Cultura 31/01/2016 - 12:00 a.m. domingo 31 de enero de 2016

La urgencia de un “proyecto de nación”

Lucía González Duque aporta ideas para construir un nuevo concepto de nación desde los museos

Museo de la democracia, en el Tribunal Electoral. / Ed Grimaldo | La Estrella de Panamá
Ed Grimaldo | La Estrella de Panamá

Museo de la democracia, en el Tribunal Electoral.

Anterior Siguiente

Ana María Pinilla V.
apinilla@laestrella.com.pa

Cuando se creó el Instituto Nacional de Cultura (INAC) existía un proyecto de país. El objetivo era la recuperación del Canal de Panamá y la expulsión de las bases militares estadounidenses: la recuperación de la soberanía territorial. Para aquello se necesito que desde el cine, la danza, el teatro y el resto de las expresiones artísticas y folclóricas se incentivara el sentido de lo propio, unificando a todo el pueblo panameño para aquel objetivo que esgrimieron los mártires del 9 de enero. Después firmó el general Omar Torrijos, cumpliéndose las aspiraciones soberanas 31 de diciembre de 1999. Pero hoy la realidad es otra y a Panamá le urge un proyecto de país que se refleje en los museos y distintos espacios culturales para enterdernos y reconocernos. Es precisamente el tema que desarrollo Lucía González Duque, quien llegó invitada por el PNUD y la Alcaldía de Panamá para la comisión de los 500 años de la ciudad de Panamá y el Museo de la Ciudad, que se inaugurará en el 2019. Durante su corta estadía en Panamá también participó en el I Congreso de Educación y Museos

¿CUÁL FUE SU PROPUESTA EN EL CONGRESO DE EDUCACIÓN Y MUSEOS?

Hay que decir que los museos son unos dispositivos pedagógicos muy fuertes, que pueden convocar a un ejercicio pedagógico y transformador en las comunidades, ya que una de las carencias más grandes de nuestros países es la conformación de una nación.

¿A QUÉ SE REFIERE CON NACIÓN?

Es preciso entender a ‘la nación', como la construcción de un relato colectivo que nos incluya a todos, que valore la diferencia y que nos anime a ser corresponsable en las decisiones para hacernos ciudadanos. Creo que esas tareas los museos pueden cumplir muy bien desde la historia, la biología, o la historia del arte.

¿CÓMO SE LOGRARÍA ESTO A TRAVÉS DE UN MUSEO?

Hay que reconocerse y hacerse parte del mundo, hay que sentirse orgulloso de sus conocimientos originarios, de su procedencia y entender esa complejidad hermosa de la cultura que antes estaba simplificada, una historia que supere las diferencias. Para esto hay que desconstruir la historia patria, la que es la de los vencedores, una historia excluyente, antidemocrática, blanca. Es preciso abrir museos con nuevos conceptos.

¿A QUÉ TE REFIERES CON ‘DES-CONSTRUIR LA HISTORIA PATRIA'?

Creo que si leemos la historia de nuestros países, la de Colombia o la de Panamá, uno ve que hay muchos asuntos que no están narrados porque no interesan a los vencedores que se cuenten o porque el proyecto político no tuvo la capacidad de contarlo. Por ejemplo, nuestros pueblos originarios están ubicados en los museos en salas prehispánicas, eso es muy loco e ilógico porque lo originario vive entre nosotros, forma parte de nuestro presente, aportando desde todos lados... El relato histórico actual cuenta que aquí había unos indígenas, pero es incapaz de contar cómo esa cultura sobrevive entre nosotros y está viva. O de contar las tradiciones de la cultura negra... es decir, actualmente no hay un relato integrador que explique lo mestizo de nuestro pueblo.

DE PANAMÁ, ¿CUÁLES SON LOS ‘HITOS' QUE SE DEBEN CONTAR?

También pasó en Colombia con la guerrilla o los paramilitares, logramos hablarlo, ya que ningún silencio es bueno. En Panamá es interesante abordar la dominación estadounidense, la invasión, la construcción de guetos blancos, donde no podían vivir panameños. Encarar este tipo de temas también nos lleva a entender que la historia no es negra y blanca, que también tiene grises,.. Dentro de esa dominación ¿qué le ha aportado Estados Unidos a Panamá en lo cultural? Lo delicado es saber distinguir entre uno y otro.

DENTRO DEL CONGRESO, AL MENCIONAR ESTOS ELEMENTOS, ¿CUÁL ERA EL ‘FEEDBACK' ANTE LA HAZAÑA CULTURAL QUE PROPONES?

Creo que Panamá tiene la ilusión y está en el momento histórico de dejar de ser solo un gran banco o un lugar de paso, para ser por si misma una nación, para potenciarla desde todos los puntos. Aunque creo que se sigue trabajando dentro del relato tradicional y hegemónico. Existe una tensión entre mantener lo instalado, por eso hay que abrir muchas preguntas y es ahí donde entran los museos, no para contar historias, sino para construir sujetos críticos, capaces de apropiarse de su nación, defenderla y hacerse co-responsable de su historia.

¿A QUIÉNES NO LE CONVIENE QUE SE DEN ESTAS DISCUSIONES EN NUESTRAS SOCIEDADES?

A una minoría, son las que están en el poder, las elítes políticas y económicas, estas apuestan a que la diversidad no se muestre y no nos encontremos. Hay que construir un escenario democrático, donde los ciudadanos se sientan respetados, para sentirse digno y parte de una historia. Gran parte de la tragedia de la exclusión y la pobreza no es solo la limitación material sino que, tú no puedas sentir que tienes un lugar en la historia, que tu relato es importante, que tu vivencia forma parte de la realidad. Creo que el gran potencial de América Latina son las ansias de construir su lugar en el mundo y es desde la cultura que se logrará y no desde la economía, lugar donde se mantienen los privilegios de unos pocos. Todo ejercicio cultural tiene como objetivo eso, reconocernos como un bosque diverso. Cuando entendamos eso, vamos a respetar a cada ser humano y a derribar el mito de que hay unos más dignos que otros...

==========

‘Hay que desconstruir la ‘historia patria'. Ya que es la de los vencedores, con un relato excluyente, antidemocrático y blanco',

LUCÍA GONZÁLEZ DUQUE

comments powered by Disqus