Cultura 11/06/2015 - 12:00 a.m. jueves 11 de junio de 2015

Clases de circo: lecciones de vida

A través de malabares, acrobacias y danza aérea, la Fundación Escena Circo promueve cambios positivos en las vidas de jóvenes en riesgo

El Casco Circo le ofrece a jóvenes en riesgo social una nueva manera de pasar el tiempo / Ed Grimaldo | La Estrella de Panamá
Ed Grimaldo | La Estrella de Panamá

El Casco Circo le ofrece a jóvenes en riesgo social una nueva manera de pasar el tiempo

Anterior Siguiente

Leila Nilipour
periodistas@laestrella.com.pa

Malabares, acrobacias y danza aérea dan forma a una burbuja temporal en la que problemas cotidianos quedan en pausa aunque sea por unas horas. Jóvenes en riesgo social de San Felipe, Santa Ana, Barraza y El Chorrillo participan en el Casco Circo, una propuesta de circo social creada por la Fundación Escena Circo en 2012.

UNA FUNDACIÓN CIRCENSE

‘La Tribu Performance es una compañía de circo profesional comercial y la Fundación Escena Circo es su aspecto social y educativo', explica César Archila, director de la fundación e instructor.

Su misión es la divulgación y formación integral del circo contemporáneo para niños y jóvenes en riesgo social, por medio de talleres y espectáculos.

El Casco Circo es su programa piloto que se inició hace tres años con el propósito de transmitir ideas de buen comportamiento, moralidad y estilo de vida para niños y jóvenes a través del circo.

‘La Tribu Performance surgió de cero', explica Eleonora Dall'Asta, co-fundadora de la compañía e instructora. ‘Edwin Borden, nuestro director, empezó en semáforos... entonces, cuando ya pudimos establecernos, uno de nuestros primeros objetivos fue hacer el circo social. De cierta manera era parecido a lo que habíamos pasado nosotros empezando en la calle. Ahora estamos en un nivel más cómodo y la gente te reconoce por lo que haces'.

CASCO CIRCO 2015

Este año están trabajando con un grupo de Jesús Luz de Oportunidades, una fundación que ‘se dedica a intervenir en barrios rojos para resocializar a jóvenes que están involucrados en el mundo de la violencia', señala su director, Rafael Zevallos.

Algunos de ellos vienen ‘de familias problemáticas de ingresos muy bajos. Hay deserción escolar, maltrato o violencia en su ambiente', comenta Archila.

En años anteriores trabajaron con niños de 7 a 12 años, de la fundación Asociación Pro Juventud de San Felipe (APROJUSAN) y escuelas públicas del área, pero este año los participantes son adolescentes de 13 a 17 años.

‘A esa edad están decidiendo el futuro de su vida. Es una edad en que si logramos rescatarlos de ese ambiente, podemos impactarlos positivamente en gran medida', explica Archila.

Entre las cosas que aprenden en los talleres están los malabares, el clown , la expresión corporal, las paradas de manos, acrobacias, pirámides en grupos y la danza aérea con telas.

Aparte de las clases de circo, los instructores también manejan tres áreas emocionales con ellos, que son ‘resolución pacífica de conflicto', 'proyecto de vida' y ‘sexualidad y género'.

‘El circo es una herramienta. No nos interesa tanto formar artistas ni grandes acróbatas', expresa Archila. 'Nuestro principal objetivo es utilizar el circo para que lo apliquen en su vida a nivel de disciplina, constancia y perseverancia'.

Al final del curso harán una presentación para demostrar todo lo que han aprendido en el año. Esta se dará durante la última semana de noviembre en el Teatro Anita Villalaz, que el INAC les está proporcionando de manera gratuita.

RESULTADOS

El nuevo grupo de jóvenes lleva apenas un mes en los talleres, por lo que es muy temprano para ver resultados, pero las actividades de expresión artística son ‘algo muy positivo que va poco a poco ayudando al cambio que deben hacer los muchachos', dice Zevallos.

A fin de año, los participantes logran hacer trucos de circo difíciles, que una persona promedio no podría hacer. ‘Ese es el resultado más evidente', expresa Archila. ‘Pero hay otros menos medibles, como la satisfacción personal y el aprendizaje que les queda de por vida y el cariño que les damos aquí'.

El año pasado, Edwin Borden entrenó a un grupo de adolescentes en Colón y tres de ellos fueron insertados en el espectáculo ‘Cayendo Volando' que se realizó en Plaza Herrera y que ganó el reconocido premio Iberescena de España.

'Para ellos eso fue increíble. Ahora están haciendo circo en Colón y creando sus propios grupos', revela Dall'Asta.

CIRCO SOCIAL PARA RATO

Desde el día en que nació, la fundación Escena Circo ha sido respaldada financieramente por la Tribu Performance, por medio de los talleres para niños que le venden a la comunidad y los ‘Días de Circo', que se hacen a manera de excursión para escuelas privadas.

‘Hemos tenido dificultades para conseguir un patrocinio real y constante que nos ayude a ampliar el número de clases', indica Archila.

Para seguir avanzando con su proyecto y alcanzar a más jóvenes vulnerables, Escena Circo espera lograr más apoyo financiero, a través de patrocinios individuales o donaciones.

==========

Eleonora Dall'Asta

‘ El circo social es muy enriquecedor, porque son jovenes que no esperan nada a cambio y que vienen porque ellos quieren '

CO-FUNDADORA TRIBU PERFORMANCE E INSTRUCTORA DE CASCO CIRCO

comments powered by Disqus