Cultura 07/03/2018 - 12:00 a.m. miércoles 7 de marzo de 2018

Confianza, piedra angular para las mujeres de éxito

Para lograr la equidad en posiciones laborales, hace falta más que mejorar las políticas en las empresas: las mujeres deben atreverse más

  /

Anterior Siguiente

Karen Bernal Marrugo
kbernal@laestrella.com.pa

Cada día hay más mujeres que hombres en las aulas de las universidades y la mayoría obtiene mejores notas que ellos. Se ha roto el paradigma de que las mujeres no se inclinan por carreras relacionadas con la ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas (CTIM, o STEM, abreviado en inglés).

‘La confianza es básica porque si no creemos en nosotras mismas y no proyectamos esa confianza, las demás personas no van a creer en nosotras',

MARÍA EUGENIA FONSECA

DIRECTORA DE LEE HECHT HARRISON PANAMÁ

Las mujeres están encaminadas a ganar terreno en la igualdad y la equidad laboral, tanto en Panamá como en el mundo. Pero los esfuerzos no parecen ser suficientes. Aún no se logra romper completamente el ‘techo de cristal' que le impide a la gran mayoría de féminas ocupar puestos de alta jerarquía en las diversas organizaciones, tanto públicas como privadas; ni ganar mejores o iguales salarios que los hombres.

El reciente estudio ‘Línea base de la participación de mujeres en las juntas directivas de las empresas regidas por la Ley 56 del 11 de julio del 2017', realizado por la Asociación de Mujeres Directoras Corporativas de Panamá (WCD-Panamá), refleja una participación actual de mujeres en juntas directivas del 14% en las empresas privadas y el 18% en las empresas públicas.

Otra investigación hecha por Manpower en 2017 indica que en el istmo el 50% de la fuerza laboral son mujeres. Pero ellas solo ocupan el 25% de los puestos ejecutivos. Y a nivel mundial, solo el 4.2% de las gerencias de empresas que aparecen en la lista ‘Fortune 500' son ocupadas por mujeres, según el grupo Fortune Knowledge.

Lo anterior supone un reto para las mujeres y el país: es necesario crear nuevas prácticas y culturas en las empresas y que la mujer trabaje la confianza es sí misma para empoderarse y lograr la igualdad de género.

LA IGUALDAD NO ES UN FAVOR

Que las mujeres tengan más participación en altos cargos y posiciones de liderazgo es un factor positivo, tanto para las empresas y la economía del país como para la sociedad en general.

‘Las capacidades de las mujeres puestas al servicio de la economía ayudan al país, está probado. La participación de las mujeres en las juntas directivas mejora la rentabilidad en las empresas. No es un tema de ser buena gente y darnos oportunidades, sino que nosotras tenemos mucho que dar, que aportar y contribuir', expresó la directora de Lee Hecht Harrison Panamá, María Eugenia Fonseca, durante el foro ‘Proyectando confianza: una conversación entre mujeres', organizado por la WCD-Panamá y la Fundación Ciudad del Saber.

Durante el foro, la nueva presidenta de WCD-Panamá, Sigrid Simons de Müller, dijo que cuando coexisten hombres y mujeres en un mismo espacio ocurren cosas positivas, pues ‘cada género trae perspectivas diferentes, las cuales a su vez son complementarias y se necesitan para el equilibrio de la sociedad'.

Insiste en que para que haya igualdad, ellos tienen que apoyar en el proceso. No obstante, reconoce que la vida de la mujer está llena de roles, por eso es necesario tener confianza en sí mismas y así lograr enfrentar los retos siendo auténticas, ágiles, positivas, tenaces y exigiendo respeto.

Por su parte, la vicepresidenta y canciller de la República, Isabel de Saint Malo de Alvarado, recalcó que ‘la evidencia demuestra que lograr la equidad de género permitiría crear 10.5 millones de puestos de trabajo adicionales para 2050 e incrementaría el PIB global entre el 4 y el 10%'.

