Cultura 11/11/2017 - 12:05 a.m. sábado 11 de noviembre de 2017

Cosplay en Panamá

Un cosplayer que se precie pertrechará de todo lo necesario para que el personaje a interpretar sea fiel, razón por la cual terminan aprendiendo costura, utilería y maquillaje

Yanis Monge, aka Yanis Chibi

Yanis Monge, aka Yanis Chibi

Anterior Siguiente

Rolando Rodríguez De León
periodistas@laestrella.com.pa

Algunas veces al año, si se deambula por los lugares correctos en el momento preciso, se pueden encontrar grupos de niños, jóvenes y adultos en las puertas de algún gimnasio o salón de eventos haciendo cola para entrar. Varios estarán vestidos de forma particular, ¡pero no le llames disfraz ni preguntes de qué están disfrazados!. Ellos practican el arte del Cosplay .

Cosplay es la abreviatura de las palabras inglesas costume y play , fue acuñada por Nobuyuki Takahashi mientras hacía un reportaje y ‘percibió' que mascarada sonaba anticuada. En ese momento inventó el nuevo vocablo que caló rápidamente y resultó de uso común en los eventos. Un cosplayer (persona que hace cosplay ) no solo se viste como un personaje de cómic, animación, videojuego, película o serie de televisión, sino que asume la personalidad e interpreta al personaje para el público, ya sea en una tarima o posando para fotos con los fanáticos.

‘Los cosplayers sienten su afición como algo más que una forma de entretenimiento casual'.
 

Los cosplayers sienten su afición como algo más que una forma de entretenimiento casual, por lo general, en un buen cosplay se invierte una gran cantidad de dinero para representar fielmente al personaje, tanto en su indumentaria como en los accesorios que pueden ser armas, espadas, mascotas o incluso alas. Un cosplayer que se precie pertrechará de todo lo necesario para que el personaje a interpretar sea fiel, razón por la cual terminan aprendiendo costura, elaboración de accesorios, utilería y maquillaje, entre otros. El trabajo es arduo, puede demorar varios meses y costar cientos de dólares o incluso llegar a los miles, pero los resultados suelen ser increíbles y la fama que adquieren sus creadores, además de convertirlos en el centro de atracción en los eventos, los puede catapultar a trabajos especializados, ganar concursos o dedicarse de forma profesional a la elaboración e interpretación. ¡Que mejor recompensa que vivir haciendo lo que se ama!.

A nivel mundial hay personas que han convertido el cosplay en su trabajo, su fama es tan grande que son invitados a eventos internacionales para atraer más público con firmas de autógrafos, fotografías con los participantes y hasta a hacer gala de sus habilidades en una pasarela. Entre los más famosos están Yuegene Fay, Francesca Dani, Jessica Nigri o Yaya Han, una búsqueda en Google de cualquiera de esos nombres nos dejará una plétora de imágenes, algunas más subidas de tono que otras, pero siempre mostrando una muy buena calidad en sus representaciones.

En Panamá existen muchos cosplayers y los niveles van desde el amateur hasta los profesionales. Es apreciable su nivel de ejecución en la vestimenta, accesorios y actuación del personaje que interpretan, de los que cuentan con varios años trabajando. En ocasiones varios cosplayers se unen para hacer un grupal, esto es representar a diferentes personajes de una misma serie, como ejemplo Fuerza G o Sailor Moon, de esta última, Una chica podría representar a Usagi, el personaje principal, pero nueve chicas y un chico reunirían a casi todos los protagonistas de la serie, añadiendo espectacularidad a su presentación.

Este arte que comporta creación y actuación tiene tanta fama que en el año 2003 se creó en Japón el World Cosplay Summit, al que asisten cosplayers de todo el mundo, en que hay talleres, puestos de ventas y conferencias. Dos años después en 2005 iniciaron un concurso internacional de cosplay , el World Cosplay Championship. Las eliminatorias se hacen en países como EE.UU., España y Brasil, entre otros, y los ganadores representan a su país en Japón para la gran final. El concurso tiene tal fama que cosplayers de países donde no se hace, viajan a participar en alguno de los lugares donde se realizan las eliminatorias. Este fenómeno no escapó de la vista del gobierno Nipón, que siempre pensando en la promoción del país y su cultura decidió en el 2008, apoyar el evento por medio de los Ministerios de Asuntos Exteriores, Economía, Comercio e Industrias y el de Tierra, Infraestructura y Transporte.

En Panamá las personas que hacen cosplay lo toman muy en serio y la comunidad que lo practica ha ido creciendo de lo más variopinta, diferentes géneros, edades e incluso temáticas. Hay muchos conocidos en la comunidad cosplay , para los asiduos asistentes a eventos nombres como Franco Holness, Diana Belinda Chan, Macarena Larrañaga, Kathia María McKay y Paola Quirós, son muy apreciados. Una de las más pequeñas es Yanis Chibi, una cosplayerita cuyo rostro es conocido por la mayoría de los asistentes a los eventos locales. Yanis comenzó a hacer cosplay en el 2014, participando en eventos en todo el país con la ayuda de sus padres. A su corta edad no solo participa en concursos, sino que también ha sido nombrada como jurado. Es seguro que la seguiremos viendo por mucho tiempo.

También hay muchos que brillan con luz propia, son cosplayers famosos con una excelente calidad en sus representaciones, sin embargo, como los casos de Koneko-tan (Bianca Navas) que inició en el 2006 y que en estos once años ha representado más de cincuenta personajes de anime y de la factoría Disney; Hiyoko Ann (Anne Ruíz) también recorre el mundo del cosplay , se inició en el 2010, y ha participado en cosplay individuales y grupales; además, la pareja de Alatariel (Laura González Ruíz) y su esposo Rodolfo Chiari, ella experta en maquillaje y él en creación de utilería actúan juntos o por separado. Poder ver sus creaciones y representaciones es el punto neurálgico de cualquier evento en la ciudad o el interior. La fama de los cosplayers del patio ha crecido tanto que en 2013, TV Tokyo que hacía un reportaje sobre el país, contactó a la entonces Agregada Cultural del Japón en Panamá quien organizó una reunión en que los cosplayers fueron grabados y se hizo un reportaje para el canal de televisión nipona.

La competencia entre cosplayers es fuerte y, tristemente, fuente de pugnas entre los seguidores de algunos, rivalidades y rencillas, hasta acusaciones de favoritismo en la concursos, sin embargo, este pequeño mal no debe opacar lo ameno de ir a buscar ese personaje que te gusta y con el cual poder tomarte una foto o rememorar aquel cosplay que marcó un hito en nuestro país.

Rolando José Rodríguez De León es Doctor en Comunicación Audiovisual y Publicidad, por la Universidad Complutense de Madrid.

comments powered by Disqus