Farándula 07/02/2018 - 6:41 a.m. miércoles 7 de febrero de 2018

Alexander Skarsgard arremete contra el sexismo imperante en la meca del cine

El actor ha reflexionado sobre lo anacrónico de que sigan existiendo "desagradables" diferencias de trato entre hombres y mujeres

Alexander Skarsgard / Shutterstock
Shutterstock

Alexander Skarsgard

Bang Showbiz
online@laestrella.com.pa

Que el sexismo y la discriminación hacia las mujeres siguen formando parte de la cultura laboral imperante en Hollywood -y en cualquier otro entorno profesional- es algo de sobra conocido y especialmente notorio desde que empezaran a destaparse los indignantes casos de acoso y abusos sexuales protagonizados por algunas de sus figuras de mayor referencia. 

Sin embargo, para el actor Alexander Skarsgård ese trato degradante que sufren con frecuencia sus compañeras de la industria no va asociado únicamente a las altas esferas, ya que él mismo ha sido testigo de cómo muchas de sus amigas han tenido que sortear obstáculos adicionales para consolidarse en su profesión debido única y exclusivamente a su sexo.

"Es evidente que existe un trato diferenciado para hombres y mujeres en el mundo del cine, que es injusto y las perjudica a ellas. Lo sé porque tengo muchas amigas actrices que lo han sufrido, y me parece algo muy desagradable. No es un problema específico de Hollywood, es algo presente en muchos otros sectores profesionales, donde los hombres creen tener más derechos", ha explicado el actor sueco a la edición británica de la revista Elle.

Por ello, el intérprete de series tan exitosas como 'Big Little Lies' y 'True Blood' no podría estar más satisfecho con las muestras de fuerza y coraje que está exhibiendo el colectivo femenino -especialmente desde la llegada al poder de Donald Trump- al denunciar abiertamente las injusticias sufridas y exigir transformaciones significativas que conduzcan de forma efectiva a la tan ansiada igualdad.

"Creo que estas mujeres son muy valientes al hablar alto y claro de lo que ocurre, y ese es el primer paso que hay que dar para empezar a cambiar las cosas. Yo soy cien por cien feminista y, afortunadamente, vengo de un país muy progresista. En el ámbito de la igualdad de derechos, creo que Suecia está muy por delante de otros muchos países", ha sentenciado.