CREER EN SÍ MISMAS PARA AVANZAR

Un estudio presentado a finales de 2017 por Lee Hecht Harrison, en el que participaron 230 compañías de 20 industrias (de entre 250 y 2,000 empleados), demostró que existen tres factores, dos externos y uno interno, que promueven la base de las mujeres en las organizaciones.

‘Entre los externos está la cultura que se logra generar en la organización. Las empresas donde las mujeres ascendieron demostraron un compromiso con la equidad de género que se refleja en todo lo que la empresa hace: sus políticas, prácticas, y sobre todo en que tienen líderes que promueven la equidad. En esta cultura las mujeres se sienten más seguras', detalló Hecht Harrison.

El otro factor externo tiene que ver con las prácticas organizacionales. ‘Son políticas de contratación, sucesión y promoción que están libres de sesgo. Eso se hace cuando, por ejemplo, se presentan los candidatos para un cargo escondiendo su género, cuando hay políticas de compensación iguales para hombres y mujeres, entre otras'.

La conducta de las mujeres es el factor interno, el que ellas deben cambiar desde adentro. Fonseca destacó que según el estudio en cuestión, algunas de las conductas de mujeres que lograron liderazgo son: la autopromoción, tener un plan de carrera claro, influir hacia arriba, delegar, hablar estratégicamente de negocios, hacer networking , arriesgar para aprender cosas nuevas, cultivar sponsors o mentores y, sobre todo, demostrar confianza.

‘La confianza es saber o creer que podemos. Nunca vamos a tener la total certeza, entonces debemos tomar el riesgo cuando queremos construir confianza. La confianza viene después de que tomas el riesgo, no antes', enfatizó la directora de Lee Hecht Harrison Panamá.

Para ella, tener temor es normal; sin embargo, opina que es necesario que la mujer demuestre más confianza, tanto en emprendimientos como en las organizaciones.

‘A veces ni yo me lo creo, pero debo demostrar que sí me lo creo para entonces creérmelo y que los demás me crean. Estamos caminando con el viento en contra, que es la suspicacia que tiene la sociedad de si podremos o no, entonces tenemos que vencer obstáculos, creencias y estereotipos'.

También es importante que la mujer se arriesgue más cuando va a tomar una decisión. ‘Tenemos que arriesgarnos a pedir el aumento de salario, ese día de home office , apoyo para mi emprendimiento, sin sentirnos penalizadas por usar estos beneficios', apuntó.

CUESTIÓN DE CULTURA

Si es tan positiva la igualdad y si las féminas están cada día mejor preparadas, ¿por qué la brecha de la desigualdad sigue siendo tan amplia en Panamá?

Para la presidenta de WCD-Panamá, la brecha no se debe a falta de motivación, empeño y capacidad, sino a la cultura, con mensajes que refuerzan el rol ‘tradicional' de la mujer.

‘Tenemos que romper ese molde. Como padres, debemos asegurarnos de que el trato, responsabilidades y oportunidades que demos a nuestros hijos e hijas sean iguales. Como maestros y profesores, debemos educar a ambos géneros en un ambiente motivador y de respeto, evitando estereotipos académicos o de trato. Como líderes de empresas, debemos asegurarnos que exista igualdad de oportunidades, compensación, ascensos, entrenamiento para todos los colaboradores, independientemente del género al cual pertenezcan', enfatizó.

Fonseca, quien es especialista en manejo de talento y liderazgo, asevera que las mujeres caminan ‘con el viento en contra' y ellos, a favor. ‘Todavía en la mente de todos, hombres y mujeres, pensamos de manera inconsciente en los hombres cuando hablamos de un líder, un emprendedor', dijo.

Y exhortando a las mujeres a vencer esa situación, instó: ‘Debemos creer en nosotras mismas, ser más solidarias entre nosotras y justas con la próxima generación, rompiendo los patrones de crianza en desigualdad'.

comments powered by Disqus