Cultura 11/03/2018 - 12:01 a.m. domingo 11 de marzo de 2018

‘Gabo es ante todo un gran narrador'

A Héctor Feliciano se le asignó la tarea de editar el libro ‘Gabo periodista', labor que le resultó no solo de gran satisfacción, sino una fuente importante de descubrimientos

Héctor Feliciano, durante la presentación en Panamá de ‘Gabo periodista'. / Erick Marciscano | La Estrella de Panamá
Erick Marciscano | La Estrella de Panamá

Héctor Feliciano, durante la presentación en Panamá de ‘Gabo periodista'.

Anterior Siguiente

Esther M. Arjona
earjona@laestrella.com.pa

Durante nuestra conversación Héctor Feliciano no dejó de sonreír. Y es que la charla tenía como tema un importante proyecto que lo mantuvo ocupado por unos dos años y el cual —asegura— fue para él un proceso muy instructivo y además, muy entusiasmante. Feliciano, amigo y colega de Gabriel García Márquez afirma que conocía a Gabo desde hace unos 10 años cuando este le solicitó convertirse en maestro de la beca de la Fundación Gabriel García Márquez para el Nuevo Periodismo Iberoamericano (FNPI), pero a través de la lectura de sus textos periodísticos lo ha llegado a conocer ‘mucho mejor, más íntimamente'.

Todo empezó con una idea de Jaime Abello, director de la FNPI, quien le encargó el proyecto de editar una antología periodística de Gabriel García Márquez, labor nada sencilla debido a su prolífica obra.

‘Empezamos a contactar autores, ya fuera periodistas o escritores de ficción que hubieran sido amigos o que hubieran sido influenciados por Gabo de algún modo. Por supuesto, pensamos en Tomás Eloy Martínez, incluso se le contactó, pero lamentablemente falleció durante el proceso', recuerda Feliciano.

Finalmente fueron reclutados Gerald Martin, Héctor Abad Faciolince, María Teresa Ronderos, Juan Villoro, José salgar, Jon Lee Anderson, Teodoro Petkoff, Sergio Ramírez, Enrique Santos Calderón, María Jimena Duzán, Álex Grijelmo, Martín Caparrós, Antonio Muñoz Molina, Juan Cruz, Jean Francois Fogel, Joaquín Estefanía María Elvira Samper y Alma Guillermoprieto, además de Jaime Abello.

‘La idea era tener un libro que tuviese una forma de acceso más fácil para que la gente comprendiera la importancia de Gabo Periodista', detalla Feliciano. ‘Y tuvimos la gran suerte que al seleccionar los participantes logramos cubrir toda la gama de la escritura de Gabo, desde su escritura a sus 20 años de edad, hasta los años noventa', explica.

El editor comenta que este proceso fue orgánico, más que planificado. ‘Permitimos que cada uno de los escritores escogieran las páginas de Gabo que más les interesaban'. El libro fue tomando forma y Feliciano no podía más que maravillarse. ‘Cada uno de los escritores, luego de presentar sus textos escogidos, lo comentó. Esto te presenta una perspectiva no solo de Gabo sino de todos estos escritores. Fue un trabajo muy grande de compilación', dice.

GABO Y EL PERIODISMO

Para el Nobel de literatura el periodismo fue tanto o más importante que su literatura. Así lo plasma la publicación Gabo periodista en su apertura: ‘Soy un periodista. Toda la vida he sido periodista...'.

‘Él se sentía muy a gusto con sus amigos periodistas, se sentía mejor entre periodistas, que entre gente de literatura. Su vida también era una vida de la bohemia —que ya no se da— , con mucha bebida, mucha conversación, mucho cigarrillo y mucha escritura', comenta Feliciano.

Para el periodista cultural, este ‘es un libro que abre muchos aspectos sobre la vida de Gabo porque con García Márquez tenemos la gran suerte de estar con una persona que tuvo una vida muy activa, muy social, muy grande y es un hombre que recibe el Nobel relativamente joven, por lo que vive unos 30 años de fama internacional, lo que ha permitido, una gran documentación'.

Feliciano guarda en su mente el tratamiento de rockstar que el público le prodigaba a García Márquez, trato que no ha visto para con ningún otro escritor, mucho menos un periodista. ‘El público reaccionaba con él como con Mick Jagger, Paul McCartney o John Lennon. Él llegaba a un lugar y todo se detenía, en un restaurante no solo los comensales se le acercaban; el lavaplatos y los cocineros salían de donde estaban y buscaban servilletas para que les firmara autógrafos', rememora.

Esta fama no fue de gratis, sino ganada por un impecable trabajo a lo largo del tiempo.

‘Él (García Márquez) tiene algo muy excepcional y es que la calidad de lo que escribe se mantiene a un nivel que solamente una especie de genio de la literatura puede lograr', afirma. ‘Entonces, en este libro, de Gabo periodista uno puede hacer una constatación de ese nivel que nunca baja, es texto, tras texto, tras texto, y todos son maravillosos', destaca.

De acuerdo con Feliciano, en textos que García Márquez puede haber escrito a sus 15 años de edad, ya era muy visible el dominio que tenía sobre el idioma, aunque fuera un novato en experiencias. ‘Eso es excepcional', asegura.

