Cultura 20/03/2017 - 12:04 a.m. lunes 20 de marzo de 2017

‘La primera función del arte es despertar curiosidad'

El artista 'panameño Aristides Ureña Ramos quiere con su arte cuestionar al panameño sobre su propia identidad 

Codfish, obra principal de la muestra que presenta en el restaurante Manolo Caracol

Codfish, obra principal de la muestra que presenta en el restaurante Manolo Caracol

Anterior Siguiente

Esther M. Arjona
earjona@laestrella.com.pa

Cuando Aristides Ureña Ramos empezó a montar la instalación ‘El altar del dolor' en el zaguán de Casa Caracol, en la Avenida A y calle 11, se encontró con las críticas de los vecinos del área, que le cuestionaron el hecho de estar haciendo ‘brujerías'. Más que ofendido, el artista se sintió halagado pues ‘lo primero que debe hacer el arte es despertar la curiosidad, cuestionar'. Con los vecinos, Ureña asegura haber tenido una de las mejores conferencias, ‘con gente que vivamente me estaba criticando', y allí le explicó a los asistentes qué significaba aquel altar, una manera de mostrar rasgos de la identidad panameña, ‘muy católicos, pero que no dejan de creer en la suerte, en que los difuntos aparecen en sueños para decirnos qué va a jugar en la lotería', comenta Ureña Ramos.

La instalación es una de las piezas que estarán exhibidas en la nueva sede del restaurante Manolo Caracol por alrededor de un mes. ‘Vine cuando esto se estaba construyendo y me percaté del ambiente que hay en el barrio, con los viejos vecinos que de a poco se están yendo. Me enteré que al lado había un lugar donde vendían cosas de esotérica e inmediatamente me vino la idea de hacer un altar', comenta.

‘Ha sido una gran experiencia trabajar en esto, es la segunda vez que lo hago acá, porque estuve mucho tiempo fuera, y me doy cuenta que hay muchas cosas que se pueden hacer incluso dándole participación a la gente que es ignorante en estos temas, pero que si se les incluye, están más que dispuestos a participar', asegura.

El denominador común del trabajo artístico de Ureña Ramos es la identidad panameña, esa que, de alguna manera ‘todavía no termina de cuajar'.

La idea de esta exposición se inició en una tertulia. ‘Nos reunimos y en una ocasión empezamos a hablar del bacalao, cómo se prepara en los diferentes lugares, en Jamaica, en Colón, en Santiago. Manolo nos cocinó un bacalao y empecé a hacer un cuadro que interpreta aquello'. Esa obra, llamada Codfish (bacalao), es la pieza central de la muestra que consta de trece obras relacionadas con la serie ‘Creole Panama', que el artista viene elaborando desde hace una década.

‘Es una búsqueda sobre la identidad del panameño, presentándola de una forma un poco más universal', dice. Según Ureña, esta posibilidad se la ha dado el hecho de haber vivido fuera del país por tantos años.

‘No presento en mis obras ese pensamiento único del que todos teníamos miedo de adoptar como consecuencia de la globalización. Mi arte es muy contaminado de ese discurso europeo, pero sin dejar de presentar una mirada sobre nosotros mismos', recalca.

‘Hago una búsqueda sobre la identidad del panameño, presentándola de una forma un poco más universal'

ARISTIDES UREÑA R.

A diferencia de otros países de la región, Panamá ha recibido influencias de muchos otros lugares, por eso, considera el artista ‘el panameño es muy diferente a los demás', pero paradójicamente, ese acercamiento a otras influencias y costumbres, le atemoriza. Y es que ‘nuestra identidad todavía no termina de cuajar', asegura Ureña.

Son justamente esas nuevas realidades y vivencias las que alimentan las obras del pintor veragüense.

Cocolí, por ejemplo, es una obra inspirada en las celebraciones que se llevaron a cabo por la inauguración de la ampliación del Canal de Panamá. Y de a poco, Ureña Ramos plasmará en telas las imágenes que le vienen a la cabeza cuando observa las nuevas integraciones que se generan frente a sus ojos en espacios abiertos como la Cinta Costera y en festividades como el carnaval. ‘Hay muchas cosas ocurriendo, pero también hay una realidad que supera cualquier cuadro o instalación que pueda crear', confiesa. Pero eso, en lugar de reprimirle, lo estimula.

comments powered by Disqus