Cultura 12/01/2018 - 4:35 p.m. viernes 12 de enero de 2018

'Colao', una película con la inocencia de un niño y el alma de un campesino  

El director y actor dominicano Frank Perozo viajó a Panamá a presentar su opera prima. Lo acompañó el reconocido actor comediante Raymond Pozo

Raymond Pozo

Raymond Pozo

Anterior Siguiente

Esther M. Arjona
earjona@laestrella.com.pa

Frank Perozo había pasado por Panamá en varias ocasiones, haciendo escala en algunos de sus viajes. Me quedaba tres horas en el aeropuerto, alguna vez salí en un carroa dar una vuelta, pero eso era todo”, reconoce. En esta ocasión, ha hecho un viaje de tres días que le ha servido para confirmar algo que ya presentía. “De Panamá he quedado encantado, la gente, la calida humana, me gusta mucho, me he sentido como en casa”, dice en entrevista a La Estrella de Panamá.

Tres días parecen muy corto tiempo, pero en giras de promoción, se trata del tiempo justo para visitar medios, cumplir con formalidades y conocer algo del país. Perozo nos visitó para presentar el filme que lo ha convertido en director de cine: Colao.

Colao es un humilde proyecto que quisimos traer a Panamá porque nos identificamos mucho con esta cultura, porque de una forma u otra, tenemos una similitud y ahora que he conocido Panamá, lo aprecio más”, dice el director.

En la cinta, Antonio (Manny Pérez), un campesino dedicado al cultivo del café decide dejar el campo para ir la ciudad en busca de su independencia y de ese amor que nunca tuvo. Dos primos Se queda en la casa de sus primos (Raymond Pozo y Miguel Céspedes), le brindan un hogar y le enseñan cómo manejarse en la ciudad. En sus andanzas, termina conociendo una mujer muy empoderada y sofisticada (Nashla Bogaert) y este campesino, bien humilde y que conoce poco de esa vida, termina siendo orientado por sus primos, que hacen de cupido en esta historia. “Vamos a ver mucho desarrollo de comedia, pero Colao también es una película que resalta los verdaderos valors de la vida que son las cosas simples, lo que no se puede tocar, la humildad, esa sencillez”, explica Perozo.

Para el director, “esta película tiene la inocencia de un niño y el alma de un campesino.

Y por eso creo que el personaje de Laura, interpretado por Bogaert, termina alejándose un poco de esa vanidad y superficialidad que la arropa en esa ciudad moderna. Ella encuentra a un hombre con valores reales, pero en medio se van dando una serie de situaciones muy graciosas”, afirma.

En su primera incursión en la dirección de cine Perozo considera “un honor haber trabajado con las figuras más importantes de República Dominicana, como Raymond Pozo, Miguel Céspedes, Manny Pérez, Nashla Bogart, Celinés Toribio, Anthony Álvarez, Evelyna Rodríguez, y Shailyn Sosa, quienes son grandes actoresy ahora, estando detrás de cámara, porque mi vida entera he sido actor, por qué se han ganado ellos su posición en nuestro y otros mercados. Es por el inmenso talento del que están dotados”, no duda en asegurar.

Para el también actor llevar a cabo esta producción ha sido una hermosísima experiencia y espera que los panameños “la disfruiten y se sientan identificados con esta historia, y creo que sí lo harán porque no quisimos hacer nada complicado, sino algo para toda la familia, facil de digerir, porque si tú te has enamorado, no importa la nacionalidad, si has emigrado del interior a la ciudad si tu familia lo hizo te vas a sentir identificado con esta historia”, certifica.

Siguiendo el pensamiento de Charles Chaplin quien decía que la comedia era el género más digerible, más fácil para tú poder fomentar la industria, Perozo se decidió por la comedia. “Raymond Pozo y Miguel Céspedes son los reyes de la comedia en Dominicana. En los últimos años han llevado a casi 10 millones de prsonas a las salas de cine a través de la risa, dice Perozo. “Ellos nos han abierto ese camino, para luego poder hacer otro tipo de cintas”, analiza el director.

