Curiosidades 06/03/2018 - 9:54 a.m. martes 6 de marzo de 2018

Los jardines más impresionantes del mundo

Las cualidades de estos sitios formados con plantas y flores los han convertido en atractivos turísticos

Keukenhof / Shutterstock
Shutterstock

Keukenhof

Anterior Siguiente

Keila E. Rojas L.
krojas@laestrella.com.pa

Para los amantes de la naturaleza y para aquellos que les interesa conocer lugares diferentes, los jardines son sitios atractivos que no se deben dejar de visitar. Su mezcla de olor y color combinada con exuberantes paisajes y en ocasiones minuciosos diseños arquitectónicos, los convierte en sitios especiales.

No en vano, los jardines más hermosos del mundo son atractivos turísticos. Estos son algunos de los más impresionantes.

Jardín Keukenhof, (Jardín de la cocina), ubicado entre las localidades de Lisse y Hillegom, Holanda. Según abc.es es el mayor jardín de Europa. Se extiende a lo largo de 32 hectáreas donde conviven más de siete millones de tulipanes, narcisos, jacintos y bulbos en flor.

Sus pabellones exhiben más de treinta exposiciones de plantas y flores y numerosas obras de arte entre las flores.

Keukenhof, reconocido a nivel mundial por cultivar los tulipanes tan característicos de Holanda, se puede visitar desde finales de marzo hasta mediados de mayo.

Los jardines de Suzhou ubicados en la la provincia de Jiangsu (China) “están considerados como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco desde el año 1997 y fue ampliado en el 2000”, señala listas.minutos.es.

Este conjunto de nueve jardines recrean paisajes en miniatura con elementos naturales como las rocas, las plantas y el agua.

Los jardines Butchart en Canadá, llevan el apellido de su creadora, Jennie Butchart. “El primer jardín fue iniciado en 1904 por Jennie Butchart, quien comenzó a embellecer la antigua cantera de piedra caliza que había sido explotada por su esposo para su empresa cementera”, indica butchartgardens.com/es. Agrega que Butchart “comenzó con unas pocas plantas de guisantes o arvejas y algunos rosales, los Jardines Hundidos se han convertido en el punto focal de los visitantes”.

Actualmente son cinco jardines entrelazados por distintos senderos que muestran más de 700 variedades de plantas.

Por más de un siglo, la familia Butchart se ha dedicado tanto a la horticultura como a la hospitalidad, y así continúan recibiendo alrededor de un millón de personas cada año. En el 2004, los Jardines Butchart fueron reconocidos como Sitio Histórico Nacional de Canadá. Los jardines de 22 hectáreas están abiertos todo el año.

“El jardín tropical Nong Nooch es una explosión floral que comenzó su aventura en 1954, cuando el señor Pisit y la señora Nong Nooch compraron una finca en Pattaya, Tailandia, para plantar árboles frutales”, detalla abc.es.

Nong Nooch está lleno de casas de estilo tailandés, villas, salones de banquetes, restaurantes y piscinas. En el lugar hay orquídeas, bromelias, palmeras, buganvillas, bonsais y jazmines.

En la selva de la Sierra Madre Oriental, en México, se esconde el Jardín Escultórico de Edwar James. Fue creado por Edward James, excéntrico poeta, artista británico y mecenas del movimiento surrealista.

Según detalla laspozasxilitla.org.mx, “la arquitectura de Las Pozas representa un conjunto artístico y escultórico surrealista inspirado tanto en las orquídeas como en la vegetación de la Huasteca Potosina. Combina elementos representativos del movimiento surrealista en el cual Edward James se encontraba inmerso. Se trata de un Shangri-la, fusión entre lo orgánico y lo artificial, entre la selva y el concreto, que fusiona los dos mundos en uno solo”.

El origen de Las Pozas se remonta a 1947, cuando Edward James (quien vivía en una especie de semiexilio en los Estados Unidos), adquirió una plantación de café cerca de Xilitla, San Luis Potosí, registrándola a nombre de Plutarco Gastélum.

Durante los primeros años, Edward James destinó el área de Las Pozas como plantación de una fabulosa colección de orquídeas y como hogar de diferentes especies de animales exóticos (venados, ocelotes, serpientes, flamencos y otras aves).

En 1962, después de una helada sin precedentes que destruyó gran parte de la plantación, Edward James dio inicio a la construcción del jardín escultórico que se conoce actualmente.

Los jardines del Palacio de Versalles ocupan parte de lo que fue el Domaine royal de Versailles, los dominios reales del Palacio de Versalles, en el municipio homónimo de Isla de Francia.

Cubren cerca de “800 hectáreas plagado de fuentes, esculturas, cuevas y parques que reflejan el sello personal de Luis XIV, que en 1661 encargó a varios arquitectos la ampliación de los jardines del palacio”, indica abc.es.

Los jardines contienen esculturas y fuentes repartidas por toda su superficie.