Farándula 09/09/2017 - 1:11 p.m. sábado 9 de septiembre de 2017

Miranda Kerr y Orlando Bloom siempre serán amigos

Aunque la modelo contrajo matrimonio hace unos meses con el empresario Evan Spiegel, sigue deshaciéndose en halagos hacia su exmarido

Miranda Kerr en el fashion show de Louis Vuitton, París, 2016. / Shutterstock
Shutterstock

Miranda Kerr en el fashion show de Louis Vuitton, París, 2016.

Bang Showbiz
online@laestrella.com.pa

Este verano la modelo Miranda Kerr se convirtió en la flamante esposa del multimillonario y fundador de Snapchat Evan Spiegel, un título que sustituye a los de exmujer de Orlando Bloom o antiguo ángel de Victoria's Secret que seguían atribuyéndosele. Su cambio de estado civil no ha afectado, por otra parte, a su discurso acerca de su primer marido, con quien forma una de las parejas de divorciados mejor avenida de la industria del entretenimiento, con permiso de Gwyneth Paltrow y Chris Martin.

A día de hoy, la guapa australiana sigue sin tener ningún reparo en hablar del actor en sus entrevistas o en explicar cuáles fueron las razones que les llevaron a seguir caminos separados a pesar de que tuvieran un hijo en común -Flynn- y de que desde el exterior parecieran el matrimonio perfecto: guapos, ricos y famosos.

"Fue lo correcto, lo que debíamos hacer: entre nosotros no conseguíamos sacar a relucir lo mejor del otro. No hay ningún tipo de hostilidad entre nosotros, siempre seremos amigos", asegura con naturalidad la maniquí en la revista The Edit, cuya portada adorna.

Sobre su joven marido -les separa una diferencia de siete años-, Miranda insiste en que están hecho el uno para el otro, ya que ella le obliga a dejar de lado su obsesión por el control y sus rígidos horarios.

"Es un hombre de 50 años atrapado en un cuerpo joven. Yo soy más espontánea, soy la que digo: ¡vamos a hacer esto! Él siempre quiere planearlo todo", explica divertida.

Aunque para ser exactos, el empresario también ha influido en el carácter de la modelo. Gracias a él, se decidió a dejar de trabajar para tercera personas y fundar finalmente Kora, una compañía de productos de belleza y cuidado de la piel. Esta aventura profesional ha relegado su trabajo sobre las pasarelas a un segundo plano, algo que por otra parte tampoco le apena demasiado.

"Llevo 20 años trabajando como modelo, ya no es mi prioridad. Ahora, cuando se me presenta una nueva oportunidad, lo primero que pienso es si es lo mejor para mi familia y si afectará negativamente a Kora. Si pasa esos dos requisitos, y se trata de algo que tenga lugar en Los Ángeles, entonces acepto".

comments powered by Disqus