05/10/2016 - 12:00 a.m. miércoles 5 de octubre de 2016

El ‘de-risking' en el Caribe

Esta tendencia tiene implicaciones significativas para los bancos de la región y los consumidores finales

Fedra Ware
fedra.ware@swift.com

En los últimos años, la industria de la corresponsalía bancaria se ha visto afectada por la tendencia al de-risking , que es la decisión de los bancos de racionalizar sus relaciones con clientes o plazas de alto riesgo. Normalmente, estas decisiones son impulsadas por las preocupaciones sobre el lavado de dinero y el financiamiento del terrorismo, así como por las presiones de costo y regulación.

Mientras esta tendencia ha afectado a los bancos alrededor del mundo, una investigación publicada por el Banco Mundial en noviembre de 2015, encontró que el Caribe había sido la región más afectada. De acuerdo al informe, la mayoría de las autoridades bancarias de la región reportaron una disminución significativa en las relaciones con corresponsales bancarios extranjeros.

¿Por qué ‘de-risking'?

El Banco Central de Curazao y San Martín (BCCS) reporta que el panorama general del sector bancario local es que los bancos están siendo ‘de-risked ' por diversas razones. Estas incluyen el aumento de los requisitos regulatorios, decisiones estratégicas para dejar de ofrecer servicios corresponsales en mercados particulares y la insuficiencia de negocios para justificar los riesgos y costos de debida diligencia asociados con las relaciones de corresponsalía bancaria.

La implementación de estándares regulatorios globales ha provocado que los bancos enfrenten el aumento de los costos de cumplimiento en la prestación de las relaciones de corresponsalía bancaria. ‘Asimismo, los acuerdos de intercambio de información fiscal que también resultan en mayores costos para los bancos corresponsales se han sumado a la tendencia al de-risking , apunta CBCS.

Mostrando la magnitud del problema, CBCS informa que 14 eventos de-risking se han producido en el último año en relación con los bancos locales e internacionales de Curazao y San Martín. Otra investigación ha mostrado que en el este del Caribe, un banco corresponsal finalizó todas las cuentas implicadas a un corresponsal intermediario o actividades de intermediación de terceros, así como el cierre de cuentas de varios profesionales de derecho y las organizaciones benéficas locales.

Las implicaciones al de-risking son particularmente significativas dado que las relaciones de la banca corresponsal de la región tienden a concentrarse en un pequeño número de bancos. ‘Una encuesta de los miembros de la Asociación Caribeña de Bancos 2015 señaló una gran dependencia en uno o dos bancos corresponsales de Estados Unidos que proveen servicios clave como procesamiento de pago, pagos a terceros y cuentas de compensación', dijo Mary Popo, directora general de la Asociación Caribeña de Bancos (ACB).

Impacto del ‘de-risking'

Esta tendencia tiene implicaciones significativas para los bancos de la región y los consumidores finales.

El BCCS señala que las relaciones de corresponsalía bancaria son cruciales para las instituciones financieras, especialmente para los pequeños bancos independientes, así como los internacionales, dado el limitado acceso a los mercados financieros extranjeros.

En cuanto a los clientes finales, el impacto al de-risking podría incluir hacerlo difícil para las personas de pagar los consumibles importados de los Estados Unidos, de acuerdo con Trevor Brathwaite, gobernador adjunto del Banco Central del Caribe Oriental (BCCO). ‘Además, un número de nuestros ciudadanos envía a sus hijos a universidades en los Estados Unidos', señala. ‘Si los honorarios y los gastos de alojamiento no se pueden pagar, los niños no serán capaces de avanzar en su educación'.

Para algunos, las consecuencias de este tipo de trastorno podrían ser incluso más severas. La gente que busca atención médica en los Estados Unidos podría sufrir, o incluso morir, si no son capaces de pagar los servicios que necesitan.

Para los bancos que han estado en el extremo receptor de un ejercicio de-risking , hay una necesidad clara y urgente de reemplazar las relaciones con bancos corresponsales en el lugar. Esto puede no resultar tan sencillo. Brathwaite dice que algunos bancos de segundo nivel en los Estados Unidos han manifestado su disposición de proveer servicios a los bancos caribeños, aunque estos arreglos aún no han finalizado.

‘Para los bancos no es fácil establecer nuevas relaciones de corresponsalía bancaria', añade BCCS. ‘La mayoría de los encuestados que experimentan un evento de-risking no han sido capaces de establecer nuevas relaciones como consecuencia del prolongado proceso hecho de debida diligencia, previo a entrar en una nueva relación'.

Superando las dificultades

Es claro que estos problemas necesitan ser tratados. Existen diferentes opciones bajo consideración. Brathwaite dice que las acciones emprendidas incluyen ‘discusiones diplomáticas al más alto nivel político', así como garantizar que una legislación rigurosa esté en vigor. ‘Estamos explorando la posibilidad de tener nuestro propio banco de compensación en Estados Unidos', indica. ‘Algunos ven eso completamente descabellado pero estamos trabajando en una propuesta en conjunto con el Banco de Desarrollo del Caribe.

El BCCS reporta que Curazao ha adoptado varios instrumentos de legislación como antilavado de dinero y el combate al terrorismo financiero, entre otros, con la finalidad de cumplir con los estándares internacionales y ejecutar el plan de acción recomendado por el Grupo de Acción Financiera del Caribe (GAFIC).

San Martín se encuentra en el proceso de revisión del borrador de su legislación contra el lavado de dinero y el combate al terrorismo financiero y ejecutar el plan de acción recomendado por el Grupo de Acción Financiera del Caribe (GAFIC).

‘BCCS espera que el proyecto guía en los servicios de corresponsalía bancaria del GAFIC incrementará la probabilidad de que los bancos estadounidenses mantendrán las relaciones de corresponsalía bancaria, asumiendo que la razón principal para los bancos estadounidenses de actualmente poner fin a los servicios de corresponsalía bancaria es uno de los riesgos percibidos', comenta BCCS.

Brathwaite añade que el Banco Central del Caribe Oriental recomienda que los bancos usen el Registro KYC, el repositorio de SWIFT para la información ‘KYC'.

Con más de 2,500 instituciones financieras inscritas, el registro proporciona a los bancos un medio por el cual pueden facilitar información validada a sus corresponsales bancarios de manera estandarizada.

A un nivel bancario individual puede haber otras acciones que los bancos pueden tomar para evitar ser de-risked. Al proveer mayor transparencia en sus actividades, líneas de negocio y comportamiento, los bancos pueden compartir información de forma más efectiva a sus contrapartes, proporcionar mayores niveles de confort y reducir costos de debida diligencia para sus corresponsales.

Si bien no hay garantía de éxito, los bancos pueden ser capaces de reducir la probabilidad de que sean de-risked o incrementar sus posibilidades de garantizar medios alternativos.

Por último, para los corresponsales bancarios que puedan estar considerando un ejercicio de-risking , Popo dice que las acciones se deben considerar. ‘Nos gustaría que los corresponsales bancarios implementaran medidas para mitigar el riesgo, más que de-risking ', explica. ‘Deben igualmente dotar una comunicación oportuna de brechas de cumplimiento, propiciando que el banco respondedor cubra las deficiencias mientras se trabaja con los bancos respondedores para mejorar la colaboración, confianza y transparencia'.

LÍDER DE LA PRÁCTICA DE SERVICIOS DE CUMPLIMIENTO Y PREVENCIÓN DE CRIMEN FINANCIERO DE SWIFT

comments powered by Disqus