Farándula 01/03/2018 - 5:58 a.m. jueves 1 de marzo de 2018

El plan original de Noah Cyrus era dedicarse a la equitación

El interés de la hermana menor de Miley Cyrus por la música, que constituye indudablemente el negocio familiar, surgió casi de la noche a la mañana

El plan original de Noah Cyrus era dedicarse a la equitación

Bang Showbiz
online@laestrella.com.pa

Antes de que Noah Cyrus publicara en 2016 su primer sencillo -'Make Me (Cry)'-, la joven de entonces 16 años era la gran desconocida del popular clan artístico y la única de sus cuatro hermanos que no había dado señas de querer probar suerte de una manera u otra en el mundo del entretenimiento. De hecho, antes de que la genética acabara imponiéndose y encaminando sus pasos a la industria de la música, los planes de Noah pasaban por dedicar todos y cada uno de los minutos de su tiempo a su gran pasión: los caballos.

"Lo único que me importaba era montar a caballo. No me importaba lo más mínimo lo que hicieran mis hermanos. Que los demás quisieran ser cantantes me era indiferente. Así que básicamente eso es lo que hice: me dediqué a montar a caballo cada día hasta que 'Make Me (Cry)' se cruzó en mi camino. Hasta ese momento lo único que me motivaba era la equitación", ha confesado la intérprete en una entrevista a la revista NME, durante la que se muestra vaga y poco precisa a la hora de explicar cuáles fueron las razones que le llevaron a cambiar de opinión y rendirse a la tradición familiar.

"La verdad es que no estoy segura de qué sucedió, solo sé que hubo un momento en que me enamoré de cantar. Probablemente fue cuando empecé a escuchar a Ben Howard y su disco 'I Forget Where We Were'. Me enamoré de ese álbum y a su vez, ese álbum me hizo enamorarme de la idea de cantar".

Antes incluso de publicar su single debut, Noah ya sabía que las comparaciones con su hermanísima Miley Cyrus eran inevitables: no solo porque compartieran apellido y estilo musical, sino porque ella también estaba comenzando su carrera a una edad temprana, aunque no tan joven como la antigua estrella Disney. A estas alturas, la joven promesa ya ha hecho las paces con la posibilidad de que jamás salga de la sombra de la irreverente estrella, en parte debido a que considera que hay posibilidades mucho peores.

"Es algo molesto, pero no me enfada. Para mí esos comentarios no tienen sentido, pero tampoco es que me importen. Siempre he tenido muy claro cuál era mi identidad, y lo que dijeran los demás me resultaba indiferente. Era consciente de que nos compararían y todo eso, pero no permití que el miedo a que lo hicieran se interpusiera entre mí y mi deseo de hacer música", asegura.

Respecto a la posibilidad de que Miley y ella se animen algún día a realizar una colaboración, Noah coquetea en secreto con una idea incluso mejor: "Llevo mucho tiempo diciendo que deberíamos hacer un álbum navideño de la familia Cyrus. Todos hemos hablado de la posibilidad de trabajar juntos, y creo que a nuestros fans les encantaría".