Cultura 10/10/2017 - 12:02 a.m. martes 10 de octubre de 2017

Una reflexión sobre el encuentro de dos mundos de 1492

El Barroco latinoamericano y la agresividad de la conquista española son examinadas en la videoinstalación ‘Angel y Demonio', de Aristides Ureña Ramos, Rafael Navarro y Libélula Fractal

  /

Anterior Siguiente

Redacción La Estrella de Panamá
periodistas@laestrella.com.pa

E 12 de octubre es una fecha que no ha dejado de generar opiniones y reflexiones. Este año, 525 años después de la llegada de los primeros españoles a este continente, el maestro de la plástica nacional, Aristides Ureña Ramos, recoge bajo su guía al pintor y escenógrafo Rafael Navarro y a los dos brillantes componentes del ámbito visual panameño, Jhoram Moya y Manuel Gordon, para presentar en una obra multidisciplinar que contempla el videoarte, la escultura y la instalación artística un espacio de meditación sobre este acontecimiento que tuvo lugar en 1492.

‘Con esta videoinstalación se conmemora el IV aniversario del Museo de Arte Religioso Colonial de Panamá'
 

Con el título de ‘12 de octubre 1492' la sugestiva Video instalación se presenta al público en la antigua iglesia que hoy día conserva el Museo de Arte Religioso Colonial de Panamá, en la conmemoración de su IV aniversario.

El altar conservado que se exhibe en este espacio será el punto inicial del recinto imaginario donde se desarrollará la obra.

Reflexiones sobre lo que significó el barroco latinoamericano y la agresividad de la conquista española dieron como resultado la idea base para esta obra que no pretende ser una celebración, sino más bien un punto acogedor que dé cabida a un pensamiento colectiva, sobre el significado de ese momento que cambió el rumbo de la historia de la humanidad.

Una escultura de gran tamaño colocada frente a este altar que representa a los grupos originarios, se yuxtapone al altar barroco. El enfrentamiento de la cultura europea y las culturas originarias sugiere una lucha entre el bien y el mal, pero la decisión de señalar las responsabilidades históricas se dejan recaen en el observador.

‘La escultura representa a un indígena que sale de la tierra, en un brote del profundo fango; la figura destaca el drama de las condiciones de las etnias autóctonas, el pueblo originario que todavía lucha por su emancipación', indica la nota de prensa sobre esta propuesta.

Tanto el altar como la estatua, serán iluminadas con los colores que representaron al barroco y la cultura indígena.

El proyecto se completa con proyecciones con imágenes del mundo tropical, del ecosistema y la biodiversidad, y un continuo sonido con intervenciones vocales en lenguas indígenas e instrumentos y cantos rituales de los pueblos originarios a manera de lamentos y murmullos.

Todos los elementos presentes en esta obra, evocaran la importancia de este momento histórico; la llegada de los españoles y sus consecuencias, el proceso de conquista y lo que ello representó para la cultura autóctona.

Los artistas pretenden con este proyecto, estimulación la reflexión sobre este hecho de la historia.

comments powered by Disqus