Cultura 12/03/2018 - 12:00 a.m. lunes 12 de marzo de 2018

Por una sociedad más justa y sana

La igualdad de género es una lucha que persiste a nivel mundial. Los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU buscan crear una sociedad libre de prejuicios en contra de la mujer

  /

Anterior Siguiente

Yelina Pérez S.
yperez@laestrella.com.pa

La igualdad de oportunidades, tanto laborales como en todos los planos sociales entre el hombre y la mujer, es el quinto de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) que persigue la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para el año 2030, con el objetivo de crear una sociedad más justa y sana.

En ocasión del Día Internacional de la Mujer, el pasado 8 de marzo, Banistmo y ONU Mujeres (Organización de las Naciones Unidas dedicada a promover la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres) realizaron en el país el foro ‘Igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres: avances, logros y retos', una actividad que busca lograr la equidad de género a través del empoderamiento económico de la mujer y el acceso de las mujeres a puestos directivos y de toma de decisiones en Panamá.

CONDICIONES IGUALITARIAS PARA HOMBRES Y MUJERES

Durante un diálogo con diferentes panelistas, la presidenta ejecutiva de Banistmo, Aimeé Sentmat de Grimaldo, reconoció que a través de alianzas se puede alcanzar el empoderamiento femenino, que se traduce en mejores ingresos para las mujeres y sus familias, el crecimiento económico del país y el bienestar de la sociedad.

IGUALDAD DE GÉNERO

¿Qué se puede hacer?

Para las niñas permanecer en la escuela y motivar a sus compañeras de clases a hacer lo mismo es esencial. Para las mujeres luchar contra los prejuicios sociales y concienciar a otras mujeres y a sus propios hijos e hijas sobre ese tema es la mejor contribución.

Los hombres y niños también pueden ayudar y la mejor manera de hacerlo es tener relaciones respetuosas, saludables y de igualdad con las mujeres. También involucrarse en las campañas contra la violencia de género es de gran importancia. El momento es ahora, sensibilizar a las personas a través de la divulgación.

Asimismo, la ministra de Ampyme, María Celia Dopeso López, expresó que la entidad desarrolla programas enfocados específicamente en mujeres que emprenden por necesidad y por oportunidad, entre ellos ‘Mujer Emprende', que ha atendido a más de mil mujeres a nivel nacional con el apoyo del Instituto Nacional de la Mujer (Inamu) y del Instituto Nacional de Formación Profesional y Capacitación para el Desarrollo Humano (Inadeh) para asegurar que las participantes sean empresarias exitosas.

El ministro de Trabajo y Desarrollo Laboral, Luis Ernesto Carles, quien también formó parte de este foro, aseguró que las mujeres en Panamá se preparan más que los hombres. Sin embargo, existe una brecha que nos les permite ocupar puestos de altos mandos. ‘A los hombres no se les pide proyección física al momento que son seleccionados en un puesto de trabajo, en cambio a las mujeres sí. Eso es discriminación de igualdad de oportunidades', resaltó.

Agregó que en Panamá se implementó una estrategia público-privada en pro de la igualdad laboral entre hombres y mujeres ‘una iniciativa que reconoce el rol clave que puede jugar el sector privado en la creación de condiciones igualitarias para hombres y mujeres'.

‘La participación en este tipo de eventos demuestra el compromiso del Gobierno Nacional y las sinergias que se pueden dar entre los sectores públicos y privados para acelerar la agenda con la finalidad de alcanzar la igualdad de género en el menor tiempo posible', afirmó María Luisa Navarro, viceministra de Asuntos Multilaterales y de Cooperación de la Cancillería.

Reiteró la intención del país de compartir sus avances en el área con la finalidad de sumar voluntades en la región. Por último se refirió a los avances en la reglamentación en implementación de la Ley 56 que contribuirá de manera significativa a los derechos de la mujer en temas como la igualdad salarial.

A la vez, la directora regional adjunta de ONU Mujeres para las Américas y el Caribe, Lara Blanco, añadió que el sector privado es un actor crucial para logar los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la agenda 2030, particularmente promover y lograr la igualdad de género, además de ser correcto, es lo inteligente, pues genera impactos positivos para los negocios, mejora la toma de decisiones y las competencias para los objetivos de la empresa.

Blanco hizo énfasis durante su intervención en la necesidad de implementar políticas públicas que surjan desde las necesidades de las mujeres. ‘Los sistemas de guarderías que le permiten a las mujeres continuar con su trabajo son un gran paso, pero deben tener horarios que se ajusten a sus empleos. Otra problemática que sobresale especialmente en América Latina es la informalidad laboral y el trabajo no remunerado', acotó.

MUJERES EN CARRERA AL PODER

‘El Informe de América Latina y el Caribe ‘Empoderamiento económico de las mujeres en tiempos difíciles' incluye una evaluación de los avances en la mejora de la igualdad de género en los últimos 20 años que busca identificar los procesos que contribuyen con la situación actual', explica Lara Blanco.

‘Este informe concluye que existen diferencias estructurales entre las mujeres en la región. Los efectos combinados del nivel de ingreso, la etnicidad o la edad, entre otros factores socioeconómicos, sitúan a las mujeres en al menos tres escenarios: mujeres en condiciones de ‘pisos pegajosos', son mujeres que no tienen ingresos y enfrentan múltiples obstáculos que inhiben su capacidad para ingresar al mercado de trabajo', explica la directora regional y añade que ‘solamente el 35% de las mujeres en este escenario están insertas en el área laboral'.

En cambio aquellas mujeres que están experimentando ‘escaleras rotas' son las que participan en la fuerza de trabajo, pero siguen siendo agobiadas por una distribución desigual de la atención en el hogar, la segregación y la discriminación y aquellas que no pueden romper el ‘techo de cristal', que son aquellas mujeres que a pesar de mostrar altos niveles de empoderamiento económico encaran dificultades para llegar a los niveles que alcanzan sus pares hombres, enfatiza Blanco.

‘La desigualdad de género equivale al estancamiento del progreso social. Las niñas y las mujeres representan la mitad de la población mundial, es decir, ellas son la mitad del potencial para el avance de la sociedad. Es por ello que poner fin a todas las formas de discriminación contra las mujeres y niñas no es solo un derecho humano básico, sino que además es crucial para acelerar el desarrollo sostenible', resalta el informe ‘Igualdad de oportunidades' del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo.

comments powered by Disqus