Cultura 13/11/2017 - 12:03 a.m. lunes 13 de noviembre de 2017

Redescubrir el valor de nuestro patrimonio cultural

Katti Osorio, recién electa presidenta de Icomos Panamá, explica las metas de esta asociación y la importancia de valorar los monumentos históricos

  /

Anterior Siguiente

Daniel M. Alarco
dmolina@laestrella.com.pa

Durante la Segunda Guerra Mundial, una de las órdenes que tenían los ejércitos nazis en retirada era bombardear los sitios históricos de los países invadidos. Una medida cuyo objetivo era claro: borrar la identidad cultural del enemigo.

Hoy, sin embargo, las amenazas contra estos espacios son otras, muchas veces consecuencia de falta de planificación para el desarrollo ordenado y sostenible. En Panamá, por ejemplo, el sitio arqueológico de Panamá Viejo y el distrito histórico Casco Antiguo, inscritos en la Lista del Patrimonio Mundial bajo la Convención de Unesco de 1972, resultaron perjudicados en su valor cultural para la humanidad luego de un reordenamiento vial que realizó la constructora brasileña Odebrecht.

De esta manera, la arquitecta especialista en patrimonio Katti Osorio explica la evolución de los peligros que afectan a bienes culturales, nuestra relación con estos y la importancia de preservarlos. La especialista, quien posee un doctorado en patrimonio histórico mundial, fue recientemente electa presidenta del Consejo Internacional de Monumentos y Sitios (Icomos), capítulo de Panamá, una asociación —que acaba de cambiar de cuerpo directivo—, encargada de evaluar las nominaciones de los bienes que reciben el título de Patrimonio Cultural de la Humanidad.

‘El propósito de Icomos Panamá es ofrecer, tanto al Gobierno central como a gobiernos y comunidades locales, apoyo para la protección del patrimonio, ya sea a través de acceso a la información o evaluaciones de acuerdo con principios éticos internacionales, convenciones firmadas por Panamá y las últimas técnicas disponibles para la preservación del patrimonio, según lineamientos de Icomos a nivel mundial', añade la experta.

LA CASA WILCOX

Uno de los casos en los que el peligro de la desaparición de un monumento histórico movilizó a especialistas y residentes del área en Panamá sucedió en Colón: la Casa Wilcox.

Este edificio, levantado en 1913 con el único fin de servir como casa de alquiler con locales comerciales en la planta baja, iba a ser demolido este año, pero las múltiples reacciones civiles detuvieron la acción.

‘Cuando Robert Wilcox edificó la casa, no pensó que estaba construyendo un monumento. Pero a través de la historia de Colón, la casa se convirtió en un símbolo de su actividad política y en un hito del paisaje urbano histórico de Colón. La calle 9 con la Avenida Central no sería lo mismo sin la Casa Wilcox', indica Osorio, exsubdirectora de la Dirección Nacional de Patrimonio Histórico del Instituto Nacional de Cultura (INAC).

El conflicto convirtió al monumento en diálogo nacional, ventilando temas como la identidad colonense y despertando reacciones de los propios residentes, además de especialistas en este tema, con el liderazgo de la Sociedad Panameña de Ingenieros y Arquitectos (SPIA).

‘La memoria de las ciudades está enlazada a cómo se experimenta la urbe y los lugares que históricamente han tenido que ver con el desarrollo de las comunidades. El interés de Icomos está en ayudar a preservar estos lugares apoyando los planes gubernamentales y comunitarios', afirma la arquitecta, cuyo despido del INAC se dio sin especificar una causa.

LA CATEDRAL Y EL CASCO ANTIGUO

La presidenta de Icomos Panamá revela que la catedral basílica Santa María la Antigua —que está en proceso de restauración a cargo del consorcio La Antigua— es uno de los proyectos que a la asociación le interesa observar, por tratarse del monumento religioso más importante de la nación.

Además, continúa la especialista, el templo forma parte del Casco Antiguo, un sitio que está bajo evaluación de Icomos internacional como organismo asesor de la Convención Patrimonio Mundial.

‘Esperamos darle recomendaciones a la Secretaría de Metas Presidenciales para que toda evaluación (por parte de Icomos internacional) pueda ser favorable al fin último, que es superar el problema que supone la Cinta Costera III, que ha provocado la reevaluación de prácticamente todos los sitios patrimonio mundial cultural de Panamá', explica Osorio, haciendo referencia a los sitios que están en riesgo de ser eliminados de la lista de Patrimonio Mundial de la Unesco.

Finalmente, la arquitecta menciona que ‘la corrupción es un tema preocupante porque también afecta a los monumentos históricos', como sugiere la investigación del caso de la Cinta Costera III. No obstante, iniciativas de preservación de sitios históricos, como la rehabilitación del barrio La Exposición —realizado por la Alcaldía de Panamá—, con la adecuación de sus espacios públicos y edificios emblemáticos, como son los casos de la Plaza Belisario Porras, el Parque Francisco Arias Paredes y la apertura del edificio de los Archivos Nacionales para eventos municipales públicos recientes, fomentan el diálogo saludable en torno a los bienes patrimoniales.

‘Cuando empezamos a apreciar el valor que tienen nuestros monumentos, se convierten en bienes que no solo acogen el progreso de nuestro devenir cultural y social, sino también en bienes con el potencial de beneficiarnos económicamente. A este fin, el Objetivo de Desarrollo Sostenible N°11 Ciudades y Comunidades Sostenibles, debe ser tomado en cuenta según los compromisos adquiridos por el Estado', concluye Osorio.

‘Cuando Robert Wilcox edificó la casa, no pensó que estaba construyendo un monumento. Pero a través de la historia de Colón, la casa se convirtió en un símbolo de su actividad política y en un hito del paisaje urbano histórico',

KATTI OSORIO

PRESIDENTA ICOMOS PANAMÁ

comments powered by Disqus