Cultura 10/08/2017 - 12:04 a.m. jueves 10 de agosto de 2017

Lecciones de emprendimiento

Cinco historias de mujeres que decidieron emprender en el mundo de los negocios. La edad no es condicionante, dicen estas empresarias

Luz Mendoza creó la primera aplicación en el mundo para control de vacunas, que se lanzará en agosto. / Fotos: Larish Julio | La Estrella de Panamá
Fotos: Larish Julio | La Estrella de Panamá

Luz Mendoza creó la primera aplicación en el mundo para control de vacunas, que se lanzará en agosto.

Anterior Siguiente

Karen Bernal Marrugo
kbernal@laestrella.com.pa

Emprender no es un camino fácil. La vida de un emprendedor muchas veces significa largas horas de trabajo, incluso siete días de la semana y los 365 días al año. Además, implica ser una persona multifuncional que dirige, limpia y atiende clientes.

No obstante, es una decisión que trae satisfacciones, pero que hay que asumir de la mejor forma para que no quede solo en un intento.

Emprendedores de éxito cuentan su experiencia y comparten la lección que más les ha marcado.

APOYARSE EN LOS DEMÁS

Estudiar un master internacional en Tecnología, Rehabilitación y Gestión de la Edificación en La Universidad de Cantabria, España, le cambió la vida a la ingeniera Olga Celeste María Jara Pallares.

‘La unión hace la fuerza. El emprendedor no debe aislarse del resto, tiene que trabajar en colaboración',

KAROLINE SOTO

EMPRENDEDORA

Además de crecer a nivel personal y profesional, en ese lugar conoció a su actual esposo, Sebastián Vargas, con quien emprendió una ‘aventura empresarial' en Panamá, llamada INGEREP, S.A.

‘No somos otra constructora más, ni mucho menos camaroneros, somos un equipo especializado en el mantenimiento preventivo y la reparación estructural en Panamá con los más altos estándares de excelencia, seguridad y confianza, que garantizan la vida útil y el valor de las infraestructuras que intervenimos', afirma Jara.

La empresa lleva año y medio en el mercado y ha ejecutado más de 25 proyectos.

Olga, quien antes de ser emprendedora trabajó como ingeniera en la ampliación del Canal de Panamá realizando las reparaciones de concreto de las esclusas en el sector Pacífico, decidió emprender con el apoyo de su esposo y la asesoría del proyecto Canal de Empresarias, donde, afirma, aprendió muchas lecciones.

Una de esas lecciones fue saber preguntar y pedir ayuda. ‘En nuestro caso, somos ingenieros. La parte técnica de nuestro trabajo la conocemos, pero llega un momento en que hay que saber preguntar y pedir ayuda en todo lo que conlleva manejar una empresa, como contabilidad, finanzas, temas legales, impuestos, mercadeo y recursos humanos, para avanzar, crecer y que todo salga bien'.

Hacer networking dentro del programa, apoyándose en sus compañeras, también le ha sido de gran ayuda.

UN SERVICIO DE CALIDAD

Arantxa Addir Araba lleva el emprendimiento en su ADN. Su familia es propietaria de una empresa de turismo y sus padres siempre le inculcaron que debía tener su propio negocio.

Al tiempo que estudiaba turismo en la universidad, inició a los 19 años de edad su primer emprendimiento, una tienda en línea que ofrecía artículos de defensa personal, enfocado en la seguridad y bienestar para un público femenino.

Siguiendo el enfoque del bienestar de la mujer, le surgió la idea de su actual negocio. ‘Quería hacer algo para terminar con esos momentos incómodos que experimentamos a diario nosotras cuando usamos baños compartidos'. Fue así como creó hace dos años, junto a Humberto Vilchez, el spray Flowers & Butterflies, que hoy se distribuye en cinco cadenas de almacenes en Panamá.

‘Es un spray natural de uso preventivo que se rocía de cuatro a seis veces directamente en el agua de la taza del inodoro, creando una capa protectora que no deja salir el mal olor y lo elimina con sus agentes naturales', afirma.

Entre las lecciones de emprendimiento que la chica de 23 años aprendió en el programa Fondo Emprende Panamá, de Ampyme, menciona cuidar la calidad y el buen servicio. ‘No hay que desmejorarlos por tratar de abarcar más de lo que uno puede. Es mejor un cliente satisfecho que cinco insatisfechos. El cliente satisfecho no solo te seguirá comprando, sino que también te recomendará a muchos más'.

Usar la tecnología, el mercadeo digital y las redes sociales también le ha servido a Arantxa para impulsar su negocio.

SIEMPRE APRENDER MÁS

Cuando Karoline Soto tenía veinte años su novio (actualmente su esposo) Juan Carlos Ballesteros le propuso comenzar un negocio de impresiones, que hoy es Monograma Letterpress Studio.

‘El tenía muchos años trabajando en este mercado y vimos una oportunidad de hacerlo. El plan inicial era que él se encargaría de la producción y yo de la parte ventas y mercadeo, pero en el camino nos ha tocado aprender muchas cosas más', expresa.

