Cultura 15/04/2018 - 12:02 a.m. domingo 15 de abril de 2018

Un embajador de dos direcciones

Un embajador que ha roto esquemas y que asegura que se ha pasado de la diplomacia de salón a la diplomacia de redes, pues considera que quien no se sube a las redes sociales, está perdido

  / Albin Garcia | La Estrella de Panamá
Albin Garcia | La Estrella de Panamá

Nubia Aparicio S.
nubia.aparicio@gmail.com

El embajador Francisco Cruz Fuenzalida es como un torbellino. Tiene tiempo y espacio para todo y para todos. Se autodefine con un ser resiliente, es decir, que tiene la capacidad humana de asumir con flexibilidad situaciones límite y sobreponerse a ellas.

Su padre fue diplomático toda la vida, así es que cambió ocho veces de colegio y tuvo 30 domicilios distintos, lo que para él ha sido una vida muy compleja.

Ha estado siempre expuesto al cambio y eso no le disgusta, al contrario, opina que quienes no toman riesgo, los que no se exponen al cambio, mueren lentamente. La muerte en vida es no estar sujeto al cambio, afirma.

Se siente como un canalero más. A los pocos días de estar en Panamá se aprendió la letra y música del Himno Nacional, que cantaba en los actos a todo pulmón.

Asistimos a una ceremonia de despedida donde la canciller, Isabel de Saint Malo de Alvarado, lo condecoró por ser un embajador que ‘hizo mucho por Panamá' …no era embajador solo de Chile en Panamá, sino que también lo era de Panamá en su país. Fue un embajador de dos direcciones, pues se preocupó también porque nuestro país tuviera presencia en el suyo.

Es un diplomático de redes sociales y asegura que hemos pasado de la diplomacia de salón, a la de las redes… ‘el diplomático que no se sube a las redes está perdido', afirma.

Ve a la Autoridad del Canal de Panamá como una organización del primer mundo, que los panameños han sabido mantener con un modelo de gestión que debería trasladarse a todas las instituciones del país. ‘No hay que ir a ningún lado, ahí está el modelo', expresa.

SU PAÍS, CHILE, ES EL TERCER CLIENTE MÁS IMPORTANTE DEL CANAL, ANTES QUE ESTADOS UNIDOS Y CHINA, ¿QUÉ SIGNIFICA ESO PARA LOS CHILENOS?

El Canal significa para Chile una llave maestra en términos de exportaciones, tanto de ingreso como de salida; representa un espacio clave para poder consolidar hoy día no solamente la matriz exportadora, sino esa vocación de regionalismo abierto que Chile ha cultivado como un país que ha tenido que abrirse al mundo desde una zona insular, quizá la más austral del mundo, o al menos del continente americano.

¿CÓMO IMPACTÓ EL TERCER JUEGO DE ESCLUSAS A SU PAÍS?

En el caso de Chile, tiene un impacto grande por el cruce de los neopanamax, desde luego, y eso ha significado para nosotros tener que realizar ajustes por varios millones de dólares; hemos tenido que ampliar nuestros terminales para poder alojar a los neopanamax en las aguas abrigadas. Tenemos varios puertos que tienen capacidad para dos y tres barcos de ese tamaño, que nos permiten realmente atender esa oferta marítima. Además, nos parece relevante porque significa, para el caso de Chile, repensar la estructura en la agenda marítima portuaria en términos de rutas.

CUANDO USTED LLEGÓ A PANAMÁ, ¿QUÉ FUE LO QUE MÁS LE IMPRESIONÓ?

Su sociedad pequeña, porque Panamá es pequeño, pero a la vez muy grande en convocatoria. Tiene esa característica exquisita y muy particular de ser un país pequeño, pero que, como está abierto al mundo, da una sensación térmica de que es enorme. Panamá tiene esa vocación de ser un país pequeño en lo formal, pero muy amplio en el mercado, en lo que ofrece. Esa intensidad me llamó mucho la atención.

¿CÓMO VE USTED LA APLICACIÓN DEL MODELO ACUSATORIO EN PANAMÁ, QUE, A PROPÓSITO, TUVO MUCHOS CAPACITADORES CHILENOS?

Está fuertemente inspirado en el modelo chileno que rompió con el sistema inquisitivo. Panamá cerró un ciclo con la implementación del Sistema Penal Acusatorio en la capital, donde está la mitad de las causas del sistema, igual como lo hicimos nosotros, como una manera acertada de poder corregir desviaciones en el tiempo. Yo lo he visto bien, los números son buenos en términos de reducción de detenciones preventivas, de reducción de tiempos de respuesta del sistema, de niveles de tiempos promedio de causa por juzgados… me parece que son los indicadores correctos.

