Cultura 22/11/2017 - 12:05 a.m. miércoles 22 de noviembre de 2017

Cuarenta años de música

El coro ‘Música Viva' celebró su cuadragésimo aniversario con un concierto al cual invitó a sus antiguos integrantes

  /

Anterior Siguiente

Esther M. Arjona
earjona@laestrella.com.pa

Difundir la música coral en el país y hacer un aporte a su cultura son los objetivos por los que se ha regido el Coro Música Viva a lo largo de sus cuarenta años de existencia.

Así, los ‘músicos vivos', como se hacen llamar, han participado en conciertos, presentaciones, programas de radio y televisión y han llevado la música coral panameña fuera de nuestras fronteras, a espacios tan lejanos como Alemania, Rusia y Suiza, y tan cercanos como Colombia y Cuba.

‘Durante la velada, la agrupación se tomó un momento para agradecer al público por su apoyo'
 

Con ese bagaje, se ha llenado una gran maleta de recuerdos que fue abierta la noche del concierto de aniversario, que se llevó a cabo en el Teatro Auditorio de la Universidad Tecnológica de Panamá. Allí se congregaron familiares, amigos y fanáticos amantes de la música que han acompañado a la agrupación en los más variopintos escenarios en los que se ha presentado.

La preparación para este concierto fue muy diferente a la de cualquier otro, me atrevo a decirlo yo misma, que he pertenecido a esta agrupación por unos 28 años.

El nivel de presión ante el compromiso musical cedió ante elementos, para esta ocasión, más importantes: acoger a los compañeros que ya sea por cambio de residencia o por exigencias profesionales no han podido seguir cantando de forma continua.

La convocatoria la hizo el presidente de la Asociación Música Viva, Pedro Baeza, en un momento en que parecía poco probable lograr una respuesta positiva. Con cada año que pasa, la vida se vuelve más agitada, se adquieren nuevos compromisos, pasamos más tiempo en las calles tratando de llegar de un lugar a otro. Sin embargo, la respuesta fue muy alentadora. Además de los cantantes regulares, se sumaron 19 exintegrantes. Dos de ellas viajaron desde el extranjero.

Los ensayos fueron muy relajados y cargados de nostalgia. Los reencuentros siempre resultan agradables, aunque la felicidad no es un estado perenne.

Y es que Música Viva, como está nombrado el grupo de WhatsApp que no todos los miembros dominan a la perfección, es una familia. Una familia de 40 años en la que abunda el cariño y los objetivos comunes, pero que no está exenta de problemas o malos entendidos. Esas desavenencias y los malos momentos también aportan fortaleza.

Llegado el día del concierto, tanto público como cantantes se vieron sorprendidos con la proyección de fotos de las más significativas presentaciones de Música Viva a lo largo de su carrera, imágenes que nos recuerdan cuánto tiempo ha pasado.

Variados uniformes, desde aquel que se concibió en el primer año de presentaciones hasta el utilizado en la actualidad crearon una colorida presencia en escena, tan colorida como la oferta musical que se ofreció.

Piezas del Renacimiento, Barroco y clásicas sonaron a la par de conocidas canciones del folclor latinoamericano, especialidad de la agrupación. Juan de la Encina, Orlando di Lasso, Tomás Luis de Vitoria, Wolfgang Amadeus Mozart y Alessandro Scarlatti compartieron escenario con Miguel Matamoros, Baden Powel, Vinicio de Moraes, Heitor Villa Lobos y los panameños Georges Colbourne, Manuel F. Zárate y Jorge Ledezma Bradley.

Durante la velada, la agrupación se tomó un momento para agradecer al público por su apoyo y a los familiares, por la paciencia. También se hizo un homenaje póstumo a algunos compañeros que ya no están con nosotros.

Finalmente, se rindió reconocimiento a nuestro director, Jorge Ledezma Bradley, por el trabajo de toda una vida al darle vida a este su proyecto y acompañarlo a lo largo de estos cuarenta años. Una labor para la que se requiere mucha constancia y tenacidad, porque en la música, así como en la vida, lograr perfectas armonías no es nada sencillo.

comments powered by Disqus