Karoline cuenta que con mucho esfuerzo, poco a poco comenzaron a tener éxito debido a la calidad del trabajo, sin embargo, en 2015 las ventas comenzaron a bajar, producto de la situación económica del país.

En ese momento se inició en el programa Canal de Empresarias, donde aprendió que debía innovar para sacar a flote su empresa. La solución fue rescatar una técnica artesanal de impresión antigua llamada Letterpress, que se caracteriza por el efecto de bajo relieve que deja en el papel mediante presión.

‘Esta mezcla de máquinas antiguas y papeles finos son elementos esenciales que nos convierten en un estudio de impresión único en Panamá, que vibra con pasión y creatividad', asevera.

En el estudio, ubicado en El Crisol, cuentan con dos equipos antiguos. Una de las máquinas es Carlota, de 1967, con la que comenzaron a trabajar esta técnica. También tienen a Evangelina, de 1908.

Ha notado que un emprendedor nunca termina de aprender. ‘Somos eternos estudiantes, entre más te capacitas, mejor serán los resultados en tu emprendimiento'. Además cree que es vital tener compromiso con el negocio y trabajar duro.

ADMITIR LOS ERRORES Y COMPARTIRLOS

La necesidad y la oportunidad llevaron a la panameña Litha Amaryllis Bryan Wilson a emprender. Ella, había sido educadora durante veinte años en Estados Unidos y por tres años en Panamá, pero luego de que su padre y su abuela fallecieran, en 2001, debió ayudar a su madre en el negocio familiar.

‘Mi abuela Sistá tenía una receta de una salsa picante que todo el mundo en Colón quería', rememora, agregando que su padre, su madre y su abuela decidieron comenzar a vender el picante mientras que ella estudiaba en la universidad, en Nueva York.

‘Antes de que mi abuela muriera, le prometí que le ayudaría con el negocio porque mi mamá no podía manejarlo sola', explica.

Hoy, Litha ha hecho evolucionar la empresa. Además de comercializar la salsa picante Sistá Natural Pepper Sauce, elaborada con ingredientes naturales locales, abrió el restaurante de comida caribeña-panameña, Sistá House-Caribbean Delights, en San Francisco. Allí, la especialidad es la salsa picante, que vende en otros nueve establecimientos.

‘Mi emprendimiento es especial porque está preservando mi herencia y tradiciones y puedo compartirlas con el mundo', dice.

Wilson, ha ganado tres premios por su salsa en los Estados Unidos: dos Scovie Awards y un Hot Pepper Award. Menciona que una de las lecciones más importantes que aprendió del Canal de Empresarias es admitir sus errores y compartirlos con los demás. ‘Al tomar posesión de mis errores, a medida que crece mi emprendimiento, ayudo a crear una cultura para que otros hagan lo mismo'. Así mismo, piensa que hay que enfocarse en la visión y dar los pasos necesarios para llegar allí.

ESTAR AL FRENTE DEL NEGOCIO

Al observar que muchas madres se perdían las citas para las vacunas de sus hijos, la enfermera Luz Gloriela Mendoza Taylor tuvo la idea de crear la primera aplicación móvil en el mundo que generara información sobre vacunas, calendarios de vacunación individual a todas las personas e instalación de salud más cercana.

Ella, ya tenía experiencia previa en emprendimiento, sin embargo sentía la necesidad de crear algo trascendental. ‘En el 2014, viendo que ya me faltaban tres años para mi jubilación, decidí continuar en el mundo del emprendimiento para tener una entrada adicional. Quise también enseñarle a mis hijos que hay otras maneras de tener un ingreso y dejarle un legado a mi profesión', distingue.

Luego de participar en las convocatorias del programa Canal de Empresarias, logró ingresar en 2016 al proyecto. Además, debido al impacto y la innovación de su proyecto, Mendoza ganó el premio Capital Semilla 2016 de SENACYT y participó en el evento We Change en Argentina, con mujeres emprendedoras de América y el Caribe.

Lo que comenzó como una idea, se ha convertido en una realidad. Imuni es el nombre de la aplicación que Luz desarrolló técnicamente con ayuda de sus tres hijos y su nuera. El lanzamiento de esta herramienta, que podrá encontrarse en Play Store y App Store, se realizará este mes de agosto con la presencia de autoridades locales.

La enfermera con 34 años de servicio, expresa que en Canal de Empresarias ha aprendido cómo desarrollar e impulsar su proyecto por medio de las capacitaciones y seminarios que brinda esta iniciativa.

Precisamente, opina que la mayor lección de emprendimiento es que ‘todo emprendedor debe capacitarse, aprender finanzas, marketing, tecnología, redes, cómo desarrollar el proyecto'. Además es creyente de que ‘en todo negocio, el dueño debe estar al frente, pues encargar a otras personas, no es lo mismo'.

comments powered by Disqus