Cultura 20/05/2018 - 12:05 a.m. domingo 20 de mayo de 2018

Una mentira más

La comedia de enredos ‘Una boda feliz' se presenta en el Teatro La Estación hasta el 10 de junio

  /

Anterior Siguiente

Esther M. Arjona
earjona@laestrella.com.pa

H enri de Sacy es un soltero empedernido que no tiene la menor intención de amarrarse a una relación de pareja. La pasa muy bien saliendo con todas las mujeres de las que se siente atraído. Se las ha ingeniado para llevar una vida completamente distinta a la de su padre, muy conservador y religioso, que le reprocha el no haberse preocupado por la salud de su tía, fallecida recientemente.

Es el fallecimiento de esta tía el que genera toda una conmoción en la familia Sacy. Henri se entera de que ha heredado de su tía una fuerte cantidad de dinero, pero con la condición de que contraiga matrimonio.

En un principio, Henri decide no aceptar la herencia, pero un amigo cercano le hace ver la conveniencia de un matrimonio que solo tendría que durar un año, hasta que él pudiese heredar.

Entonces, por primera vez, ve la oportunidad de un matrimonio por conveniencia y para que sus conquistas no lo rechacen, decide casarse en secreto con Dodo, quien está desesperado por salir de casa de sus padres.

Lo que ocurre en adelante no se lo imagina nadie. El hecho es que una mentira inicial va creando la necesidad de añadir otras más y, al final, nadie sabe dónde está parado. Lo paradójico es que esa primera mentira que va enredando la vida de Henri y sus amigos es también la que termina destapando una situación escondida por muchos años.

‘Una boda feliz' es la adaptación de la obra ‘Le Gai Mariage', de los autores franceses Gerard Bitton y Michel Munz, estrenada en París en 2010. Su nombre juega con la ambigüedad, ya que, en francés, la palabra ‘gai' es sinónimo de alegría y diversión y no posee las connotaciones del inglés, y que, en la actualidad, sirve para designar a todo lo relacionado con el ámbito de la homosexualidad. Y es que Henri y Dodo no estaban conscientes de hasta dónde los llevaría la mentira de su matrimonio.

A decir verdad, para la mayoría de las personas no es necesario encontrarse frente a una herencia o una situación complicada para recurrir a la mentira.

‘Mentimos para no enfrentar las consecuencias de nuestros actos, principalmente. El ejemplo más claro es el delincuente que, una vez atrapado, niega haber cometido el delito', dice la actriz y productora Isabel Pérez Burgos. ‘También mentimos para obtener algún beneficio que no nos corresponde, por ejemplo, cuando llenamos el formulario del seguro médico y negamos haber padecido una enfermedad. Mentimos diariamente al evitar herir susceptibilidades y sentimientos de otras personas. Esas son las famosas mentirillas blancas. Desde ‘no te ves gorda', hasta ‘sí creo que debes aplicar para ese puesto', cuenta.

Edwin Cedeño, director de la obra, confiesa ser un aburrido, pues no pega mentiras, pero ‘la ficción del teatro nos permite jugar con las diferentes versiones de la verdad. La mentira ayuda a salir de situaciones difíciles, muchas veces porque decir la verdad no va a servir de mucho. La mentira tiene diferentes aristas, pues hasta la verdad más escueta puede esconder otras verdades y algunos dirían que esto es mentir', asegura.

Pero una de las mayores razones por las que miente la gente es para no complicarse más. ‘A veces es más fácil salir por delante con una mentira sencilla que aceptar una verdad muy complicada. Eso va desde las parejas que no se aman, pero siguen casadas, hasta cosas tan tontas, como decir que te quedaste dormido, cuando en realidad estás deprimido y no quieres salir', asegura Pérez Burgos.

Y es que a veces se tiene miedo a quedar mal, miedo a las consecuencias y a mil cosas más. Para la también actriz, la mentira es una forma en que la compleja mente humana trata de protegerse. En cambio, Cedeño considera que más bien, se trata de un autocastigo. ‘Eso de quedar mal es muchas veces un asunto mental autoimpuesto. Aunque la sociedad o la familia nos piden ser de una manera u otra, la búsqueda de cada persona es un asunto individual', sostiene. ‘Se nos han creado patrones y conductas según grupos sociales y no cumplirlos puede ser atemorizante; sin embargo una vez que entendemos la individualidad al mejor estilo de ‘Merlí' encontraremos un poco más de felicidad', asevera.

El uso de la mentira está también ligado a una interesante situación: ‘hay personas a las que no les gusta escuchar la verdad. Preguntan opiniones y luego surgen conflictos por decir la verdad. Como todo en la vida, no se puede generalizar, pero hay casos que las buenas intenciones detrás de una verdad a medias o una mentira son totalmente válidas'.

Pérez Burgos coincide con Cedeño, pero hace una aclaración: ‘eso solo ocurre una vez en un millón. La mayoría de las veces, es mejor decir la verdad', insiste.

¿Acaso habrá ocasiones buenas para mentir? ‘Cuando una persona está en su lecho de muerte, por ejemplo. No es necesario que sepa detalles que le van a infligir dolor en sus últimos momentos. No me refiero a su propia condición, por supuesto. Pero decirle a una persona que en verdad su hijo no es su hijo, dos horas antes de morir, me parece una canallada sin propósito', responde Pérez Burgos, mientras que para Cedeño, ‘eso es un tema de cada quien. Son casos particulares en situaciones específicas. Lo contrario te podría convertir en un mentiroso o mitómano'. Y en otro caso, para que alguien mienta, se necesita la otra persona que crea las mentiras.

‘Una boda feliz' es una comedia de enredos, muy similar a las comedias clásicas romanas donde se busca un divertimento a través del teatro, explica Cedeño. ‘Pedirle otra cosa al teatro es darle otro rol más allá de una forma de expresión artística', subraya. Pérez Burgos, por su parte, cita a Moliére, que dice que la comedia en general busca corregir a través de la risa. ‘A simple vista, una comedia de enredos es solamente un divertimento. Pero si eres listo y le das un par de vueltas en tu cabeza, tiene muchas moralejas', afirma.

Para Pérez Burgos, ‘en los tiempos en los que campea la mentira, en los tiempos de la postverdad, qué mejor mensaje que recordarle a la gente que siempre es preferible ir con la verdad por delante'. Cedeño propone, por su parte, que como sociedad trabajemos la honestidad. ‘Nos hemos acostumbrado desde hace muchas décadas a vivir de mentiras en todo el sentido de la palabra. Pero, como dije anteriormente, para que exista la mentira, tiene que existir aquellos que la creen', concluye.

‘Una vida feliz' cuenta con las actuaciones de Diego de Obaldía, Hugo Víctor Rodríguez, Ángel Ramos y Carla Ameglio, con la dirección y actuación especial de Edwin Cedeño. La comedia se presenta en el Teatro La Estación, del 4 de mayo al 10 de junio, de martes a sábado a las 8:00 p.m. y los domingos, a las 7:00 p.m.

==304==========

‘Mentimos para no enfrentar las consecuencias de nuestros actos, principalmente. El ejemplo más claro es el delincuente que, una vez atrapado, niega haber cometido el delito',

ISABEL PÉREZ BURGOS

ACTRIZ Y PRODUCTORA

comments powered by Disqus