Cultura 14/11/2017 - 12:00 a.m. martes 14 de noviembre de 2017

Diversidad sexual se levanta en el teatro

La obra es sobre una exitosa guionista de telenovelas

  /

EFE
online@laestrella.com.pa

Un musical que tan solo tiene mujeres en escena, con una orquesta exclusivamente femenina que interpreta canciones de famosas compositoras del mismo género y que aborda abiertamente el lesbianismo se propone abofetear a la que llama "sociedad retrógrada" que intenta dominar al Brasil de ayer.

Se trata de ‘L, o musical' (L, el musical), una obra que debutó este mes en un prestigioso centro cultural de Río de Janeiro, que estará en escena hasta el 17 de diciembre y que consiguió eludir la censura que en los últimos meses han impuesto grupos conservadores a representaciones artísticas que abordan temas polémicos en Brasil.

Además de llevar a escena historias de mujeres que aman a otras mujeres, la obra utiliza como fondo 22 canciones de diferentes intérpretes de la Música Popular Brasileña (MPB) que se han declarado abiertamente lesbianas o bisexuales, incluyendo algunas famosas como Ana Carolina, Zélia Duncan, Cássia Eller, Mart'nalia, Simone, Marina Lima, Sandra de Sá y Adriana Calcanhoto.

La obra es sobre una exitosa guionista de telenovelas (Elisa Lucinda) que celebra el éxito de su primer culebrón protagonizado por un triángulo amoroso formado por mujeres, y que se reencuentra con su antigua y nunca olvidada compañera sentimental (Ellen Oléria) para repasar su historia común en momentos en que ambas tienen otras amantes y otras perspectivas para sus vidas.

Tanto sus productores como sus protagonistas afirman que su intención es poner en discusión la discriminación que sufren las lesbianas tanto por su condición de mujeres como de homosexuales y sacudir al país en momentos en que se registran retrocesos.

‘Queremos darle una bofetada a esa sociedad retrógrada', aseguró a Efe la actriz Elisa Lucinda, protagonista del musical, en una referencia a las recientes iniciativas de grupos conservadores para vetar espectáculos que cuestionen cualquier precepto religioso.

Brasil vive una intensa guerra cultural en que exposiciones y obras de teatro son tildadas de ofensivas, inmorales y blasfemas por grupos ultraconservadores, que han conseguido vetar algunas.

Esta guerra comenzó en agosto cuando una exposición sobre la diversidad sexual en la historia del arte brasileño fue suspendida en la ciudad de Porto Alegre por presiones del Movimiento Brasil Libre (MBL), un grupo que nació en 2014 con las protestas contra la entonces presidenta socialista Dilma Rousseff, destituida por el Congreso en 2016 y sustituida por el conservador Michel Temer.

comments powered by Disqus