¿CÓMO HA SIDO LA IMPLEMENTACIÓN DEL MODELO DE JUSTICIA PENAL EN CHILE

En Chile fue exitoso. Yo trabajé en su diseño e implementación, pero sí presentó algunas dificultades. Por ejemplo, la gente a veces confunde justicia con seguridad ciudadana, y son cosas completamente distintas. El trabajo de un buen sistema penal es ser eficiente, generar accesos, transparencia y respuesta; no es garantizar seguridad ciudadana, eso es prevención, para eso está la policía, eso es otro trabajo. Entonces, muchas veces la gente reacciona y hay, en algunos espacios, ciertos populismos que buscan que la gente esté en la cárcel por siempre. Los problemas de la justicia no se resuelven con más gente en la cárcel, se resuelven con eficacia, eficiencia, con sistemas justos que operen a favor de todas las personas.

VEO QUE USTED NO ES MUY PARTIDARIO DE LA DETENCIÓN PREVENTIVA…

De ninguna manera. La detención preventiva está en los códigos y hay que aplicarla, pero no hay que abusar de ella, porque nuestro sistemas inquisitivos abusaron de esa medida por mucho tiempo. Me parece que uno de los grandes indicadores por los cuales se mide el desarrollo de un país o donde pones a prueba su estándar en protección de los derechos humanos, es en su sistema carcelario y de justicia, es lo que no se ve, pero cuenta mucho. Los grandes países desarrollados son los que tienen sistemas de justicia donde la presunción de inocencia se respeta, es como esa analogía que yo hago con el transporte público: la riqueza de un país no se mide por cuántos autos caros tengo en la calle, se mide por la calidad del transporte público.

PERFIL DEL DIPLOMÁTICO

Embajador de la República de Chile en Panamá

Nombre completo: Francisco Cruz Fuenzalida

Nacimiento: Santiago de Chile

Edad: 43 años

Ocupación: Abogado corporativo

Creencias religiosas: Católico

Cónyuge: Paola Muñoz

Resumen de su carrera: Es egresado de la Universidad Católica de Chile, donde se recibió como abogado. Obtuvo su postgrado en Derecho Constitucional y realiza estudios de maestría en Derecho Público, en la misma Universidad. En el 2006 fue elegido como uno de los cien jóvenes líderes de Chile, por un certamen que realizó el diario ‘El Mercurio'. Fue embajador de Chile en Panamá desde el 2014 hasta hace pocos días.

MUCHOS COINCIDEN EN QUE USTED HIZO UNA LABOR IMPORTANTE COMO EMBAJADOR; ¿CUÁL CONSIDERA USTED ES EL PRINCIPAL APORTE EN SU LABOR COMO DIPLOMÁTICO?

Conectar distintos grupos que no tradicionalmente pasan por la diplomacia, por ejemplo, al grupo de empresarios. Fui el primer embajador que sentó al presidente de la República a almorzar con empresarios chilenos, en una cena a la que también invité a la vicepresidenta y a cinco ministros. Creo que mi gran herencia es haber hecho una democracia no tradicional, donde conecté grupos que normalmente pasan por ciertas formalidades. Los conecté directamente, me parece que eso fue importante. Y, en segundo lugar, hice un trabajo de diplomacia territorial con el que pude entender el Panamá que está más allá de la ciudad.

HE SABIDO QUE SE QUEDA UN TIEMPO EN PANAMÁ, LUEGO DE CULMINAR SUS LABORES COMO EMBAJADOR…

Sí. Uno se queda en un país cuando se siente cómodo en ese lugar, yo fui un embajador muy cómodo en Panamá, es un país que me acogió y yo creo que se nota. Cuando uno está tranquilo, contento en un país, se respira, yo me quedo en Panamá por un tiempo, pues tengo un desafío profesional en temas corporativos navieros, y porque quiero este país.

¿QUÉ PIENSA DE LAS NUEVAS RELACIONES DE PANAMÁ CON CHINA?

Me parece que Panamá jugó muy bien ahí. Lo hizo de manera muy inteligente y muy discreta… como hay que hacerlo. Todos sabemos la historia y lo que había pasado, la tregua con Taiwán y todo aquello; me parece que siendo China el segundo usuario del Canal, no puede ser más propicia esa relación. El impacto de China en Panamá ya se está viendo; estamos muy contentos de poder ver un país que se suma a esas relaciones, pues Chile tiene más de cuarenta años de relaciones diplomáticas ininterrumpidas con el país asiático. Nosotros ni siquiera en la dictadura de Pinochet rompimos relaciones diplomáticas, lo cual muestra el poder de un socio como China.

comments powered by Disqus