Cultura 11/03/2018 - 12:00 a.m. domingo 11 de marzo de 2018

Yo soy la que soy

‘Soy la que pelea y la que se somete. Soy la que cura y la que mata. La que lucha y la que negocia. Soy todas ellas y no soy la que esperas que sea'

Mónica Miguel Franco
monicamiguelfranco@hotmail.com

Yo soy Pandora, soy la que inquiere, la que busca, la que escudriña, la que molesta, pero no te equivoques, también soy la que guarda la esperanza. La que te ofrece la Luz. Fósforo

Yo soy Lilith, soy la que no permite ser sojuzgada, la que quiere cabalgarte, la que no ceja en ser igual que su hombre. Si yo gozo, tú disfrutarás, porque yo tengo tu placer entre mis caderas. Cuando me expulsaron, la Luz se vino conmigo y con mis demonios. Lux fero.

Yo soy la Magdalena. La puta que se ofrece a tus deseos. La que deja que encadenes sus muñecas y la que se estremece de placer cuando muerdes sus hombros. Soy la que lava tus pies con su lengua y la que seca la saliva con su cabello. Luzbel.

Yo soy Hécuba, tu némesis, haré cualquier cosa por amor y haré cualquier cosa por despecho. La que te persigue en tus pesadillas, la que arrasa tu semilla, la que se condena para condenarte. Ten cuidado donde pones tus pies y tu traición. Flama.

Yo soy Lisístrata, la que te niega lo que no es tuyo. La que lucha con su coño como arma. La que se levanta y te obliga a rendirte, la que promueve la paz provocando la guerra. La que te desarma con la risa y desmonta los planes divinos. Lucero del alba.

Yo soy Hipatia, la maestra, aquella que te muestra la llama de la razón. La que discute contigo, la que te reta, la que combate el obscurantismo y el miedo fanático. Soy la que muere por defender la luz del conocimiento. Con mi sangre derramada te muestro el camino. Eósforo.

Yo soy Hécate, la triple. Soy la que te protejo en los pasos, yo te recojo en mis manos cuando llegas al mundo, entre lágrimas y sangre. Te doy la mano cuando te haces un hombre, conjuro tu miedo pronunciando tu nombre. Susurro una nana en tu oído cuando agonizas. Son mis ojos los que ves al apartar la telaraña. Estrella vespertina.

Yo soy Hela. Soy la doble. La que es perseguida y adorada. La que atemoriza y se rechaza, la que protege por toda la eternidad, la que castiga eternamente. Soy el hacha bifaz que corta el cordón de la vida y de la muerte. Enana blanca futura negra.

Yo soy la que soy y todas las que fueron. Pero nunca seré aquello que quieras que sea. No soy elegante si no lo deseo. No soy comedida si no lo siento. Me ofrezco como hetaira si deseo tu oro y me regalo a tu boca si así consigo lo que quiero. No me arrepiento, no me disculpo y no me avergüenzo. Soy la que pelea y la que se somete. Soy la que cura y la que mata. La que lucha y la que negocia. La que pare y la que aborta. La frígida y la multiorgásmica. La que ríe por todo y por nada llora. Soy todas ellas y no soy la que esperas que sea. Soy todo eso y siempre me quedará algo más por ser.

Yo no te permito, a ti ni a nadie, seas quien y lo que seas, que me etiquetes, me controles, que decidas lo que debo o no debo hacer, decir, pensar, apoyar, creer u opinar. Cuida tu lengua, tus gestos y tus improperios. Ni debo vasallaje. Ni ofrezco salvación. No pido rescate. Ni concedo tregua. No soy tu hermana de luchas. Yo elijo mis batallas, mis aliados y mis amigos.

Yo soy la que soy. Y eso se respeta.

COLUMNISTA

comments powered by Disqus