Cine 17/02/2017 - 12:00 a.m. viernes 17 de febrero de 2017

¿Cuál es la enfermedad?

‘La cura siniestra' contiene ideas del propósito de la vida

  /

Anterior Siguiente Fotos Previas Fotos Próximas

Redacción La Estrella de Panamá
periodistas@laestrella.com.pa

Del visionario director Gore Verbinski, La cura siniestra es un thriller psicológico aterrador y alucinante. Dane DeHaan interpreta a Lockhart, un corredor de bolsa decidido, que es enviado por su despacho a un remoto spa medicinal, ubicado en los Alpes. La misión de Lockhart es rescatar al director general de la compañía, Pembroke (Harry Groener), paciente del spa, quien ha dejado dicho a su personal que no tiene intención alguna de regresar a Nueva York.

Lockhart llega al apacible sanatorio, donde los residentes están recibiendo supuestamente una cura milagrosa. No obstante, parece que, de hecho, se están enfermando más. Conforme investiga los secretos siniestros y desconcertantes detrás del spa, conoce a una joven, la hermosa y arrebatadora Hannah (Mia Goth), quien también se encuentra internada. De igual manera, tiene la oportunidad de conocer a otra paciente, la excéntrica Sra. Watkins, interpretada por Celia Imrie, quien ha hecho algo de investigación por su parte.

Al poco tiempo, el director de la institución, el Dr. Volmer (Jason Isaacs), le diagnostica a Lockhart la misma condición que tienen los otros pacientes, por lo que queda atrapado en el refugio alpino. Lockhart comienza a perder la cordura y tiene que soportar pruebas inimaginables durante el transcurso de su propio ‘tratamiento'.

Jason Isaacs (Lucius Malfoy en los filmes de Harry Potter , Black Hawk Down , Armageddon , The Patriot ) es convenientemente perverso como el encantador y enigmático Dr. Volmer.

Sus pacientes parecen gozar de felicidad, pero, ¿por qué no mejoran? Además, ¿qué sucede detrás de las puertas de su extraño hospital? Volmer arrastra a Lockhart (Dane De Haan) hacia su telaraña siniestra y le hace ver al joven corredor de bolsa que necesita tratamiento.

‘Volmer puede o no ser malvado, o quizás y sea un hombre que se topó con el secreto a la felicidad. Está en Lockhart averiguarlo', comenta Isaacs.

‘Volmer tiene una obsesión extraña con el barón que fue el primer dueño del castillo que alberga el instituto. En el pueblo local existen historias extrañas acerca de los experimentos que el barón realizó con miembros de su familia. También hay algo incómodo acerca de la obsesión de Volmer con la pureza —todo en el sanatorio es blanco y estéril.

El filme es un tipo de misterio', añade Isaacs. ‘Es un viaje divertido, siniestro y macabro. Cuando leí el guión, tuve la misma reacción que espero tengan las audiencias cuando la vean: sólo quería saber qué iba a suceder. No estaba del todo seguro quién estaba haciendo qué; si Lockhart estaba loco o era un provocador, o si el instituto que Volmer dirige era Shangri-La o un culto diabólico'.

Cuando Lockhart llega al sanatorio de Volmer, supone que su misión será sencilla: hablará con Pembroke, su jefe, y lo convencerá de que regrese con él a Nueva York. Pero Pembroke no quiere irse. Nadie se va.

Conforme se desarrolla la trama, experimentamos la ansiedad creciente de Lockhart. Ante el peligro de perder la cordura, ¿en quién puede confiar? Lockhart acepta someterse a un tratamiento administrado por el doctor y su equipo.

‘Volmer es una figura autoritaria, pero al principio parece ser un tipo compasivo y bienintencionado', comenta DeHaan, ‘pero a Lockhart termina por frustrarlo bastante rápido, porque para Lockhart parece ser evidente que no le están dando lo que quería. Las cosas siguen saliendo mal, siguen interfiriendo en su camino; la relación entre Lockhart y Volmer es pasiva-agresiva, y más adelante se torna bastante agresiva'.

La cura siniestra es perturbadora y absolutamente fascinante, pero también contiene ideas del propósito de la vida, al ver la manera en como la gente con frecuencia no se toma el tiempo para examinar qué es lo que quiere en realidad para ellos mismos.

‘Me parece que la película es, de hecho, una observación acerca del bienestar', comenta DeHaan. ‘La pregunta por excelencia es: ¿Qué es la enfermedad? Quizás y la enfermedad es lo que sucede cuando te entregas a la ambición y a los deseos egoístas por obtener riqueza y querer avanzar en este mundo. Me parece que es una pregunta interesante de plantear, en especial en el mundo en el que vivimos actualmente. A final de cuentas, la gente quiere estar sana y ser exitosa', continúa DeHaan.

‘Si parece que esas cosas pudieran presentarse de manera rápida con un simple tratamiento o un truco sencillo, y esto hiciera que la vida fuera más fácil, la gente lo querría. Por eso creo que existen dietas de moda y diferentes tratamientos en el spa, que prometen hacer mejor a la gente o curarlas. Pero cuando vas a hacerte estas ‘reparaciones' rápidas, ¿es en realidad lo que te están dando? Probablemente no. Algunas personas están tan sanas que no es sano. Y algunas personas son tan exitosas que es en detrimento para ellos como seres humanos, así que me parece que es acerca de encontrar el balance, y cuando ese balance es hecho a un lado, puede tener el efecto contrario al que tú quieres que tenga'.

Es un tema que Verbinski dice que está en el meollo de la película. ‘Me parece que existe toda una industria del bienestar que nos está asediando', comenta Verbinski. ‘Los pacientes en el spa medicinal de Volmer confían en que están mejorando, a pesar de que la evidencia muestra lo contrario. El sanatorio es un lugar donde líderes de la industria y oligarcas vienen por una cura; gente que hace lo que sea por ganar a toda costa', comenta el realizador. ‘Estas son personas que podrían ser vulnerables al diagnóstico del Dr. Volmer, a las que se les diga: ‘no estás bien, pero hay una cura'. Pero, de hecho, todo es un gran fraude, y es eso lo que los mantiene ahí. Estamos analizando el sentido de que existe una enfermedad que negamos aceptar que tenemos. Es quizás la enfermedad del hombre moderno, por así decirlo. Debemos, en nuestra esencia, mantener la sensación de que algo no está bien, de luchar contra la condición humana'.

El filme analiza lo que significa llevar una vida que es analizada y significativa. ‘Vemos el universo; vemos las estrellas. Nacemos en una caminadora y después podemos ser atropellados por un autobús, y me parece interesante decir, ‘espera, ¿de eso se trata todo esto?' Más que nada, lo que buscamos decir es que tienes que plantear la pregunta: ¿Cuál es el sentido de todo esto? Esa es la crisis existencial en su estado más puro. No estamos dando la respuesta en este filme, pero sí estamos diciendo: ‘quizás y sea momento de hacer una pausa, de sólo tomarnos un rato”.

comments powered by Disqus