Cultura 09/03/2018 - 12:00 a.m. viernes 9 de marzo de 2018

El pasado viviente del Istmo

A través de sus diferentes galerías, el Biomuseo, la primera obra de Frank Gehry en la región, recrea el pasado geológico y biológico de un país cuyo surgimiento tuvo un impacto en el clima global

El 2 de octubre de 2014 el Biomuseo abrió sus puertas al público con cinco de sus ocho galerías. / Cortesía de Luis García y Biomuseo
Cortesía de Luis García y Biomuseo

El 2 de octubre de 2014 el Biomuseo abrió sus puertas al público con cinco de sus ocho galerías.

Anterior Siguiente

Ursula Kiener Ford
ursula@panamatravelgroup.com

Sin duda el edificio más emblemático de la ciudad de Panamá es el Biomuseo, seguido probablemente por el edificio tornillo de la calle 50. Su ubicación es privilegiada, en el Causeway de Amador, justo en la entrada del Canal de Panamá.

La idea para la construcción del Biomuseo se remonta a 1999. El Gobierno panameño quería construir un museo que tuviera el impacto del Guggenheim en Bilbao, España, diseñado por Frank Owen Gehry. Este famoso arquitecto canadiense americano se casó con una panameña, Berta Aguilera, en 1975. Él también tenía interés en hacer un proyecto en el país natal de su esposa si se lograba conseguir un tema interesante. El Instituto Smithsonian tenía una idea basada en sus investigaciones.

El espacio que tiene el Biomuseo es de tres hectáreas, incluyendo un parque. El edificio del museo tiene unos 4,000 metros cuadrados y el parque ocupa el resto.

La construcción de la primera obra de Frank Gehry en América Latina se remonta al 2006. Fue inaugurado el 2 de octubre de 2014. Originalmente se estimó que iba a costar entre $40 a $60 millones. Al momento de su apertura, se habían invertido unos $95 millones y se necesitaban $15 millones más para completarlo.

Bruce Mau, fundador del Institute Without Boundaries, diseñó ocho galerías para el Biomuseo. Los fondos se lograron con donaciones privadas, empresariales y gubernamentales. En agosto del 2016, el Gobierno de Panamá aportó unos $18 millones adicionales.

Las remodelaciones incluyen la reparación del techo del edificio donde están las oficinas administrativas. Se calcula que toda la construcción estará lista en enero del 2019, antes de la Jornada Mundial de la Juventud.

GALERÍAS ABIERTAS

Cuando entras al Biomuseo, la primera galería es de la ‘Biodiversidad', que explica qué es la biodiversidad y muestra la magnitud de la nuestra, que aún sigue sumando nuevas especies. De allí pasas a ‘Panamara', que es mi galería favorita. Desde una plataforma mientras el visitante aprecia videos de las belleza naturales de Panamá en diez pantallas en tres alturas.

‘El Puente Surge' lo pondrá en contacto con el aspecto geológico de la formación del Istmo. ‘El Gran Intercambio' cuenta cómo llegaron especies del Norte y del Sur. ‘La Huella Humana' explica la historia de los primeros humanos que llegaron a Panamá hasta la actualidad, mediante una gran colección de fotografías desplegadas en 16 columnas.

Hay dos exhibiciones temporales que muestran fósiles hallados durante los trabajos de excavación de la ampliación del Canal. ‘Tiburones Gigantes' exhibe una boca completa con dientes de megalodón (tiburón gigante que vivió entre 23 y 2.6 millones de años atrás).

La sala siguiente, ‘El Cielo Cubierto de Infinitas Aves', explica la migración masiva de aves que vienen todos los años a pasar el invierno en nuestro país.

En 2019 abren las tres galerías que faltan. Los fondos donados por el Gobierno incluyen la construcción de las tres galerías faltantes: ‘Océanos Divididos-Acuarios', ‘La Red Viviente' y ‘Panamá es el Museo', que va a ser la salida del Biomuseo. En el centro un sensor seguirá el recorrido del visitante. Al finalizar, el sensor reconoce el recorrido y lo muestra.

‘Océanos Divididos' va a tener un acuario con peces del Pacífico y el Atlántico. Muestra la evolución de las especies al quedar divididos por una franja de tierra. Por su parte, ‘La Red Viviente' es una enorme escultura que hace referencias a especies de plantas, animales, insectos y microorganismos, mostrando la importancia de todas las criaturas.

El Parque de la Biodiversidad es un lugar para que las personas convivan con la naturaleza. Está lleno de plantas endémicas y nativas que sirven como complemento a la exhibición central. Todavía faltan dos estaciones: jardín acuático y una gruta de plantas y flores.

comments powered by Disqus