Pero no solo dejó gran calidad, sino una gran producción. ‘Hay que recordar que él tuvo una vida de periodista de casi 20 años antes de publicar sus grandes libros, así es que había tenido mucha producción periodística. Tuvimos mucho de dónde seleccionar', afirma.

‘La calidad de lo que [García Márquez] escribe se mantiene a un nivel que solamente una especie de genio de la literatura puede lograr',

HÉCTOR FELICIANO

PERIODISTA Y EDITOR DEL LIBRO ‘GABO PERIODISTA'

Para Feliciano este proyecto, recién presentado en Panamá y que espera en un futuro replicarse en otros países de Iberoamérica, ‘fue una gran empresa, de gran satisfacción porque lo peor que puede ocurrir es que te den una tarea que no te guste, donde no vas a aprender o trabajar con temas poco interesantes, pero aquí era trabajar con Gabo, leyendo artículos y textos de una calidad excepcional y descubriendo nuevas cosas. Y también descubriendo cómo cada uno de estos escritores habían sido influenciados por un texto u otro', sostiene. ‘Fue algo muy agradable y para mí profesionalmente fue muy enriquecedor, una experiencia de vida, una cosa nueva que me enseñó', agrega.

Además de la antología, el libro cuenta con una cronografía de textos periodísticos, que hasta el momento no se había registrado. ‘Existe la cronografía literaria, pero no periodística porque mucha gente no le había dado importancia a su periodismo', reconoce Feliciano.

Pero una gran virtud de esta publicación es que permite que el lector vea ‘cómo esas columnas escitas en diarios de la costa sirvieron de vivero y de laboratorio para su literatura'.

‘Es impresionante ver lo que significaba el periodismo para él, una especie de vaso comunicante con la literatura, te encuentras con ese texto llamado ‘La casa' que se cree que es el texto precursor de ‘Cien años de soledad' una columna en la que con solo veintitantos años habla de algo que él va a escribir y no será hasta 15 años después que esto toma la forma de ‘Cien años de Soledad'.

Gabo periodista incluye también una entrevista a Mercedes Barcha, esposa de García Márquez, que como es de suponerse también tiene una anécdota.

‘Fui originalmente a la casa de Gabo en Ciudad de México, con Jaime Abello, a entrevistarlo y cuando llego me dice Mercedes, ‘la entrevista te la voy a dar yo y va a ser mañana', recuerda.

Feliciano se preparó para el encuentro que era muy alentador considerando que Barcha no había dado una entrevista importante y lo último que se había citado de ella había sido de los años 70.

‘Empezamos a hacer una entrevista y Mercedes solo me contesta con ‘sí', ‘no' y ‘ajá'. Yo le hago montones de preguntas, trato de empujar por aquí, empujar por allá, hacer esto, y nada... qué cosa tan horrible', comenta.

Una segunda sesión al día siguiente fue similar, aunque siempre, con mucha simpatía. Hablábamos de mucho, había mucho sobreentendido pero poco explícito y yo me decía, ¿qué hago con esto? Intenté escribir algo que reflejara la dificultad de hacer una entrevista de este modo', explica el periodista.

La publicación cuenta también con una selección de fotos, muchas de ellas inéditas.

Gabo y Mercedes nos dieron acceso a sus álbumes de fotos familares. Yo estuve en casa de ellos en Ciudad de México escogiendo con Gabo las fotos que aparecerían en la edición. Una, la encuentro maravillosa, la toma el hijo de ellos, Rodrigo García, hoy cineasta y productor. Él toma la foto el día que le anuncian el Nobel a Gabo, eran las 6 de la mañana y él y Mercedes están en el patio de la casa en piyama y bata, la foto es de una intimidad maravillosa', asegura.

Con todo esto, no se puede más que asegurar que Gabo periodista no es un libro que interesará solo a sus colegas.

Y es que como dice Feliciano: ‘Lo que tiene Gabo es que como gran escritor, le da mucha importancia al relato y la narración en su periodismo. Es un gran modelo para nosotros los periodistas, pero también para cualquier lector. Primeramente lo que uno encuentra en sus textos o columnas es que hay un relato, él está contando algo', comenta y agrega, ‘es una gran fuente y además, son textos que se leen con gran gusto; uno oye en la voz de ese gran narrador que es García Márquez, elementos de Cien años de soledad , de El coronel no tiene quien le escriba , de El amor en los tiempos del cólera , y eres testigo de su desarrollo como escritor, desde sus 20 años hasta más tarde, cuando escribe relatos más complejos; también ves la gran gama de intereses de Gabo, porque a él le interesaba todo lo que se moviera. Y además permite una forma de acceso a la literatura a través de sus textos, sus columnas; menciona a grandes escritores y los integra dentro de ese huracán que es él', asevera Feliciano.

Según el editor, es un libro que puede leerse de la A a la Z, empezar desde cualquier página, o seleccionar algún apartado específico. Todo se complementa con cada uno de los escritores que han hecho su aporte sobre la visión que tienen de la obra de García Márquez y cómo esta ha influido en su trabajo y en sus vidas.

‘Es un libro hecho con mucho esmero y que hay que valorar', concluye Feliciano.

comments powered by Disqus