Para el actor Raymond Pozo, también de visita en nuestro país, su experiencia en Colao ha sido maravillosa porque con un director que proviene de las filas de los actores, es más sencilla la comunicación. “El actor que ahora es director sabe lo que siente un actor, sabe hasta cómo piensa en el momento de exigirle algo, o sabe cuándo no podemos dar lo que pide. Allí pude tener esa experiencia maravillosa. El que haya podido ver mis películas verá el crecimiento que he tenido en esta”, dice con toda seguridad. El crecer como actor es muy importante para Pozo pues “he podido descubrir que la gente no sigue películas, la gente sigue figuras, sigue a los actores y eso me compromete, en el área en que esté trabajando a disciplinarme cada día más y procurar ser lo que la gente espera que seamos”, detalla. “Para mí, esta es una película que va a marcar un antes y un después”.

Colao tiene previsto presentarse en 14 países del continente. Fue estrenada en República Dominicana, luego en Puerto Rico, Aruba y parte de las Islas Vírgenes. Desde ayer se está presentando en Panamá, pero también se proyecta estrenarla en Centroamérica y Sudamérica, así como en la Costa Este de Estados Unidos.

'Colao' en Panamá

A través de Gustavo Aparicio, ejecutivo de Caribbean Cinemas, con quien había producido y distribuido filmes anteriormente, Perozo decidió traer su cinta a nuestro país porque Panamá es una pequeña sorpresa como mercado. República Dominicana tine 12 millones de habitantes, aproximadamente, y vendemos entre 5 y 7 millones en taquilla al año, Panamá, con 4 millones de habitantes en promedio vende entre 13 y 14 millones en taquilla al año”, dice el cineasta. Además, existe una variedad de exhibidores de cine, lo que permite más facilmente compartir los puntos de vista latinoamericanos y presentar la cultura dominicana. Por otra parte, existen muy buenas posibilidades de explorar un mercado para coproducciones.

República Dominicana es el segundo país de Iberoamérica en producción cinematográfica. Los estudios Pinewood de Inglaterra, Netflix y Sony Pictures son algunas grandes empresas que han aprovechado los incentivos que ofrece la ley de cine que el estado ha establecido y que ha permitido que esta industria se desarrolle satisfactoriamente.

“Lo que está pasando es mágico porque a mí me acaba de regalar una carrera como director, también mi país me regaló una carrera como actor de cine, ya con 25 años de trabajo”, cuenta.

Para Perozo, la clave de todo es contar con un buen equipo de trabajo, bien formado y en eso es en lo que más ha aportado esta ley de fomento porque la película no la hace solo el director. En una producción trabajan muchas personas y entre todos debe reinar la armonía. “Pero para lograr essa armonía tienes que tener un personal preparado. La ley de cine aparte de hacer más cantidad de películas ha eprmitido es el entrenamiento de cada uno de esos técnicos y cada uno de esos actores.

Y es que “a actuar se aprende actuando, y hacer cine se aprende ahciéndolo. No puedes esperar que tu primera película tenga los estándares de calidad que tiene una película francesa. Esta ley ha permitido que se diversifiquen los géneros, ha peparado a un personal técnico y actoral. El cine dominicano estaba gateando, pero ahora siento que el niño ya está caminando. Vamos a ver cuando empiece a correr. Estamos dando estos pasitos para lograrlo”, considera.

En tanto Raymond Pozo considera “muy inteligente la decisión de un gobierno de apoyar la ley de cine porque es una fuente de trabajo para miles de personas y cuya inversión no proviene del estado”. En una película rabajan miles de personas detrás de cámaras y cada persona representa una familia que recibe sustento. Pero además, el cine “es una industria que promueve la cultura de nuestros países. Hay calles de Estado Unidos que nosotros conocemos aunque nunca hemso ido. Porque las hemos visto en una película. Es turismo real”, insiste. De acuerdo con el actor, cada gobierno debe procurar tener una ley de cine donde puedan desarrollarse tantas cosas positivas”.

Luego de Colao, Perozo quiere continuar con su tarea de “seguir aprendiendo y creciendo en cada una de las etapas que le ofrezca el cine. Darle con todo”. El próximo mes de junio inicia un nuevo proyecto de la mano de los mismos productores que le acompañan hoy. pero “Dirigir otra película me gustaría, y actuar también. Soy cinéfilo, no importa el lugar. Siempre y cuando sea actuación y cine, yo voy a esta feliz”, concluye Perozo.

comments powered by Disqus