Farándula 17/05/2018 - 12:00 a.m. jueves 17 de mayo de 2018

‘La chica de medidas perfectas no existe'

La diseñadora venezolana Nabel Martins llega al país para presentar su nueva colección ‘Tiempo', inspirada en las virtudes del género femenino

  /

Anterior Siguiente

Ivette Leonardi
ivette.leonardi@laestrella.com.pa

Más allá de las pasarelas, las fiestas, los aplausos, la moda es un idioma: transmite, captura, seduce. Es creatividad con personalidad. Invoca texturas, encajes y colores que si se tiene la destreza de combinarlos desembocan, casi siempre, en glamour y sobriedad. Y es este el talento de Nabel Martins, una diseñadora venezolana que ha llegado a Panamá para presentar hoy, en el restaurante Cabana, su nueva colección: ‘Tiempo', inspirada en la eternidad de la mujer y su feminidad. ‘Esta apuesta es dedicada a las mujeres que no somos fugaces... esas mujeres que dejamos un legado a través de nuestras acciones', dice.

Nabel es una artesana de hilos y buen gusto, ajustada a un mundo real y sin idealismo: una diseñadora que fusiona el talento con la realidad social, la intención, el emprendimiento, sin extravagancias ni egocentrismo. ‘La chica de 1.80 (refiriéndose a la altura promedio de una modelo) y 90, 60, 90 no existe', apostilla. Y es que para la diseñadora la moda es más que un escudo estético: es una voz de identidad.

‘Esta colección se inspira, específicamente, en mujeres reales: piezas auténticas que se combinan entre sí. Perdurables en el tiempo', explica Martins, con ese acento dulzón característico de su región.

Sin perder su olfato sofisticado con el que asume el universo de los textiles y el éxito, afirma que ‘el mercado de la moda necesita más variedad y que el mundo necesita cambiar', afirmación que resalta con vehemencia porque para ella la moda llegó para quedarse y revolucionar el género. ‘Pretendo que por medio de nuestras experiencias y de nuestra voz (la moda) podamos ayudar a mis mujeres, impulsarlas a sentir seguridad en ellas mismas. Despertarles esa fuerza para avanzar en un mundo tan salpicado de prejuicios', suspira.

Graduada en las escuelas de Brivil, en Caracas, y Central Saint, en Londres -centro británico cuyos egresados son Stella McCartney, Hussein Chalayan, Paul Smith, John Galliano, o Alexander McQueen, y también actores como Pierce Brosnan John Hurt y Antonio Banderas- Nabel Martins decidió convertir su oficio en nombre de mujer, siendo el género de su patria su inspiración. ‘Las mujeres caraqueñas se distinguen por su buen gusto a la hora de vestir. Además, son trabajadoras, madres, amigas, guerreras, ejecutivas... Qué más referente en mi vida que la propia mujer venezolana', cuenta Martins, que de niña soñaba en ser instrumento para el servicio de las féminas.

Personalidades de la televisión han lucido diseños de Martins. Uno de los casos más emotivos para la artista tuvo lugar cuando la presentadora de ‘Café CNN', Alejandra Oraa, durante la edición de los premios Emmy en 2016, desfiló, con orgullo, una pieza color ocre de su compatriota.

Unos cuantos dicen que la moda es frivolidad, vanidad..., pero hay quien afirma que ‘la industria de la confección se sitúa en el centro de la creatividad y es el mejor espejo de la sociedad y su cultura'. Arte o no, seduce a la mayoría del género. Y es lo que Martins se atrevió a usar como medio de transformación. ‘Cada quien deja su esencia y su herencia dependiendo del estilo que cada quien imprima', sentencia.

comments powered by Disqus