Crudup) y su esposa bióloga Karine (Carmen Ejogo); los pilotos bulliciosos Tennessee (Danny McBride) y Faris (Amy Seimetz); el jefe de seguridad, sargento Lope (Demián Bichir) y su segundo de a bordo y marido, sargento Hallett (Nathaniel Dean). También alguien que no es humano, Walter (Michael Fassbender), un ser sintético quien se encarga de vigilar mientras los pasajeros permanecen encerrados en crio-sueño hasta que lleguen a su destino.

‘La película se desarrolla a un ritmo desenfrenado. No hay tiempo para que los personajes procesen lo que está sucediendo.
 

Una explosión estelar penetra la nave y Walter se ve obligado a despertar de manera prematura a la tripulación. Una falla mecánica atrapa al capitán en su cámara de híper-sueño y sufre una muerte brutal. El incidente deja a Oram, un hombre de profundas convicciones religiosas, a cargo.

Daniels busca consuelo en la compañía de otra figura solitaria de la nave, Walter, la siguiente evolución de David, el ser sintético interpretado por Fassbender, que apareció en Prometheus. A pesar de su programación, la relación de Walter con Daniels es compleja y está teñida con indicios de afecto.

Una vez que el Covenant intenta reagruparse del desastre, se ven sorprendidos de nueva cuenta. Tennessee está afuera de la nave reparando las velas de energía, cuando escucha un mensaje críptico que suena como lo que podría ser una llamada de auxilio. La tripulación rastrea la transmisión a un planeta cercano, y Oram, decide cambiar el rumbo de la nave hacia la señal.

Daniels, Oram, Karine, Walter y Faris, entre otros, se dirigen a la superficie del planeta en la nave Lander.

Al maniobrar a través de la tormenta, la nave sufre daños, pero el equipo aterriza de manera segura en el planeta, sólo para descubrir unos paisajes imponentes y majestuosos. Pero hay algo inquietante con respecto al magnífico terreno —el ambiente es muy silencioso. ‘El planeta es maravilloso y espectacular, y, a escala, algo amenazador', explica Scott. ‘El planeta es un planeta muerto, es una casa embrujada. No hay forma de vida excepto las plantas y los árboles. No hay animal alguno'.

Mientras Faris se queda cerca del Lander para hacer las reparaciones necesarias, Karine, acompañada por el cabo Ledward (el actor australiano Benjamin Rigby), un escolta de seguridad, se atreve a tomar muestras biológicas. Su viaje hacia un paisaje cada vez más inusual sale tremendamente mal —Ledward, de manera inexplicable, sufre una terrible enfermedad, y Karine lucha por llevarlo de inmediato a la bahía médica del Lander. Cuando Ledward y Karine llegan a la enfermería se desata el infierno. De lo que Karine es testigo bajo las brillantes luces fosforescentes es del horrible nacimiento del una encarnación alienígena.

‘Es el primer momento auténtico en el que se les recordará a las audiencias del pavor que hemos llegado a asociar con las películas de Alien', dice Ejogo. ‘Puedes sentir que algo se ha puesto en marcha que está tan lejos de nuestro entendimiento, que será aterrador'.

Las cosas se salen rápidamente fuera de control una vez que la bestia arrasa a través del Lander, amenazando todo lo que se topa en su camino. La tripulación se encuentra en aprietos para cuando llega la ayuda en forma de una figura misteriosa, quien parece tener algo de control sobre las especies depredadoras. El salvador inesperado resulta ser David de la nave Prometheus, quien ha estado varado en aislamiento durante casi una década, y ciertamente se ve con una pobre condición física.

David encabeza a los aterrados exploradores al refugio de una ciudad abandonada, pero cada minuto que pasa representa una amenaza nueva. La tripulación del Covenant deberá llevar a cabo una misión de rescate osada si quieren que alguna de sus almas escape. Al apelar a su heroína interna, Daniels se hace cargo en tierra. ‘La película se desarrolla a un ritmo desenfrenado', comenta Waterston. ‘No hay tiempo real para que los personajes procesen lo que está sucediendo. Todo mundo se ve forzado a actuar'.

Waterston, como sucesora de Sigourney Weaver se centró en darle un lugar a Daniels en el legado más amplio de las heroínas de Scott. ‘Ridley es un director que siempre ha representado a la mujer de una manera honesta y creíble; siempre se ha sentido atraído hacia ese tipo de personajes', comenta Waterston. ‘Daniels es el tipo de persona que, ante la crisis, es más lúcida. Una vez que los eventos de la película se desarrollan, es capaz de funcionar y pensar claramente en esos momentos de crisis. Para mí fue más fácil identificarme con ella cuando se da cuenta que es capaz y valiente, en vez de que haya nacido lista para el combate. No conozco a nadie así'.

Alien: Covenant para mí, es en muchas maneras como la primera Alien ', comenta Fassbender. ‘Es cruda y oscura, y desde el principio, cuando el Covenant choca contra la tormenta espacial, se ponen en marcha una serie de eventos que no se detiene hasta el último encuadre. A diez minutos de comenzado el filme, se vuelve implacable'.

comments powered by Disqus