Cultura 05/03/2018 - 12:00 a.m. lunes 5 de marzo de 2018

El diseño panameño se exportará

La moda requiere ser vista como una industria, un motor que impulse el desarrollo de un país

Artesanos, diseñadores y orfebres participarán de la segunda edición de Panamá Diseña, que busca internacionalizar el diseño local. Creaciones de Melina Typaldos. / Ed Grimaldo | La Estrella de Panamá
Ed Grimaldo | La Estrella de Panamá

Artesanos, diseñadores y orfebres participarán de la segunda edición de Panamá Diseña, que busca internacionalizar el diseño local. Creaciones de Melina Typaldos.

Anterior Siguiente

Karen Bernal Marrugo
kbernal@laestrella.com.pa

La moda panameña ha evolucionado durante los últimos años. Cada vez toman más relevancia a nivel regional los eventos que se llevan a cabo en el país relacionados con el mundo del diseño de ropa, joyas y accesorios. Diseñadores locales como Jaime Luna, Hélène Breebaart, Irma de Casís y Federico Visuetti, por solo mencionar algunos, están saliendo a otros países para mostrar la riqueza cultural del istmo a través de sus creaciones.

Pero más allá de un show , la moda requiere ser vista como una industria, un motor que impulse el desarrollo de un país. Precisamente bajo este precepto, el 21 de marzo en el Central Hotel se llevará a cabo la segunda edición de Panamá Diseña, una iniciativa para impulsar el talento de artesanos, orfebres y diseñadores de moda nacionales —o radicados en Panamá— en el mercado internacional.

‘Panamá Diseña es una exhibición comercial cuyo objetivo principal es la exportación de los productos que se producen o intervienen en Panamá', afirma Raúl Cubilla, productor del evento.

A diferencia de la primera versión, en la que hubo un desfile de moda colectivo y la entrada era libre, esta edición, de acuerdo con Cubilla, se centrará en ruedas de negocios y será solo para compradores acreditados que hayan sacado su cita previamente.

El productor explicó que este año se espera sobrepasar las 27 oficinas de comercio de las embajadas acreditadas en Panamá que asistieron en 2017. ‘Queremos aumentar el número de invitados también con cámaras de comercio internacionales. Igualmente, estamos invitando tiendas por departamento nacionales y exportadores de zona libre', indica, haciendo énfasis en que se trata de una feria en la que solamente se venderá al por mayor.

Además, en el evento habrá breves conversatorios con las entidades gubernamentales que lo respaldan (Alcaldía de Panamá, Ministerio de Comercio e Industrias, Ministerio de Relaciones Exteriores, la Autoridad de la Micro, Pequeña y Mediana Empresa y la Autoridad de Turismo de Panamá) y con los expositores sobre tendencias, cómo exportar sus productos, cómo proteger su marca y otros temas de interés para impulsar la industria. También contará con un cierre para el cuerpo diplomático e invitados especiales, que puedan invertir en el sector.

EN LA BÚSQUEDA DE ÍCONOS

Alrededor de 45 talentos panameños expondrán sus diseños en la feria. Las expectativas son buenas. ‘Tenemos muchísimo potencial. Este proyecto crea estrellas, embajadores que promueven el país como talento y así consolidar el sector de la moda en Panamá', sostiene Cubilla.

Hélène Breebaart, Melina Typaldos, Franklin Panamá, Laura Fábrega, Annie Chajín, Edda González y Melissa Dimov son algunos de los creadores que estarán presente.

Annie Chajín presentará alrededor de ocho piezas de su moda moderna, alegre y fashion que exhibe en Panamá en la tienda Undercover, en Casco Antiguo. Mezcla sus coloridos diseños de elefantes y figuras geométricas con el acostumbrado toque panameño, que rescata de las molas. Pero ahora le agrega otros elementos de Centroamérica, donde ha residido los últimos meses en busca de nuevas tendencias e inspiraciones. ‘Estoy trabajando con telas de manta, haciendo un mix con bordados y tratando de fusionar lo nuestro', señala.

También tiene pulseras y aretes exóticos confeccionados con manila (hilo con el que se fabrican hamacas) y piezas subliminadas, pintados a mano con colores vivos, como convers, jeans, camisetas y accesorios de cuero. ‘Se verá un poquito de todo, piezas desde los pies hasta el tocado de la cabeza, también accesorios como collares, pulseras y aretes', expresa.

Hélène Breebaart es otra de las diseñadoras participantes. Tendrá muestras de su ropa, elementos decorativos para la casa y accesorios que exhibe en su tienda Breebaart Boutique, en Obarrio. ‘Tenemos que enfocarnos en una línea comercial, yo hago muchas cosas pintadas, pero para este evento traemos algo que sea más fácil de producir y de exportar', dice, agregando que también mostrará seis piezas de desfile de moda.

A pesar de que ya ha exportado sus piezas en países como Francia, a la diseñadora radicada en Panamá, quien fue una de las primeras en incorporar la mola en los diseños, le parece ‘fabuloso' pensar en el lado comercial de esta exposición. ‘Me hace expectativas poder abrir relación con los diferentes países del mundo y poder vender nuestros diseños. Este evento es ideal para poder hacer contacto con las personas adecuadas', indica.

No obstante, señala que ante la cantidad de pedidos, la producción será un gran reto para poder suplir la demanda, ya que su trabajo es artesanal. ‘Entregar la mercancía a tiempo es un problema, pero logramos hacerlo con mucho esfuerzo'.

PRODUCCIÓN, UN RETO POR SUPERAR

Cubilla está consciente del desafío que supone poder suplir la demanda al por mayor que surgirá con esta plataforma, pues en el país las maquinarias y la materia prima son limitadas, sobre todo la parte textil. Ante esto, se ha permitido que las piezas sean diseñadas en el país, pero fabricadas en otro lugar. ‘El requisito para entrar es que el producto sea panameño y tenga bandera panameña, pero la reproducción se puede hacer en otro lugar porque no tenemos la infraestructura para una producción en masa', asevera.

Distingue que uno de los objetivos del proyecto es crear un sector organizado que genere ingresos al Estado a través de sus impuestos, para potenciar el sector y cambiar esta realidad.

‘La parte de la producción es complicada pero el proyecto busca comenzar con pequeños compradores y poco a poco ir creciendo. Había que empezar, pues todos los países de América, como Colombia, Nicaragua, Brasil, Costa Rica y Argentina ya lo están haciendo hace mucho tiempo'.

Precisamente, por ser un proyecto nuevo (inició en 2017), el productor expresa que se han cometido algunos errores que ahora se están corrigiendo. ‘Al principio nos dimos cuenta de que muchos de los expositores no tenían un local físico, un registro comercial. Un requisito es crear toda esta infraestructura como empresa y luego tener la capacidad de suplir un pedido de una tienda por departamento, por eso la selección de los expositores es bastante rígida', menciona Cubilla.

‘Nos dimos cuenta el año pasado que muchos de nuestros expositores no tenían cómo responder a las preguntas en cuanto a tiraje, unidades, costos unitario, costos al por mayor, porque nunca hemos tenido ese roce, la moda no era vista como una industria para exportar', apunta.

Este año, subraya, los diseñadores están más preparados, más organizados, con catálogos, presentaciones digitales y kits de venta.

comments powered by Disqus