Cultura 15/09/2016 - 12:02 a.m. jueves 15 de septiembre de 2016

El aire como metáfora visual de Sol Halabi

La artista argentina inauguró anoche su quinta muestra individual en Galería Allegro, y nos cuenta sobre su proceso de producción

...Y otra vez primavera, tríptico de unos dos metros de alto y cuatro de ancho

...Y otra vez primavera, tríptico de unos dos metros de alto y cuatro de ancho

Anterior Siguiente

Daniel M. Alarco
dmolina@laestrella.com.pa

Sol Halabi siempre deja los títulos de sus exhibiciones para el final. Cuando ha terminado de pintar todos sus cuadros, los mira en conjunto y les pregunta —se pregunta— de qué le están hablando.

‘Esta muestra me habla de aire', dice, describiendo la colección que inauguró anoche en Panamá. ‘Aire no solo en su cualidad de elemento físico, sino como metáfora del pensamiento y del interior invisible'.

‘FORMAS VOLÁTILES'

Como parte de su sello, en los cuadros de la artista originaria de Córdoba, Argentina, aparece la figura femenina. En algunas escenas, retratadas de cuerpo entero, mientras que en otras solo dejan ver su rostro.

Pero siempre están en contraste con un fondo abstracto que nos recuerda al mar o, como en esta nueva exposición: al viento.

‘Las obras me hablan de un espacio interno que ha empezado a moverse, a licuarse, a volverse formas volátiles, impermanentes', añade.

Por eso, al pararnos frente a alguno de sus cuadros, vemos a las protagonistas rodeadas de pinceladas y técnicas mixtas que van tomando distintas formas, ‘indicando que poseen diferentes naturalezas pero son parte del mismo todo', ha descrito Halabi para Allegro.

ETAPA ARTÍSTICA INTERNA

Dos años antes de esta conversación con La Estrella de Panamá , la artista cordobesa hizo un viaje de cuatro meses por Asia.

Visitó Nepal, Vietnam, Malasia, Java y Bali. En aquel viaje, tomó clases de pintura Tangka, un estilo que requiere de una técnica sumamente cuidadosa y detallada, y descubrió algo sobre sí misma y su obra pictórica.

‘Entendí que lo que se ve, tiene una trama detrás', comenta. ‘Hay mucho cuidado en preparar esta trama, como pintar. En esta trama todo, absolutamente todo está en coherencia, las partes pequeñas con el todo, y nada está afuera'.

Halabi cuenta que estas pinturas las utilizan para practicar meditación mirándolas. ‘Con solo mirar, van entendiendo la cosmología, las energías y entrando a su punto de no movimiento de no mente, llevan a su ser y al hacerlo entran en el todo', explica.

Es como si cada persona fuese una parte de la pintura, describe la artista, y cuando se deja de enfocar en su particularidad, entra en la conciencia de la trama total de la obra.

‘Es increíble y claramente en estas culturas el arte tiene una función. Los textos sagrados, por ejemplo, nunca se leen, se cantan, y es a través de la música y la pintura como los contenidos son percibidos', recuerda.

En cambio en occidente, continúa Halabi, las manifestaciones artísticas se entienden como algo separado de la persona, y considera que no debe ser así.

‘Las obras de arte son las puertas a la interioridad de la persona', formula. ‘(Hay que) apropiarnos de lo que vemos y sentimos para que eso tenga sentido. Que lo tiene'.

Durante su estancia en Asia dibujó poco, se dedicó más bien a nutrirse del arte y las tramas que la rodeaban.

ESTÍMULO VISUAL

Las dimensiones de los lienzos en ‘Aire' varían desde los 30 cm de una pieza circular, hasta los más de dos metros de un tríptico.

Pero a estas piezas, como ‘Viaje al centro de la estrella', ‘La caricia del viento', ‘Arrullo de mar y aire' o ‘La magia del valle', se suma una serie titulada: ‘Pequeños paisajes sentidos'.

Estas piezas están hechas a base de tinta sobre papel.

‘Esas obras son producto de horas de estar sobre las rocas mirando el espectacular mar de A Coruña', sostiene Halabi.

Primero intentó pintarlo a la manera clásica, pero no salió nada.

‘Un día me propuse pintarlo como lo sentía, con la fuerza de las olas. Puse hojas de papel en el suelo y tirando tintas y con espátulas y más cosas, jugaba con ellas, recordando los movimientos del mar, e iban surgiendo tan claros que era así como yo sentía ese paisaje', concluye. ‘Son paisajes sentidos y pintados desde el cuore'.

==========

‘Esta muestra me habla de aire. Aire no solo en su cualidad de elemento físico, sino como metáfora del pensamiento y del interior invisible',

SOL HALABI

ARTISTA

==========

NUEVA INSPIRACIÓN

Sol Halabi describe su proceso de producción:

En 2014 viajó a Asia y conoció la pintura Tangka. Allí entendió el poder de la trama detrás de un lienzo.

Su nueva muestra, ‘Aire', expresa el mundo de los pensamientos.

Explica su obra como ‘mapas visuales', concepto del neurocientífico Luis Martínez Otero.

comments powered by Disqus