Cultura 06/03/2018 - 12:00 a.m. martes 6 de marzo de 2018

Aramburu: especialistas en el fanatismo lo tienen fácil

Patria daba comienzo el día en que (la banda terrorista) ETA anunció, en octubre de 2011, el cese de su actividad armada

  /

EFE
online@laestrella.com.pa

El escritor español Fernando Aramburu considera que las personas sin palabras están perdidas y destaca la importancia de este hecho frente a los especialistas ‘en la fabricación de fanáticos', que - dice - ‘lo tienen muy fácil con el hombre inculto'.

‘El dominio de las palabras es liberador', asegura Aramburu (San Sebastián, 1959) en una entrevista con motivo de la presentación de su nuevo libro, en la que recuerda que llegó a la literatura porque ‘las palabras eran baratas'.

‘Yo vivía en el arrabal, mi padre era obrero de una fábrica, y comíamos de su esfuerzo. Mi madre era ama de casa, no había libros. Intenté primero, por medio del deporte, no repetir el destino laboral y social de mis padres, pero descubrí los libros, y esa fue la carta que jugué', señala el autor.

Tras vender más de 700 mil ejemplares de su novela Patria , Aramburu presentó en el Instituto Cervantes de Madrid Autorretrato sin mí (Tusquets), un conjunto de textos, ‘monólogos' en los que el autor ‘echa una mirada' hacia lo que le constituye como ser humano, una confesión en definitiva.

Patria daba comienzo el día en que (la banda terrorista) ETA anunció, en octubre de 2011, el cese de su actividad armada y ahora, respecto a su supuesto final definitivo, el autor sostiene que, si la banda se disolviera realmente, ‘se podría hablar del final de un lamentable, triste y sangriento período histórico' en España. Además, contribuiría ‘a favorecer la reposición de los lazos sociales'.

‘Este hecho tendría una repercusión pedagógica muy positiva en la sociedad vasca. Por fin nos habríamos librado de esta fiera', recalca el escritor donostiarra, que insiste en que ‘la mera existencia de ETA es terrorismo aunque no actúe'. El escritor afincado en Alemania desde hace 30 años explica que desde allí tiene la sensación de que España está muy ocupada con temas internos, ‘de vecindario', y de ser un país ‘mal avenido', donde hasta los partidos más cercanos ‘se llevan a matar', como si fueran ‘unos gobernantes histéricos'.

comments powered by Disqus