Cultura 17/02/2017 - 12:00 a.m. viernes 17 de febrero de 2017

‘La Cucarachita Mandi', un logro del cine pobre

La animación, que reinterpreta la farsa de Rogelio Sinán, triunfó en Panalandia. ¿Puede una pila de cartones transformarse en buen arte?

  /

Anterior Siguiente

Daniel M. Alarco
dmolina@laestrella.com.pa

Mañana en el único cine del Casco Antiguo se proyectará la última función del cortometraje La Cucarachita Mandi , que dirige Martanoemí Noriega en colaboración con Tomás Cortés-Rosselot.

La historia de este corto animado está basada en la farsa infantil escrita por Rogelio Sinán, aunque se perfila más como una reflexión sobre feminismo, soledad y aceptación propia, matizada con buen humor panameño.

La pequeña sala donde se proyectará está instalada en el espacio cultural Temporal, que además expone las piezas de cartón con las que se fabricó el personaje principal de este corto.

3

LAURELES

El cortometraje dirigido por la artista multidiciplinaria Martanoemí Noriega triunfó en tres categorías del Festival Panalandia: Mejor Animación, Mejor Dirección de Arte y Premio del Público.

RECURSO ESTÉTICO

La artista multidisciplinaria Martanoemí Noriega, que dirige La Cucarachita Mandi admite que le gusta mucho el cartón como material para trabajar una obra audiovisual porque es un material de desecho.

‘Siempre vivimos excusándonos en la falta de recursos, pero siento que en mi caso particular no debe ser una excusa sino algo que me fortalezca: ser más recursiva y saber aprovechar lo poco que hay. El cartón me da esas posibilidades', dice la artista en entrevista con La Estrella de Panamá .

El cortometraje, que modifica la historia de Sinán y la lleva al cine utilizando cartones, es una de las animaciones más ambiciosas del circuito fílmico reciente, ya que participaron alrededor de 50 personas para su producción .

Asimismo, el corto ganó Mejor Animación, Mejor Dirección de Arte y el Premio del Público Panalandés, en la cuarta edición del Festival Panalandia, que finalizó el pasado 11 de febrero.

‘El cartón no es excusa para presentar algo mal hecho. Ahí está la fortaleza, que algo de la basura se convierta en algo bonito', añade Martanoemí,

LA CONSAGRACIÓN DEL BAJO PRESUPUESTO

Para la directora lo más difícil de realizar La Cucarachita Mandi fue comenzar a pensar en particularidades del cine que no se había puesto a pensar antes, como la iluminación, la continuidad y el sonido.

‘Antes había hecho animaciones con dos personas en el sofá de una casa. Pasar de eso a una producción que tiene casi 50 personas involucradas, incluyendo a Tomás y la productora Cine Animal es una lección de la que se aprende muchísimo', dilucida la artista multidisciplinaria.

De hecho, el vínculo entre Martanoemí y el Festival Panalandia, es un vínculo que va mucho más allá de los tres premios que recibió este año.

Así como la artista comenzó produciendo animaciones en la cotidianidad de un mueble en una casa, este festival se inició en una sala pequeña con una audiencia reducida. Algo que dista de los cinco días de programación y fiestas que tuvo el evento este año.

‘Yo no estaría haciendo animación de no ser por Panalandia. Era un sueño que tenía engavetado y que pensaba que no podía hacer porque no había estudiado y cuando leía las bases de los festivales no entendía nada técnico. En cambio, en Panalandia fue: no nos interesa cómo lo hagas, cuéntanos una historia', enfatiza la directora.

Martanoemí tiene otra animación en la mira. Escogió un texto del escritor guna Cebaldo Inawinapi que planea llevar al cine.

‘Es una historia que llevo trabajando hace años. Un proyecto mucho más poético, basado en una historia real del pueblo guna', concluye la artista, que decidió perpetuar la personalidad estética de su obra en el séptimo arte, gracias a un festival que le da espacio a nuevos realizadores.

PANALANDIA

El trampolín discreto del nuevo cine panameño

-Este año se celebró la cuarta edición del Festival Panalandia, ‘una ventana de exposición para los realizadores que no sabemos mucho', como describe la joven cineasta y fotógrafa Risseth Yanguez.

-Yanguez ganó Mejor Documental y el Gran Premio del Jurado Panalandia 2017 —que incluye una beca para estudiar en la Escuela de Cine de San Antonio de los Baños (Cuba)— por su corto ‘Un día con Agustín'.

-Esta ópera prima de la joven realizadora consiste en un día siguiendo a su abuelo, Agustín, un hombre dicharachero que da vueltas por el barrio de Calidonia.

-El jurado destacó que ‘Un día con Agustín' por ser una prometedora propuesta, con un personaje que permite abordar interesantes aspectos de nuestra realidad ‘muy alejados de la imagen oficial que se suele promocionar del país y de la ciudad'.

-Sobre esto, Yanguez menciona que siempre nos muestra un ‘país bonito', pero la realidad del país va mucho más allá de los edificios. ‘Panamá es su gente', dice.

-Sobre el Festival Panalandia, la joven realizadora —que estudió fotografía fija en Madrid y Panamá— destaca que es una plataforma ideal para directores y cineastas que recién están empezando en la industria.

-‘Los cortos programados no tienen una alta calidad profesional, pero tienen corazón. Se nota que lo hicieron ‘con las uñas', por eso Panalandia es un buen lugar para comenzar', concluye Yanguez.

comments powered by Disqus