Cultura 13/03/2018 - 12:01 a.m. martes 13 de marzo de 2018

Lítost, la conciencia de la decadencia

El teatro uruguayo vuelve a la octava edición del FAE tras seis años de ausencia con una obra que entre el humor patético, la violencia, la danza y la poesía, hurga en los sentimientos del alma humana

  /

Anterior Siguiente

Karen Bernal Marrugo
kbernal@laestrella.com.pa

L ítost, la frustración , obra teatral que entre el humor patético, la violencia, la danza urbana y la poesía, hurga en los sentimientos del alma humana, es la puesta en escena con la que Uruguay regresa al Festival Internacional de Artes Escénicas (FAE) de Panamá.

El país sudamericano fue parte de la primera edición del FAE, en 2011, y para la octava edición llega ‘con una puesta en escena muy sencilla a nivel espacial', según expresa Jimena Márquez, autora y directora.

Explica que la escenografía consta de una mesa y tres sillas. ‘Con eso se van cambiando para los distintos tiempos de la obra', detalla.

Pero la simplicidad del decorado no le quita la complejidad a la trama, donde dos de los tres personajes se comunican de una forma particular: ‘La obra trata de una coleccionista de palabras que solo existen en un idioma y no tienen traducción. Esas palabras definen sentimientos específicos, por ejemplo ‘lítost', una palabra del idioma checo que significa el momento exacto en que una persona se da cuenta de su propia miseria', ilustra.

El otro personaje se comunica por medio del cuerpo. ‘El hermano de esa muchacha es el bailarín de locking (un subgénero de hip hop ), que por el contrario decidió no usar la palabra como medio de comunicación y lo hace solo a través del baile, y baila esas palabras, esos sentimientos', recrea Márquez.

Lo anterior ocurre en el marco de la relación con una madre frustrada que no ha podido realizarse y no permite que sus hijos lo hagan.

La obra de 70 minutos es producida por Medio Mundo Gestión Cultural, una productora independiente que nace en Montevideo, en 2011, de la mano de Carolina Escajal. Ya ha sido presentada en cinco festivales de América Latina, entre ellos el Festival de Artes Escénicas (FAE) de Lima. En Panamá, se presentará hoy a las 7:30 p.m. en el Teatro La Plaza.

EL TEATRO EN URUGUAY

Uruguay hizo parte de los países invitados a la primera edición del FAE, en 2011. Para la octava edición, vuelve en un época crucial, justo cuando su teatro se eleva a niveles insospechados, ya que el Gobierno ha abierto muchos fondos para impulsar la política cultural.

‘Está en un momento álgido, hay muchísima oferta y cantidad de obras estrenándose al mismo tiempo', dice Jimena Márquez, quien cataloga el teatro de ‘heterogéneo', pues en la cartelera conviven obras diversas. Comenta que la concurrencia del público es excelente y los precios de los teatros oficiales son muy populares, aunque no tanto los de los espacios comerciales.

La productora ejecutiva Carolina Escajal esclarece que el panorama descrito por Márquez es el del teatro en la capital, Montevideo; no obstante, en el interior del país aún hay una industria incipiente que busca mejores días gracias a diversas iniciativas.

‘Nos dividimos en 19 departamentos y cada uno es autónomo; el teatro depende de la lógica de cada lugar', comenta, agregando que en la actualidad se está permitiendo que los grupos de Montevideo no solo monten sus obras en el interior, sino que hagan talleres y algunas ferias. ‘Así la gente no tiene que venir a la capital para ver teatro; y para los grupos también está bueno mostrarse en el interior', expresa.

También hay más soporte para que los grupos del país sudamericano salgan al exterior. ‘Para nosotros salir no es fácil, muchas veces tememos que gastar lo que ganamos; pero estar en festivales es muy bueno para el teatro uruguayo', dice Escajal.

Combinar diferentes artes ha sido otra estrategia que ha funcionado en Uruguay. El teatro, que antes estaba totalmente separado de los carnavales, ahora buscó un espacio en la popular fiesta y en la actualidad tienen una estrecha vinculación.

‘Es la primera vez que Uruguay está pisando fuerte en el exterior. Esto tiene que ver con el apoyo del Instituto Nacional de Artes Escénicas y que se está intentando hacer una política cultural, aunque todavía nadie vive del teatro, a no ser que sean actores oficiales', dice la productora.

Destaca que a cada festival que han ido con la obra, siempre hay otro grupo invitado de su país. ‘Ahora nos tocó que somos los únicos, pero en Lima, estaba una compañía; a Bogotá va una; a Costa Rica van dos; en San Martín, Argentina, hay un ciclo donde está Uruguay como país invitado', indica.

comments powered by Disqus