Cultura 10/08/2017 - 4:31 p.m. jueves 10 de agosto de 2017

Museo de la Plaza Mayor de Panamá Viejo abre sus puertas

Después de casi tres años de atraso, el gran proyecto del Patronato de Panamá Viejo, la construcción de un nuevo museo es hoy una realidad

Fachada del Museo de la Plaza Mayor 
Samuel
Lewis García de Paredes. / Jaime Lucar | La Estrella de Panamá
Jaime Lucar | La Estrella de Panamá

Fachada del Museo de la Plaza Mayor Samuel Lewis García de Paredes.

Anterior Siguiente

Maria del Pilar Mendez
mmendez@laestrella.com.pa

Hace 10 años, el Patronato de Panamá Viejo contempló la creación de un nuevo museo en el conjunto monumental que permitiera una mejor comprensión de las dimensiones, la historia y la vida de quienes habitaron ese espacio por más de mil años.

Ernesto Boyd, presidente de la junta directiva del Patronato de Panamá Viejo, dijo en su discurso de apertura que “con esta inauguración cumplimos con varios de nuestros objetivos: contribuir a la interpretación de la Plaza Mayor de Panamá Viejo, que fue el centro de las actividades sociales, religiosas, políticas, culturales y económicas durante la época de la colonia; abrir un nuevo espacio cultural dedicado a contar la evolución de este importante sitio arqueológico a lo largo de 1,500 años, es decir, desde las culturas prehispánicas hasta la destrucción de la ciudad colonial en 1671; y rendir homenaje a un panameño ilustre, don Samuel Lewis García de Paredes, prócer de la independencia y abogado de profesión, dedicado a la banca y a los negocios desde su juventud. Era un hombre maduro cuando comenzó como escritor y cultivador de todo lo bello. Al enaltecer el pasado, don Samuel se hizo especialista en los esplendores, reminiscencias, infortunios y glorias de la ciudad fundada por Pedrarias Dávila. La Ley 113 de 1943 dispuso que para honrar su memoria se estableciera en Panamá Viejo un museo que llevara su nombre”.

Fue en 2009 cuando se concibió el proyecto y a partir de allí se desarrolló el diseño conceptual de la obra por el arquitecto Félix Durán, la preparación de los planos de anteproyecto y se realizaron las consultas al Centro de Patrimonio Mundial de Unesco. Esto último trajo como consecuencia que debieran reubicar el edificio para alejarlo de la Torre de la Catedral y así no arriesgar la permanencia conjunta de Panamá Viejo y Casco Antiguo en la lista de Patrimonio Mundial, según explicó Boyd en su intervención.

Luego de tener los planos listos y resultas las dudas, el Patronato convocó a un concurso privado de precios para seleccionar al contratista. Una comisión integrada por distintos profesionales de arqueología, arquitectura, economía, finanzas y leyes, seleccionó a un consorcio español.

“El 1 de abril de 2013 se le entregó la orden de proceder al consorcio y la obra debió haberse terminado en septiembre de 2014. Al año siguiente, y ante el evidente atraso, se procedió a los trámites que nos permitían suspender la construcción y ejecutar la fianza”, afirmó Boyd.

Para enero de 2015, el Patronato retomó la construcción del museo, esta vez con la contratación de empresas panameñas. La obra culminó a mediados de 2016 y se dio inicio al proceso de creación de la nueva exhibición: 'Panamá Viejo: donde la ciudad inició'.

“Este museo está concebido para ser un espacio en el cual se comprenda e interprete el sitio arqueológico de Panamá Viejo con sus distintas capas: la prehispánica, la colonial y la moderna", destacó Boyd. "Debe convertirse en un punto de referencia de la historia del país, aquí nació la Ciudad de Panamá y constituye la génesis de la identidad panameña”.

Una comisión interdiciplinaria tuvo la tarea de crear y curar la exhibición, que incluye la recreación de una vivienda colonial del Panamá del siglo XVII, toda vez que sus dimensiones corresponden a los cimientos de una edificación antigua ubicada allí mismo.

Para armar la muestra, a través del Instituto Nacional de Cultura, otras instituciones prestaron piezas de sus colecciones, como el Museo de Arte Religioso Colonial, el Museo de Historia y el Museo Reina Torres de Arauz.

El costo aproximado de la obra fue de 2 millones 700 mil balboas, de los que 500 mil (capital semilla) fueron donados por ciudadanos, empresas privadas e instituciones gubernamentales. El resto del dinero fue aportado por el Estado, a través de la señoreaje que anualmente recibe el Patronato de la acuñación de la colección de monedas de 50 centavos de circulación corriente alusivas al Conjunto Monumental de Panamá Viejo, y que circulan desde 2010 y se extiende hasta 2019, cuando se cumplan los 500 años de la fundación de la ciudad.

comments powered by Disqus