Cultura 09/08/2017 - 12:05 a.m. miércoles 9 de agosto de 2017

Justo Arosemena, 200 años después

Hoy, en el bicenteneario de ‘El Padre de la Nacionalidad Panameña', Carlos Guevara Mann nos invita a reflexionar sobre la república que visualizó Justo Arosemena y la situación actual del país

  /

María del Pilar Méndez
mmendez@laestrella.com.pa

Fue el 9 de agosto de 1817 el día en que Justo Arosemena llego a este mundo y 200 años después celebramos su legado en el país que ayudó a forjar, Panamá.

Reconocido como el Padre de la Nacionalidad Panameña, ‘ningún panameño supera a este extraordinario hijo del istmo en aportes intelectuales y cívicos, en el ejercicio correcto del derecho y numerosos cargos públicos tanto en Panamá como en Colombia, y en la definición y promoción de nuestra identidad nacional', destacó el doctor en Filosofía y profesor de Ciencias Políticas Carlos Guevara Mann, en un discurso ofrecido en la Sociedad Bolivariana.

Guevara Mann prosiguió en su intervención que el ideal republicano sembrado en América en los años de la gesta independentista, por Simón Bolívar y otros patriotas, sería cultivado por grandes hombres en nuestro continente, entre los cuales despunta Justo Arosemena.

‘Para el Dr. Arosemena, como para el Libertador, era obvio que el gobierno republicano, caracterizado por la separación de poderes, el imperio de la ley, la igualdad de los ciudadanos, la libertad de todos los miembros del cuerpo político y la elección de los gobernantes era el sistema más conducente a la felicidad y prosperidad del conglomerado social', puntualizó.

Para Guevara Mann, quien ha sido consultor político, Justo Arosemena, articuló el más lúcido planteamiento sobre la identidad nacional a partir de razones geográficas, históricas y culturales.

‘Su brillante ensayo, El estado federal de Panamá (1855), es una respuesta contundente a quienes aún hoy —años después de nuestra independencia de España (1821), la fundación de la primera república (1840), la creación del estado federal (1855) y el establecimiento de la segunda república (1903)— insisten que Panamá es una nación ‘inventada', afirma.

La visión de la nacionalidad de Justo Arosemena no puede desprenderse de su propuesta republicana, dice Guevara Mann. ‘Los rasgos fundamentales del sistema republicano, entre ellos la separación de poderes, la igualdad jurídica y el ejercicio de los derechos fundamentales enfrenta importantes desafíos en Panamá. La Nación republicana que promueve Justo Arosemena es, también, una comunidad de ciudadanos honrados, íntegros, probos. Tenemos en la actualidad, sin embargo, un sistema político muy afectado por la corrupción'.

Y es que para el doctor en Filosofía, aquel ideal se empezó a perder a partir de la dictadura militar, que destruyó el sistema republicano impulsado por el Dr. Arosemena, anuló las libertades del pueblo panameño, se arropó en la bandera de un falso nacionalismo en un vano intento por legitimar la autocracia e instituyó la corrupción como fórmula de gobierno.

Sin embargo, el legado del gran estadista panameño, a consideración del profesor de Ciencias Políticas, aún se mantiene vivo entre un pequeño grupo de ciudadanos formados y conscientes. ‘En el sector político, escasea, por no decir que no se evidencia', señala en entrevista a La Estrella de Panamá .

Aún así, Guevara Mann considera que la república de Arosemena se puede rescatar, ‘en tanto que los ciudadanos insistamos en ello'.

VISIÓN DE PAÍS

Justo Arosemena dedicó su vida al estudio y promoción del republicanismo federal, como sistema político más idóneo para producir el bienestar de los pueblos. En sus textos ofrece observaciones, recomendaciones y advertencias tendientes a fortalecer el sistema republicano.

‘Pondera el ejercicio correcto de funciones por cada órgano del Estado, en el ámbito que le corresponde, como una necesidad imperiosa para preservar la salud de la república', dijo Guevara Mann, en su discurso en la Sociedad Bolivariana.

Así lo expresó en El estado federal de Panamá , en el que promueve con un régimen republicano con fuerte componente de autonomía municipal: ‘Cómo nace el despotismo del poder centralizado, me parece que no es difícil explicarlo. El poder tiende siempre a ensancharse y a abusar de su fuerza cuando no está dividido, y esa división no consiste únicamente en separar los diferentes ramos del Gobierno, organizándolos de diverso modo y encargándolos a distintas personas: también consiste en compartir el poder en cada uno de esos mismos ramos, tronchando, si así puede decirse, las atribuciones de la soberanía; y esto es lo que se logra con el pleno ejercicio del régimen o gobierno municipal'.

Estas consideraciones sobre el sistema republicano promovido por Justo Arosemena son relevantes a nuestra actualidad, consideró Guevara Mann en aquella intervención.

‘En nuestra propia tierra, para la que Justo Arosemena anheló un sistema republicano sólido y pulcro, hay prácticas políticas muy diseminadas que atentan contra la separación de poderes, el estado de derecho, la pureza del sufragio y la libertad ciudadana. Entre ellas, no podemos dejar de señalar la omnipresente corrupción, con nefastas manifestaciones como la compraventa de votos, el soborno a funcionarios, el nepotismo, el amiguismo y el desfalco. En el bicentenario del natalicio de nuestro ‘gran repúblico', es fundamental que los istmeños nos comprometamos a la restauración del sistema republicano promovido en nuestras latitudes por el Libertador Simón Bolívar, depurándolo de los vicios que lo menoscaban', concluyó Carlos Guevara Mann.

CELEBRACIÓN

Actividades por el bicentenario

8:00 a.m. Izada de la bandera y sesión solemne de la Asamblea Nacional

1:00 p.m. Sorteo de la Lotería en la Asamblea Nacional

2:00 p.m. Conferencia ‘Justo Arosemena, nuestro gran internacionalista', por Julio Linares. Ministerio de Relaciones Exteriores

8:00 p.m. Charla ‘Justo Arosemena, Padre de la Nacionalidad', por Carlos Guevara Mann. Club Unión.

comments powered by Disqus